Panorama

Todo apunta a que plan de Danilo es imponer un desconocido en secretaría general del PLD; aparecen disgustos y posibles renuncias

Por Juan Acosta R.

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: Quien subestime la capacidad de maniobra de que es capaz el actual líder del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y expresidente de la República, Danilo Medina, en el momento menos pensado puede fácilmente “ser víctima de sus maquinaciones”.

Analistas políticos observaron este lunes una clara inclinación de Medina hacia el sector joven del PLD, cuando se dieron a conocer resultados de su congreso elector en el que resultaron con una votación elevada (dentro de la relatividad del escaso padrón de concurrentes), varias caras políticamente desconocidas para la rancia base del partido morado.

El más votado en ese proceso fue Juan Ariel Jiménez, el último ministro de Economía de Danilo, un joven cuya raíz peledeísta solo se encuentra en su condición de hijo de Felucho Jiménez, viejo militante del PLD, pero sin base electoral.

Para los observadores no pasa inadvertida esa votación, por lo que se adelanta la posibilidad de que Medina, un experto en baja líneas para elevar y tumbar aspiraciones, se incline por uno de estos emergentes para contraponerlo a figuras ya conocidas como Andrés Navarro, Charlie Mariotti, Rubén Bichara, Aristipo Vidal y José Laluz.

La espada escondida de Danilo

El doctor Leonel Fernández puede ser ejemplo de lo que se atribuye a Medina en términos de deslealtad, ya que en las elecciones de 2012 fue el principal soporte económico-político de la candidatura de Medina, pero sufrió su deslealtad en el primer momento.

Sin colaboración y las encuetas asignándole una separación de dos dígitos por debajo de su principal competencia, el candidato opositor Hipólito Mejía, Medina, posiblemente, jamás se hubiese investido como gobernante la República Dominicana sin ese apoyo de Fernández.

Te puede interesar:   Presidente Abinader pensiona a 44 periodistas luego de años de negativa de Danilo Medina

Tras su triunfo, en su discurso inaugural, reveló que lo heredado de su antecesor y jefe político había sido “una maleta llena de facturas”, al tiempo de echarle en cara la negociación del gobierno pasado con la minera canadiense Barrick Gold, para la explotación aurífera de Pueblo Viejo, Cotuí.

Uno de los principales argumentos expuestos por Medina para que la población creyera en él fue su acérrima oposición al continuismo presidencial.

El cambio surgió al observar la vigencia constitucional, en el 2015, el veto en esa dirección que tanto había defendido hasta que comprendió que debía quitar ese obstáculo.

Fue viral en las redes sociales la expresión de Danilo de comparar la repostulación con comerse un tiburón podrido sin eructar.

Incluso, un eterno aliado del PLD como la Fuerza Nacional Progresista, a través de su dirigente Vinicio Castillo Semán expuso el 25 de mayo de 2015, lo siguiente:

“Presidente Medina: no se coma el tiburón podrido, al que usted aludió en su discurso. Por más esfuerzo que usted haga por no eructarlo, terminará vomitándolo, dañándose usted, dañando a su PLD y sobre todo dañando a la República Dominicana”.

José La Luz indignado

Una secuela del accionar del líder peledeísta es el disgusto generado en el exdiputado en el Distrito Nacional por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), José Laluz, quien es enfático afirmando que no hay tal renovación partidaria.

Te puede interesar:   Lucía Medina intenta sin éxito ver hermanos en Palacio de Justicia; rehúsa hablar con la prensa

Señala que lo que actualmente pasa en el PLD “es la colocación de personas afines al exmandatario en los puestos claves como la secretaría general, donde, según él, se pondría un empleado del exmandatario.

Otra queja de Laluz fue que el PLD no analizó las causas de su derrota y, rápidamente, comenzó a celebrar elecciones internas.

“No quieren que el partido analice por qué perdimos, por qué nos creen corruptos. Ser peledeísta hoy día es cómo llevar una cruz pesada y no quieren que analicemos las causas de eso, porque nos les conviene”, señaló el también comunicador. Indicó que el PLD debe llamarse “Lo que diga Danilo” o “Colmado de Danilo”.

Danilo y la elección de Jiménez

Todo lo anterior viene a cuenta por el resultado de las votaciones en el concluido IX Congreso del PLD, en el fueron electos los nuevos integrantes de su Comité Central, llevándose el galardón de más votado, el joven Jiménez.

De entrada, debe destacarse que el brillante Juan Ariel apenas tiene 34 años, de los cuales hubo de destinar al menos 20 años al estudio (primario, secundario, universitario, postgrado, maestría).

Los 14 años restantes no los ha podido destinar a visitar sus compañeros partidarios, en los locales distribuidos en todo el territorio nacional y el exterior, por lo que su impresionante alto respaldo ha despertado dudas.

La respuesta a ese fenómeno es que “indefectiblemente”, detrás de hubo de haber la ayuda del único líder político dominicano que no puede volver a dirigir los destinos nacionales.

Te puede interesar:   Suicidio de César Prieto estremece al PLD y a comunidad política dominicana

La habilidad política de Danilo a la que nos referimos al inicio, se sospecha que ha sido su ingenio para abrirle paso al joven Juan Arial al nivel superior del Comité Político, junto a la Secretaría General del partido.

Descontado está que el ex mandatario, como líder, será el presidente, dejando “con el moño hecho a sus anteriores pupilos a los envió a competir en grupo o separados con el que de antemano se sabía ganador, Gonzalo Castillo.

Ahora falta saber qué harán Reinaldo Pared Pérez, Temístocles Montás, Carlos Amarante, Francisco Domínguez Brito, Andrés Navarro y Radhamés Segura.

Estos dirigentes, algunos de los cuales fundadores del PLD, para mantenerse o entrar al CC y/o la CP, tendrán que ser designados de dedo, porque aunque todos los conozcan, no tienen empatía con las bases de la organización.

¿Quién es Juan Ariel Jiménez?

Indudablemente que es un joven preparado en su área de acción, tanto, que tuvo méritos suficientes para con un piquito más de 30 años, ser designado viceministro de Políticas de Desarrollo de la Presidencia, siendo ascendido a la titularidad del organismo al poco tiempo, mediante el decreto 264-19.

Si bien cuenta con el aval necesario, su ascenso en la administración pública se debió al hecho de ser hijo de Félix Jiménez (Felucho), exministro de Turismo y ex presidente de la Refinería Dominicana de Petróleo (Refidomsa).

Es licenciado en Economía, summa cum laude, de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, con maestría en Administración Pública en el Desarrollo Internacional, de Harvard University.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba