Deportes

VIDEOS/ Anfernee Simons: “Cuando estoy nervioso salto más alto”

El momento decisivo del Slam Dunk Constest 2021 tuvo lugar cuando el guard de los Portland Trail Blazers, Anfernee Simons, completó un mate tras lanzar un beso al aro.

JACOBO LEÓN @JALEKAL

NBAMANIACS

Aunque este no llegó a contactar directamente con él, fue suficiente para que el jugador se impusiera a Obi Toppin y conquistara el concurso.

Sus 190 centímetros de estatura no resultaron ningún inconveniente para superar los 198 de Cassius Stanley y los 206 del rookie de los Knicks. Durante el NBA Combine de 2018 había alcanzado los 105 centímetros de altura en la prueba de salto vertical. Muy lejos de los casi 122 centímetros alcanzados por Gerald Green pero dentro de un más que respetable rango ocupado por grandes dunkers de la historia como Vince Carter (109), Dominique Wilkins (106), Julius Erving (104), Jason Richardson (102) o Larry Nance (101).

De hecho, pudo saltar más durante este mate pero, sin una protección bucal adecuada, tuvo miedo de golpearse con el aro y fue cauteloso. “Traté de acercarme lo máximo posible para no golpearme la cabeza en el aro”, afirmó el guard según recoge el medio The Athletic. “En los entrenamientos no llegué a besar el aro pero me comprometí a hacerlo. Así que trate de usar una protección especial en el último minuto pero no encajaba en mi boca. Al final enfaticé el beso para que la gente supiera que quise besar el aro.”

De hecho, las dudas persiguieron a Simons hasta los instantes previos a esa volcada. El jugador guardaba otra bala en la recámara pero su compañero Damian Lillard le aconsejó que optara por el mate del beso, más original y perdurable aunque estéticamente no pareciera nada del otro mundo. “Le dije: ‘Nunca he visto a nadie hacer un mate así’”, señaló el base.

Te puede interesar:   La edad no impedirá a entrenadores viajar con sus equipos a Orlando

Este mate culminó una noche en la que la creatividad de Simons se impuso a la potencia y furia de las propuestas de Toppin y Stanley. Antes del beso, el de Florida arrancó con un mate en el que agarró la pelota que descansaba en un pequeño aro situado en la zona superior izquierda del tablero. Posteriormente, una ejecución con la camiseta de Tracy McGrady convencería y agradaría a los nostálgicos.

“T-Mac fue mi héroe mientras crecía”, continuó Simons. “Fue el primer jugador que vi y por el que me enamoré de este deporte. La suya y la de LeBron fueron las primeras camisetas que tuve. Tuvo un gran impacto en mi vida, siendo él también de Florida. Tuve la oportunidad de conocerlo un par de veces cuando era más joven, pero estaba demasiado asustado como para hablar con él. Con suerte, algún podría podré hacerlo”.

Simons se ha convertido en el primer jugador en la historia de los Blazers en ganar el Concurso de Mates. Previamente, Jerome Kersey, en 1987, y Clyde Drexler, en 1989, se habían quedado a las puertas con un segundo puesto. Atrás quedan ya aquellos días de verano durante su adolescencia en los que intentaba una y otra vez hundir la pelota con fuerza.

“Es una locura”, afirmó el jugador. “Hace dos semanas, si me hubieras dicho que estaría en el concurso y que lo ganaría, habría dicho que estabas loco. Estoy tratando de asumirlo y dejar salir mi alegría. Ahora estoy nervioso. Y cuando estoy nervioso, salto más alto.”

Te puede interesar:   Ya son 14 los partidos suspendidos en la temporada NBA

Con muchos ojos puestos sobre él en un escenario tan grande como el de un All-Star, Simons ha demostrado estar a la altura. A sus 21 años, el guard no ha logrado asentarse del todo en la rotación de los Blazers y este pequeño hito puede suponer un impulso importante para su confianza y su futuro en la NBA.

(Fotografía de portada de Kevin C. Cox/Getty Images)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba