Luis EncarnaciónPerspectiva

Policías invierten los papeles

SONDEO/Por Luis Encarnación P.

Colaboración/elCorreo.do

PERSPECTIVA: Por razón de espacio, solo unos párrafos (lo mejor visto del penoso caso PN-fiscal en Higüey) escritos por el abogado y catedrático universitario David La Hoz, que compartimos de cabo a rabo:” La reforma policial, que se dice en curso, mostró su rostro en la actitud que asumió una patrulla policial en Higüey frente a una superior de ellos: una fiscal. Habría que ser muy tonto para creer que de haber sido un coronel de la policía quien estuviese manejando un auto sin placa y no una fiscal, la actuación hubiese sido la misma.

Es decir, la instrucción reformadora que están recibiendo nuestros policías no llega a concientizarlos sobre quién dirige la investigación y quién tiene la autoridad constitucional en materia judicial, como tampoco a cuáles integrantes del poder civil se debe respeto, lo mismo que a cada ciudadano. El hecho muestra al país el grado de indigencia con que se encuentra operando el Ministerio Público; el grado de avituallamiento que exhiben los policías contrasta con el de la fiscal.

Esta solo tenía sus uñas, un celular y su dignidad ultrajada para defenderse, mientras que los monstruos poseían de todo: buenos vehículos, buenas armas, buenos uniformes con chalecos antibalas, armas cortas y largas e incluso un cuartel. La fiscal nada. Esa miembro del MP debió estar acompañada – como los policías- de chofer, escolta y arma, tal como lo ha establecido la sentencia del Tribunal Constitucional 135-20.

Dice el más alto tribunal dominicano que:” Partiendo del fin perseguido por el legislador, consideramos que no incluir entre los beneficiarios de la Ley 631-16 a los jueces y miembros del MP viola el principio de igualdad”.

Indica el tribunal que ese cuerpo ha de tener derecho a un arma de por vida, dada la arriesgada labor que realizan, y como manera de poseer la dignidad de lugar para no sufrir ultrajes. El hecho de que la opinión pública está dividida mitad a mitad ante el hecho sobre ¿quién defiende la Constitución, la fiscal o la policía?, dice mucho de nuestra civilidad. Necesitamos una policía profesional y respetuosa del MP.

 Los cuerpos armados deben obediencia al poder civil, pero en el caso que nos ocupa, no fue eso lo que vio el país. Una infracción de tránsito, una contravención, fue castigada con coacción de la libertad de tránsito y con agresiones físicas y verbales en instancia policial. A pesar de ello, algunos piensan que quien falló fue la fiscal.

Te puede interesar:   Seguridad nacional y terrorismo

En un polo turístico, donde debe haber un cuerpo bien entrenado en civilidad, manejo de conflictos e inteligencia emocional. Simple, la Policía, y su reforma a cuesta, se quemó. ¿Cómo quedaba el país, si la fiscal hubiese sido una turista? (yo diría: uniforme y fuerza bruta no dan la razón ni convierten en superior a aquellos que deba respeto y obediencia a quienes ostenten mayor o jerarquía institucional). El evento ha desnudado al país y mostrado la falsedad de la existencia de una política pública, supuestamente para lograr la independencia del Ministerio Público.

Visto el hecho, resulta obvio que lo que ha hecho dicha política es lograr la indigencia de los fiscales (y procuradores), salvo el área del PEPCA (y los titulares), quienes para cumplir su función se ven obligados a andar en servicio en vehículos ajenos, sin placa, sin escolta y sin armas y sin defensa de ningún tipo (incluso al salir de audiencia tras lidiar con casos grandes de droga y con delincuentes de distinta calaña).

Este bochornoso acontecimiento no debería repetirse ni como, en su momento, ocurrió con un fiscal que fue asesinado cuando hacía labor propia de su ministerio en el sector de Herrera, a donde fuera enviado en iguales condiciones que la joven fiscal del caso de Higüey, acompañado de policías. También como aconteció con un fiscal honesto en Sosúa hace unos años, que encontró la muerte a manos de policías acompañados de personal de “disciplina” del Procurador de entonces. Esperamos que doña Miriam Germán reaccione porque, de lo contrario, su gestión podría ser superada por acontecimientos como el que comentamos.

Ya la magistrada Yeni Berenice cogió infraganti a algunos de los agentes que le acompañaban en recientes operativos en el Cibao Central. Quizá debido a ello haya una actitud de «represalia encubierta”.

encar-medios@hotmail.com

Somos un medio independiente que asume un compromiso con la libertad de expresión, la transparencia y el acceso a la información de los ciudadanos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba