.Panorama

Ven con Danilo Medina como líder el PLD podría seguir despeñadero del PRD y el PRSC

Por Abel Reynoso

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: La nueva etapa institucional interna que inició el pasado domingo el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) le proyecta dentro del túnel político sin claridad al final, en el que se encuentran los partidos Reformista Social Cristiano (PRSC) y Revolucionario Dominicano (PRD).

El diagnóstico anterior deviene de lo dicho por el propio nuevo Danilo Medina, quien, pese a ser durante ocho años el dominicano que se supone mejor informado, admitió al asumir la presidencia de su partido, que no contaba con que el PLD perdiera las elecciones generales de julio pasado.

La situación se agrava porque el mentor y guía peledeista está vetado constitucionalmente para volver a aspirar a la presidencia y si se inclina -como lo hizo en 2019 con Gonzalo Castillo- sería enfrentado de manera decidida por los que otra vez se sientan afectados.

Ya Margarita Cedeño, Francisco Domínguez Brito, Carlos Amarante, Temístocles Montás, Andrés Navarro, Reinaldo Pared y Radhamés Segura, no tolerarían una nueva imposición del candidato presidencial.

El resabio callado de éstos últimos así ocurrió, siendo Medina presidente de la República, con todos los medios disuasivos para disuadirlos, evitando momentáneamente el éxodo de importantes dirigentes morados.

Te puede interesar:   Tras elecciones RD retoma la realidad del impacto de covid-19; reportan 10 fallecidos y suben a 804

La sensación de haber impuesto a Gonzalo por encima de los otros precandidatos danilistas y luego a los otros aspirantes, entre estos el presidente del partido y tres veces ex jefe de Estado, Leonel Fernández, provocó la salida de la organización, que todavía continúa.

Admitir Danilo que se siente cansado, no fue el mejor mensaje para inaugurar su titularidad del partido que le llevó a ocupar el más importante cargo de la nación.

“Yo quería, al salir de la Presidencia, ir disminuyendo mi intensidad en el trabajo político, pero no conté en mi análisis que el partido podía perder las elecciones”, dijo Medina al agradecer su elección de manera unánime por los miembros del comité central del PLD.

Fue la primera vez que Medina se refirió de manera directa de su derrota, no del PLD, tras 16 años de manera continua en el Gobierno. Si su ánimo está decaído, difícilmente podrá inyectarles positivismo a sus seguidores.

“Si el compañero Gonzalo Castillo hubiese ganado esas elecciones, yo no estaría en este puesto hoy, pero el partido necesita del concurso de todos nosotros por lo menos durante los próximos cuatro años”, abundó Medina, en aparente alusión a que su período como presidente del PLD se limitará a ese tiempo.

Te puede interesar:   La agricultora barahonera María Cedano: una “Mamá Tingó” del siglo XXI

Con una derrota estando en el poder, poco valor tiene que Medina asegurara a sus correligionarios que pueden contar con él para fortalecer a la organización y conducirla a “próximas victorias” electorales.

Respuesta inmediata

La hipótesis de que el PLD transita el camino de su desintegración, como previamente ocurrió con el PRD y el PRSC, fenómeno que se expresa con la salida indetenible de sus principales dirigentes, los que a su vez arrastran seguidores, amigos, familiares y relacionados.

Como nefasta señal de que así ocurre en el partido de la enseña morada fue la reacción de una parte importante de los que aspiraron a formar o mantenerse como miembros de los comités Central y Político.

Tan pronto se dieron a conocer los resultados de la escogencia de los nuevos integrantes de esos estamentos internos, las quejas y rechazos surgieron de inmediato, señalando el índice acusador al propio Medina y/o familiares y colaboradores cercanos.

La situación de tal ocurrencia ya se había adelantado por analistas políticos, algunos de los cuales manifestaron que “después de 16 años seguidos encaramado en el poder, el PLD afronta el mayor reto de su historia: renovarse o anquilosarse, con un liderazgo ya vetusto y sin decretos”.

Te puede interesar:   Pacheco revela comisiones que estudian candidaturas para Defensor del Pueblo y CC no han presentado propuestas

Otro indicio peligroso para el nuevo líder peledeista fue la inesperada escogencia del nuevo secretario general.

Contrario a como casi todos esperaban, los electores se decidieron por Charlie Mariotti, en vez de Rubén Jiménez.

A este último se le tenía como inminente segundo hombre del partido, por real o falsamente respaldo de Medina al ex vicepresidente de la CDEEE, sugerido por el hasta entonces ocupante de esa posición, Reinaldo Pared.

Tras producirse la elección, el líder afirmó que esperaba “ansioso” la elección del nuevo secretario general del PLD, “para que nos sentemos a diseñar cómo vamos a ejecutar los mandatos del IX Congreso Ordinario para continuar fortalecimiento nuestro partido y nuestra democracia”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba