Finanzas

¿Por qué China ya no intenta frenar el crecimiento del tipo de cambio del yuan?

El 18 de noviembre, el tipo de cambio del yuan alcanzó su nivel más bajo en más de dos años. La moneda china se llegó a cotizar a 6,5427 yuanes por dólar, frente a los 7,1697 en mayo del 2020. Esto supone una consolidación de más del 8% frente a la moneda estadounidense.

SPUTNIK

MOSCÚ.- El yuan se ha consolidado frente al dólar hasta alcanzar un tipo de cambio récord desde el 2018. Este fortalecimiento se debió a los buenos resultados económicos de China. La demanda de sus productos en otros países crece constantemente y una fuerte moneda ya no es un impedimento para los exportadores nacionales.

Previamente, las autoridades chinas habían tratado de mantener el yuan a un nivel estable e impedir su drástico fortalecimiento, ya que esto siempre encarecía los bienes exportados por China a otros países. De hecho, precisamente las exportaciones han sido las responsables durante muchos años de formar una parte importante del PIB chino.

China incrementa sus exportaciones

Pese al actual fortalecimiento de la moneda china, el banco central del país asiático se ha abstenido a utilizar cualquier instrumento a su alcance para frenarlo. Si bien esto parece ir en contra de la competitividad de los productos chinos, pero las exportaciones de este país no se han visto afectadas por la dinámica positiva del yuan. En octubre de 2020, aumentaron un 11,4%, alcanzando la tasa más alta en 19 meses.

Te puede interesar:   Nuevos casos de covid-19 en China indican que el virus podría estar cambiando de forma desconocida

Esto se debe a que la demanda de productos chinos en el mundo no para de crecer. Otros países compraron a China sus equipos de protección individual, microelectrónica y computadoras que pasaron a ser muy necesarios en la transición masiva al teletrabajo.

Hoy en día, gran parte de los países occidentales se enfrenta a una segunda oleada de contagios y como consecuencia reimponen restricciones poco populares que afectan la producción. Mientras tanto, gracias a las fuertes restricciones a principio de la pandemia, China ahora es la única gran potencia industrial que sigue funcionando de manera habitual y no está sujeta a cierres. Como resultado, las mercancías chinas están llenando el vacío que ha sido creado por la disminución de la producción en otros Estados.

Si bien previamente el jefe del banco central del país asiático, Yi Gang, aseguró que Pekín aumentaría la flexibilidad de su moneda, el profesor del Instituto de Economía de la Universidad Popular de China, Huang Weipin, comunicó a Sputnik que por ahora el yuan no tendrá un tipo de cambio flexible. No obstante, la nación ha tomado un rumbo para dejar que sean los mecanismos de mercado los que determinen el tipo de cambio de su moneda.

Te puede interesar:   OMC prevé que comercio global caiga este año entre un 13% y un 32%

“China ha insistido repetidamente en que trata de hacer que el tipo de cambio del yuan esté más centrado en el mercado que antes. Por supuesto, las fluctuaciones se controlan en unas bandas. Y ahora el yuan se mantiene dentro de los límites. En el futuro, todo dependerá de cómo se desarrolle la situación epidemiológica en el mundo. Si la economía estadounidense sigue cayendo, el yuan continuará fortaleciéndose en consecuencia”, señala el profesor.

Esto, según el académico chino, permite aseverar que, en “la mayor parte de los casos”, China se basa en las tendencias del mercado.

¿Qué ocurre dentro del país?

China se abstiene a frenar el tipo de cambio del yuan por una serie de razones.

Una de estas es que una moneda nacional más fuerte ayuda a atraer a inversores extranjeros en los mercados chinos. En el tercer trimestre del 2020, ellos poseían bonos chinos por un valor de 66.890 millones de dólares. Ahora, están atraídos por un mayor rendimiento de inversión en su mercado de deuda que supera al de otros países.

Te puede interesar:   FMI enviará misión a Argentina en octubre para conocer planes económicos

Tampoco es un secreto que un yuan más fuerte beneficia a los importadores porque abarata los bienes que compran a otros países e impulsa su consumo dentro de China, lo que, a su vez, se convierte en un potente motor de crecimiento económico.

Al día de hoy el país asiático importa una parte considerable de productos intermedios que se utilizan en la producción de bienes terminados. Así un yuan más fuerte ayuda a mantener la competitividad de los fabricantes nacionales, destacó Huang Weipin.

“Es bien sabido que los chips y el petróleo crudo se atribuyen una considerable parte de las importaciones chinas. Estos bienes y materia prima son muy importantes para la industria. Por lo tanto su importación determina en gran medida el funcionamiento de toda la economía”, enfatiza.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba