Panorama

Tras 12 años de escándalos y varios oficiales procesados, Abinader ordena desintegrar la DICAN

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: De manera sorpresiva, el presidente de la República, Luis Abinader, instruyó este lunes al ministro de Interior y Policía, Jesús Vásquez Martínez, convocar al Consejo Superior de la Policía (CSP), para que derogue el párrafo cinco de la Orden Especial 024-2008, que creó la Dirección Central de Narcóticos de la Policía Nacional (DICAN).

La disposición presidencial establece que, en lo adelante, las funciones del organismo antinarcótico policial sean realizadas por la Dirección General de Control de Drogas (DNCD).

En la Orden Ejecutiva 001802, emitida por el mandatario se recuerda que la DNCD, es el órgano creado por la Ley sobre Drogas y Sustancias Controladas, número 50-88, la cual asigna la facultad de prevenir y reprimir el consumo, distribución y tráfico ilícito de drogas y sustancias controladas en el país.

Creación y escándalos

El CSP creó el DICAN en 2008, con la encomienda de enfrentar el microtráfico de drogas, pero como su unidad antecesora se vio envuelta en varios escándalos.

El primer gran alboroto se produjo en los primeros años de la década de los 80, el que provocó el desmembramiento del Departamento Antinarcóticos de la Policía, dirigido por el coronel Descartes Pérez.

Te puede interesar:   Ministro de Hacienda garantiza a la JCE recursos para elecciones 2020

Este alto oficial y otros integrantes de la unidad fueron vinculados en la pérdida de 40 libras de marihuana y distraer cocaína del depósito a su cargo.

Ocho años después fue promulgada la Ley 50-88, que creó la DNCD, con la única responsabilidad de combatir el tráfico y consumo de estupefacientes.

Entre las indelicadezas cometidas por miembros de la DICAN se cita la desaparición de grandes volúmenes de drogas y denuncias de supuesta implantación de sustancias en los barrios de la capital y el interior, principalmente, a jóvenes.

En el 2010, el jefe de la DICAN en la provincia Santiago, coronel Franklin Peralta, fue sorprendido, junto a unas 12 personas, en una transacción de drogas.

Este acto delictivo, según revelaron las autoridades de entonces, se trató de un tumbe a un agente de la DNCD.

Por “coincidencia”, ese mismo año el jefe antinarcóticos policial destacado en San Francisco de Macorís, el mayor Miguel Rodríguez, fue apresado con 440 kilos de cocaína junto a otros cinco acompañantes.

También se cita el caso ocurrido en diciembre de 2014, cuando el capitán Gilberto Abreu Guzmán, entonces jefe de la DICAN en Dajabón, fue apresado en Santiago de los Caballeros con 24 libras de marihuana.

Te puede interesar:   Una enfermera brasileña contrae covid-19 entre primera y segunda dosis de vacuna

Al año siguiente (2015), se registró el mayor escándalo de miembros del organismo que ahora se ordena su disolución, cuando el Ministerio Público investigó la desaparición de 1,200 kilos de cocaína incautados en diferentes operativos y no reportadas por los agentes actuantes.

El jefe de la DICAN en ese momento, coronel Carlos Fernández Valerio, fue cancelado y sometido a la justicia, con el agravante de que también fueron involucrados fiscales.

Opinan los expertos

Tras conocerse la ordenanza, varios medios de comunicación procuraron el parecer de especialistas en políticas públicas de seguridad ciudadana, los que coincidieron en que la abolición de esa dependencia policial demostraba la duplicación de funciones en la persecución de las drogas.

Entre los consultados estuvo el licenciado Daniel Pou, quien opinó que la exclusión de la estructura orgánica del cuerpo policial, es una demostración de lo “inefectiva” que ha sido en la persecución del microtráfico.

“Hay que recordar que la DICAN surge como una necesidad de perseguir el microtráfico en los diferentes sectores de la vida nacional”, dijo Pou al matutino Diario Libre.

Te puede interesar:   Gómez Mazara presenta informe que revela alteraciones de auditorías en Cámara de Cuentas

Agregó que con el tiempo el consumo de estupefacientes a nivel micro “se ha constituido uno de los peores dolores de cabeza de todos los gobiernos”.

Adelantó que la decisión podría tener consecuencias, al poner en duda que la DNCD pueda desplegar la suficiente cantidad de efectivos para enfrentar la acción ilícita en toda la geografía nacional.

Rememoró que desde su creación, la DNCD siempre estuvo opuesta a la DICAN, “porque la Policía Nacional era una institución muy permeada, maleada y que estaba altamente contaminada para poder asumir un papel como este”.

El cotidiano también escuchó la opinión del vicepresidente ejecutivo de la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus), Servio Tulio Castaños Guzmán, quien le expresó que como decisión de políticas públicas “hay que darle tiempo”.

Dijo que DNCD se había desvinculado de ese tipo de persecución y ahora tendrá que reestructurarse y asistirse de un personal especializado, aunque en una ocasión la DICAN estuvo adscrita a la agencia antidrogas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba