Perspectiva

SONDEO: Después de lo ocurrido

Por Encarnación Pimentel/Para ElCorreo.do

La locución de Homero: ”Después de los acontecimientos, hasta el necio es sabio”, inscrita en el busto del general Antonio Imbert Barrera ubicado en su tumba, viene a cuenta con la salida del embajador José Tomás Pérez, cuando al escurrir el bulto y no señalar al culpable, atribuye la derrota estrepitosa del PLD en las elecciones pasadas “a la división y al agotamiento de un modelo que lo desvinculó por completo de la sociedad”.

En realidad, y al margen de los errores, irregularidades y una borrachera de poder que ganó un alto rechazo y mucha indignación en la población, el PLD exhibía una gran obra en su largo ejercicio gubernamental, y una mayoría numérica que -con unidad, inteligencia, el mejor candidato y jugando limpio a la democracia interna- le hubieran bastado para salir airoso y retener el poder.

Pero un ego, soberbia y obsesión de Medina que apuntaban a cerrarle el paso y destruir a Leonel, echaron por el suelo toda posibilidad de triunfo morado. Porque el fraude contra Leonel en primarias, le empujó a irse del PLD, consumó la división, decretó la derrota por un voto castigo en las urnas y la consiguiente salida del poder el 16 de agosto.

Te puede interesar:   Cuando Trujillo trapeó el piso con Fulgencio Batista

Fue más que escrito y advertido, que, sin un acuerdo de alta política de Danilo y Leonel, cuando este último figuraba puntero en todas las encuestas serias, Luis Abinader sería el presidente. Recordemos los diversos planes y escaramuzas de factura palaciega que, activados desde bien temprano por figuras sectarias y aventureros del derecho, como las controversiales leyes Electoral y de Partidos, las famosas primarias abiertas, las pretensiones de quitar el “transitorio” que impedía a Danilo volver, así como el violatorio cerco policíaco-militar al Congreso para imponer la reelección; la llamada de Mike Pompeo para frenar el desatino oficial ,y la salida errática de buscar a un sustituto de Medina , que –tras imponerlo con “rejuegos” en el voto automatizado y facilitarle recursos públicos hasta el abuso- nunca despegó y finalmente derrotaron Abinader y los aliados. La ruptura definitiva Danilo-Leonel, tras el fraude, catapultó a Luis y su oferta de “cambio”, ayudado por la división oficial y la realidad del descontento popular.

Leonel, que prometió y cumplió con sacar en el 20 “a los engreídos del Palacio”, su primera meta, fue pieza clave del Cambio, porque sin su peso y su lucha firme, Danilo modifica la Constitución, quita el “transitorio” y se reelige. De ahí lo de “misión cumplida” de Almeyda. Es que Leonel puso a Danilo y lo quitó, y con seis u ocho (¿) senadores y bajar del 18 al 3 en la casilla, es líder de oposición.

Te puede interesar:   Desafíos del PLD

encar-medios @hotmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba