Nacionales

Uso hábitos por policía para enfrentar secuestrador indigna Iglesia Católica

Redacción/ElCorreo.do

SANTO DOMINGO: La muerte de un presunto secuestrador a manos de un oficial de la Policía Nacional vestido de sacerdote ha causado rechazo en algunos miembros de la iglesia católica, quienes repudiaron que la institución haya usado la imagen de un párroco para cometer el crimen.

Al ser consultado sobre el incidente, Monseñor Víctor Masalles, obispo de la diócesis de Baní, cuestionó qué pasará la próxima vez que un delincuente confíe en un cura.

Teme que aunque se trate de un sacerdote real, el antisocial podría emprenderla en su contra.

“Un policía se viste de sacerdote y mata a secuestrador que pidió hablar con un cura. Es algo indignante que una institución con desprestigio se aproveche de la imagen de otra para empañarla. El delincuente está vez confió en el “cura”. ¿Y en la próxima?”, escribió en la red social de Twitter.

En tanto, el sacerdote Mario Serrano Marte, expresó que la indignación debe mover a la lucha por cambios institucionales que establezcan un verdadero estado de derecho, ya que el símbolo más importante que ha sido profanado y violentando es la vida de José Antonio Reyes Ulloa.

Te puede interesar:   Agentes antimotines acordonan sede del Congreso tras incidente por tema de AFP

“Luego de ver el vídeo comprendí que el símbolo sagrado más importante que había sido profanado y violentando es la vida de José. Qué esta indignación nos mueva a luchar por cambios institucionales que establezcan un verdadero estado de derecho”, dijo.

El viernes, el agente policial Santo Lora Báez, vestido de sacerdote, mató a Reyes Ulloa (El Gordo), de un disparo en la cabeza durante el secuestro de un niño y su madre, en un hecho ocurrido en el sector La Cruz, de Cotuí, municipio cabecera de la provincia Sánchez Ramírez.

De acuerdo a los detalles, El Gordo solicitó hablar con un sacerdote y el Policía entró a la vivienda vestido como este y luego de varios minutos de conversación le disparó.

Reyes Ulloa tenía secuestrado a un niño y su madre adolescente y era perseguido por la Policía Nacional.

Por otro lado, algunas personas han opinado sobre la conducta del oficial, señalando que ante la posibilidad de que Reyes Ulloa hiciera daña a las personas retenidas, se optó por el mal menor.

Te puede interesar:   Directora OPS dice uso permanente de mascarillas y guantes no es necesario

Se recordó que en otras sociedades, cuando se presentan esas disyuntivas, las autoridades suelen apostar estratégicamente a francotiradores que resuelven el problema con la menor cantidad de vías perdidas, en este caso una frente a la posibilidad de que sean varias.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba