Panorama

Sigue enfrentamiento a lo interno del catolicismo local tras severos juicios de monseñor Masalles

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: A medida que transcurren las horas, a lo interno de la Iglesia Católica se eleva el cuestionamiento al criterio externado por el obispo de la diócesis de Baní, monseñor Víctor Masalles, referente a la carencia de liderazgo de la curia en la República Dominicana, lo que hace temar que corra la misma suerte del padre Rogelio.

Primero fue el obispo de San Francisco de Macorís, monseñor Alfredo de la Cruz Baldera, quien a través de su cuenta en la red social Twitter, señaló que “el liderazgo de la Iglesia consiste en el anuncio de la fuerza transformadora del Evangelio”.

El señalamiento de ausencia del liderazgo católico que admitió el obispo Masalles en una entrevista, ha generado reflexiones en torno el papel de la iglesia, como mediadora en conflictos de índole social.

Ahora se une la opinión del arzobispo de Santiago, monseñor Freddy Bretón, planteando un enfoque diferente del tema, entendiendo que si bien el liderazgo por parte de la iglesia ha sido importante en el pasado, “ahora su disminución sería señal inequívoca de crecimiento».

«En muchos asuntos sociales y especialmente de carácter político, es deseable que la Iglesia no tenga que intervenir. Lo he repetido muchas veces: habla mal de una sociedad el que siempre tenga que buscar mediadores para dirimir los asuntos que por sí misma debe dirimir», señaló Bretón.

El prelado insiste en que la Iglesia debe intervenir en la sociedad, “pero no tiene que hacerlo en todo, pues ni siquiera es experta en todos los temas.

Aunque sin citarlo de manera directa, monseñor Bretón alude el aborto, cuando significa que el catolicismo como tal no tiene que intervenir en todo, “pero sí salir al ruedo y batirse en la arena con quienes pretenden mancillar la dignidad humana de quien ya nació o aun del que no ha nacido”.

“Las reflexiones en torno al papel de la Iglesia como mediadora en eventos de carácter social, tiene como contexto las reuniones del liderazgo nacional con miras a debatir una serie de reformas del Gobierno de Luis Abinader”, sostiene el prelado.

Entiende que en ese escenario sí se necesita el consenso “y serán mediadas por el Consejo Económico y Social (CES)”.

Le planteamiento de Masalles

El planteamiento del jerarca católico se refirió a que la iglesia está obligada y es su deber reposicionar su rol en la sociedad, “para servir genuinamente y con autoridad en la mediación en los escenarios de conflictos”.

Te puede interesar:   Aumentan muertes por terremoto en Haití; autoridades han contabilizado 304 víctimas

«La Iglesia ha perdido mucho espacio en ese rol. Desde haces mucho tiempo la Iglesia ha ido soltando roles que son importantes para la sociedad… y hay una ausencia de líderes que estén sirviendo como mediadores para poder trabajar en situaciones conflictivas y ayudar a que los conflictos se solucionen», precisó.

El caso Rogelio

Respecto a la suerte corrida por el inquieto Rogelio Cruz, se produjo tras una vida sacerdotal matizada por el trabajo social con sectores marginales, pero también sacudida por enfrentamientos con sus superiores y sectores fácticos.

Por ese historial, en junio de 2018, su congregación le informó que había sido separado de la orden de los Salesianos.

Mediante un comunicado emitido, la Inspectoría Salesiana de las Antillas informó que la decisión se sustentó en un Decreto del Rector Mayor y el Consejo General con sede en Roma.

El 8 de febrero de 2018 el Padre Rogelio dio a conocer que recibió una comunicación de la orden de los Salesianos de que sería trasladado a Colombia once días más tarde, pero que no obedecería esa decisión porque no estaba dispuesto a salir del país.

“No puedo ir para Colombia. La gente de la Barrick Gold y de la Gold-Quest tienen sus tentáculos allá; son paramilitares y me van a matar de una vez”, expresó el religioso en la ocasión, por lo que se opuso a salir del país.

Ese mismo año, el sacerdote se vio envuelto en un escándalo, por la denuncia de que tenía un hijo, señalamiento que negó con la disposición de someterse a una prueba de ADN.

Significó también no estar de acuerdo con que se elimine el celibato, regla del catolicismo que prohíbe a los predicadores tener sexo, casarse y tener hijos, pero que se opcional.

Somos un medio independiente que asume un compromiso con la libertad de expresión, la transparencia y el acceso a la información de los ciudadanos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba