Internacionales

Países en la conferencia de Berlín acuerdan plan para resolver conflicto libio

Sputnik

BERLÍN.- Los participantes de la conferencia en Berlín reafirmaron su compromiso de no intervenir en el conflicto libio, según se desprende del documento final adoptado en la conferencia internacional sobre Libia.

Este 19 de enero, en Berlín se celebró la conferencia internacional sobre Libia a nivel de jefes de Estado y de Gobierno, a la que la canciller federal Angela Merkel, invitó a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (China, EEUU, Francia, el Reino Unido y Rusia), así como a Italia, los Emiratos Árabes Unidos, Turquía, Egipto, Argelia y la República del Congo.

“Nos comprometemos a abstenernos de interferir en el conflicto armado o en los asuntos internos de Libia e instamos a todos los actores internacionales a seguir nuestro ejemplo”, reza el comunicado.

Los participantes de la conferencia asimismo llamaron al Consejo de Seguridad de la ONU a imponer sanciones contra aquellos que violen los acuerdos sobre el alto el fuego en Libia.
“Instamos al Consejo de Seguridad de la ONU a que imponga sanciones correspondientes contra los infractores de los acuerdos del alto el fuego, y a los Estados miembros a que garanticen la implementación (de las sanciones)”, añade.

Los participantes llamaron a las partes en conflicto “a cesar todos los movimientos militares de las partes en conflicto” y proceder a “la desmovilización y el desarme de grupos armados en Libia y su integración” en las instituciones civiles y militares legítimas de Libia.

También destacaron que reconocen el papel central de la ONU en la promoción de un proceso de paz inclusivo en Libia y respaldan en esta tarea a la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL, por sus siglas en inglés) y los esfuerzos del enviado especial de la ONU para este país, Ghassan Salamé.

Te puede interesar:   Los Obama, Hillary Clinton y Sanders arroparán a Biden en convención virtual

“Reafirmamos nuestro estricto compromiso con la soberanía, la independencia, la integridad territorial y la unidad nacional de Libia. Solo un proceso político dirigido por los libios puede poner fin al conflicto y traer una paz estable”, se señala.

El texto indica asimismo que la inestabilidad interna y las injerencias desde el exterior, las fracturas dentro de las instituciones de Estado, la proliferación de armas y una economía “depredadora” suponen una amenaza para la paz y la seguridad internacional y un “suelo fértil” para el contrabando, los grupos armados y los terroristas, en particular de organizaciones como Al Qaeda o ISIS (autodenominado Estado Islámico), ambas prohibidas en Rusia y otros países. la actividad de estos grupos provocó olas de migrantes y deterioró la situación humanitaria, según el documento.
“Estamos comprometidos a ayudar a los libios en la lucha contra estos problemas estructurales en la administración pública y la seguridad”, afirmaron los participantes de la conferencia.

Los países que asistieron al foro de Berlín también reafirmaron su respeto “incondicional y pleno” del embargo a la entrega de armas a Libia, e instaron a los demás actores a evitar acciones contrarias a estas restricciones, en particular la financiación de capacidades militares y el reclutamiento de mercenarios.

Te puede interesar:   Servicio Inmigración EE UU seguirá cierre oficinas hasta mayo por coronavirus

Asimismo llamaron a abstenerse de hostilidades contra las instalaciones del sector petrolero libio y garantizar la seguridad de estas.

“Rechazamos cualquier intento de destruir la infraestructura petrolera libia, todo trabajo ilegal de prospección de recursos energéticos que pertenecen al pueblo de Libia, mediante venta o compra de crudo o productos no controlados por NOC” (sigla inglesa de la Compañía Nacional del Petróleo), señalaron en el documento final, al tiempo de destacar la necesidad de una reparto justo y transparente de los ingresos petroleros.

Por otro lado, los participantes de la reunión en Berlín pidieron formar un Gobierno “único, inclusivo y eficaz” que apruebe la Cámara de Representantes, y reanudar el proceso político bajo los auspicios de la Misión de Apoyo de la ONU y concluir la transición con unas elecciones presidenciales y parlamentarias “libres, justas, inclusivas y confiables”.
“Apoyamos la creación de un Ejército nacional libio unificado, la policía y las fuerzas de seguridad controladas por autoridades civiles centrales sobre la base del proceso negociador de El Cairo y los documentos aprobados en el marco de este”, dice el documento.

Por último, sus autores aplaudieron una importante disminución de la violencia desde la entrada en vigor hace una semana de un alto el fuego promovido por Rusia y Turquía, así como las consultas libias celebradas en Moscú a principios de la semana.

Te puede interesar:   Secretos a bordo: por qué nunca deberías usar los artículos que te ofrecen gratis en un vuelo

Los participantes de la conferencia sobre Libia anunciaron la creación de un comité internacional para coordinar sus futuros actuaciones en esta materia.

“Creamos bajo los auspicios de la ONU un Comité Internacional de seguimiento para apoyar la coordinación tras la conferencia de Berlín”, dice el documento final.

En el comité estarán representados todos los países y organismos internacionales que participaron en la reunión en Berlín, según se desprende del texto.

El ente celebrará sesiones plenarias mensuales de alto nivel a fin de evaluar la puesta en marcha de lo acordado en la capital alemana y, en caso necesario, decidir la aplicación de medidas especiales.

Los cuatro grupos técnicos se reunirán a nivel de expertos dos veces al mes durante las primeras etapas de la implementación de los resultados del foro. Cada uno de estos grupos tendrá al frente a un representante de la ONU.

Libia continúa sumida en una crisis desde que el derrocamiento de su líder histórico, Muamar Gadafi, en 2011, derivó en violentos enfrentamientos entre facciones rivales.

Actualmente en el país hay una dualidad de poderes: el Gobierno interino junto con el Parlamento en Tobruk, que controla la parte oriental y cuenta con el apoyo del Ejército Nacional Libio, y el Gobierno de Acuerdo Nacional avalado por la ONU, con sede en Trípoli, en el noroeste del país.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba