Panorama

Un científico francés cree que el coronavirus pudo ser fabricado accidentalmente por científicos chinos

Es la opinión de Luc Montagnier, biólogo y virólogo célebre que en 2008 obtuvo el Premio Nobel de Medicina

De abc.es

Luc Montagnier, biólogo y virólogo célebre, premio Nobel de medicina, en 1983, afirma que el coronavirus SARS-CoV-2, responsable de la pandemia del COVID-19, que se ha cobrado más de 120.000 muertos, en cinco continentes, habría sido creado accidentalmente en un laboratorio chino.

Se trata de una afirmación excepcional, tratándose de Montagnier, que fue consagrado mundialmente con el premio Nobel, el 2008, por su descubrimiento, en colaboración con otros especialistas, del VIH (virus de inmunodeficiencia humana), el virus responsable del Sida.

Científico célebre terminó enfrentado a la comunidad científica francesa, y decidió «huir» de Francia para instalarse en China, en Shanghai, donde reside casi todo el año.

En unas declaraciones exclusivas concedidas a la página web Porquoi docteur? (Porqué, doctor), el profesor Montagnier declara:

“Eso de que el COVID-19 apareció tras una contaminación ocurrida en un mercado de animales salvajes, en Wuhan, es una bella leyenda. Imposible. Los científicos chinos son grandes especialistas. El virus salió de un laboratorio de Wuhan”.

Te puede interesar:   Comisión evalúa medidas económicas del Gobierno por crisis COVID-19

Tras tan rotunda afirmación, el profesor Montagnier agrega:

“En el laboratorio de la ciudad de Wuhan trabajan grandes especialistas en los coronavirus, desde el principio del año 2.000. Son grandes expertos en ese terreno. Trabajando con mi colega y amigo Jean-Claude Perrez, matemático, hemos analizado en los mínimos detalles la secuencia del descubrimiento y propagación del COVID-19. Y creemos bastante plausible que el genoma completo de este coronavirus tiene secuencias muy semejantes a las del VIH, el virus del sida. Y pudo ser fabricado, producido, en un laboratorio chino”.

A juicio del profesor Montaigner, la propagación del COVID-19 pudiera estar relacionada con un “fallo”, un «error» no sabe si humano, técnico o científico, que habría permitido la difusión masiva de un virus «fabricado» total o parcialmente por investigadores chinos que trabajaban en el virus del sida u otros.

Luc Montagnier es profesor emérito del Instituto Pasteur, director emérito del Centro Nacional de la Investigación Científico, antiguo profesor en la Universidad de Nueva York, miembro de la Academia de ciencia.

Te puede interesar:   El caso de un paciente hace suponer que el SARS-CoV-2 habrá mutado a "infección crónica"

Con los años, terminó enfrentándose a la comunidad científica francesa. El 2010 decidió instalarse en Shanghai, trabajando en la Universidad de Jiaotong, desde donde ha denunciado el «clima de terror intelectual» que vive Francia.

“Eso no tiene sentido”

Luc Montagnier, premio Nobel de Medicina o Fisiología en 2008 por el aislamiento y descubrimiento del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), está acostumbrado a la polémica. Es conocido por defender la homeopatía, la teletransportación de ADN a través de ondas electromagnéticas, el tratamiento del autismo con antibióticos, la memoria del agua y el tratamiento del sida por medio de la alimentación. En 2017 apareció junto a Henri Joyeux, importante figura del movimiento antivacunas, y denunció la peligrosidad de la vacunación obligatoria, llegando a decir  que supone un riesgo «de envenenar gradualmente a la población».

“Eso no tiene sentido», ha dicho para AFP Etienne Simon-Lorière, viróloga del Instituto Pasteur de París, para referirse a la idea de que el virus provendría de un laboratorio, y quien se ha abstenido de comentar acerca de las ondas”.

Te puede interesar:   Espada de doble filo cuelga sobre cuello de funcionarios que falseen o alteren sus declaraciones juradas

En este momento, los análisis genómicos del virus, realizados a lo largo y ancho del globo, permiten rastrear su origen y rechazar que provenga de un laboratorio. Hace unas semanas, un artículo científico publicado en « Nature Medicine» descartaba esta posibilidad a partir de análisis genéticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba