Panorama

Temen diálogo no dé los frutos perseguidos por miedo al propósito real de la reforma constitucional

Por Abel Reynoso

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: La nueva versión gubernamental de buscar consenso en el liderazgo político nacional, aunque como las anteriores está revestida de las mejores intenciones, se teme que también pudiera tener dificultades para conseguir lo que se aspira.

Tratar de alcanzar coincidencias en un conglomerado con intereses encontrados, es difícil lograrlo, aunque todos proclamen su respaldo al logro de un pacto, por ese compromiso, como ha ocurrido muchas veces antes, no será posible.

Los temas a discutir a partir del 15 de este mes, además de lucir abundantes, lucen irrealizables por los intereses que se involucran, sino en los 13 renglones a discutir, sí en al menos uno o dos. Pero como dice el refrán, “lo último que se pierde es la esperanza”

Estos son:

Reforma constitucional, de la Transparencia y la Institucionalidad; del Sector Eléctrico; del Agua; la Policía Nacional; Modernización del Estado; Calidad Educativa; Seguridad Social; Transporte; Transformación Digital y la Reforma Fiscal, la enmienda Laboral; del Mercado de Hidrocarburos, a las leyes electorales, así como la creación de un Código Electoral.

Es cierto que la iniciativa presidencial luce razonable, igual que la respuesta en primaria intención de los convocados, tal vez porque ya las posturas intrascendentes no se corresponden con los tiempos actuales, sino procurar lo más le convenga al país.

Un método muy usado

Desde 1988, los gobiernos vienen convocando a los diversos sectores del país, para buscar las mejores soluciones de los males que afectan la población, como hizo el extinto presidente Joaquín, llamando al llamado “Diálogo Nacional», iniciado el 27 de mayo de ese año.

De ese evento, surgió la suscripción de un acuerdo para realizar el Diálogo Tripartito, que reunió al gobernante con empresarios y líderes sindicales, logrando un aumento salarial para empleados privados de RD$350 a RD$500 mensuales, revisión del Impuesto sobre la Renta y del Código de Trabajo.

Luego del 16 de agosto de 1996, tras la inauguración de los gobiernos peledeistas, la población nacional ha sido convocada a participar en otros diálogos por similares razones.

Así, en 1997, el presidente Leonel Fernández, emitió el decreto 489-97, mediante el cual creó una comisión a la que encargó organizar un gran encuentro los días 11 y 15 de enero de 1998, con representantes de todos los sectores.

Como para asegurar la confianza ciudadana, el mandatario informó que la encabezaría, con la asistencia de monseñor Agripino Núñez Collado, como vocero, así como al ministro de la presidencia, Danilo Medina, el presidente del ahora CONEP, Celso Marrazini y las empresarias Elena Viyella y Ana Selman.

Además, el rector de la UASD, Edilberto Cabral, el pastor Ezequiel Molina, el sociólogo Carlos Dore Cabral, el director del periódico Bienvenido Álvarez Vega y la líder sindical Nélsida Marmolejos.

Te puede interesar:   Xiomara Castro asume presidencia de Honduras y se abre perspectiva de extradición a EE.UU del saliente mandatario Juan O. Hernández

Se recuerda que esa comisión organizadora recorrió todo el país “consultando las fuerzas vivas de la nación”, recibiendo propuestas tan extrañas como la de construir cementerios para mascotas.

Aunque de eso hace 22 años, la hemeroteca ayuda a recordar que el 8 de marzo de 1999, el gobierno autorizó la publicación de un espacio pagado con el título: “Un año después más de 100 propuestas se aplican en beneficio del país”.

A manera de ejemplo de los logros nacidos de esa consulta, consignaba la creación del Consejo Nacional de Agricultura, la eliminación de barreras del comercio exterior y la construcción del palacio de justicia de Puerto Plata.

Desde entonces, cada administración ha intentado realizar sus respectivos “diálogos” con los sectores de la sociedad, para “resolver los problemas nacionales”, sin siquiera acercarse al objetivo, como se perfila ocurrirá ahora.

La razón del desinterés colectivo a este tipo de actividad se debe a que “los logros” enarbolados por los gobiernos a partir de los “diálogos” siempre se sospecha que se trata de ardides propagandísticos, cuyo fin posterior es preparar la búsqueda de una reelección del mandante de la ocasión.

Fernández, tras retornar al poder en 2004, volvió a llamar a otro conversatorio, pero con el nombre de Encuentro Nacional de las “fuerzas vivas de la nación”, en enero del 2009 para seguir discutiendo los problemas nacionales.

“Convocaré en enero a un encuentro con las fuerzas vivas de la nación, para definir el curso de la acción que como sociedad debemos seguir en estos momentos de adversidades”, dijo Fernández.

Pero la descreencia en esa vía para resolver de manera real los males fue en cierta forma denostada con la realización paralela de un “Foro Social”, en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, como respuesta a la denominada Unidad Nacional Frente a la Crisis Económica, auspiciada por el oficialismo.

Somos un medio independiente que asume un compromiso con la libertad de expresión, la transparencia y el acceso a la información de los ciudadanos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba