Luis EncarnaciónPerspectiva

Ojo, aún hay Covid-19

SONDEO/ Por Luis Encarnación P.

Colaboración/elCorreo.do

PERSPECTIVA: La oposición política del país pudiera dar un paso en falso y agrietar su imagen ante los ojos del gran público, de no mostrar mejores señales de colaboración—y hasta de comprensión—frente al gobierno en el manejo de un tema tan sensible y de consecuencias dramáticas como el Covid-19, que ya aquí ha cobrado poco más de cuatro mil vidas.

Hemos mejorado y sorteado la crisis con mayor éxito que muchos países igualmente afectados como el nuestro, pero la pandemia no ha terminado ni ha dejado de seguir representando una amenaza. Entonces, toca al gobierno seguir con ojo avizor, sin descuidar ni desmontar planes y medidas preventivas y curativas contra este terrible mal que perturba al mundo.

¿Si el presidente Luis Abinader no ha escatimado esfuerzos ni recursos oficiales para adquirir vacunas suficientes para inmunizar a la población y enfrentar con éxito la crisis sanitaria aún en curso, por qué apresurarse a regatearle una extensión del estado de emergencia que se ha estado aplicando, sin haber motivos concretos para sospecha de algún aprovechamiento de tipo político o económico de por medio?

El propio gobernante, celoso con el tema de la transparencia en el gobierno que encabeza y con no arriesgar la credibilidad, ha estado dejando saber: ”No se ha utilizado el estado de emergencia para ninguno de los procesos de compra, la planificación es la misma”.

Si algo no ha estado bien o ha dejado mucho que desear, es el comportamiento de amplios sectores de la población, que no respetan normas, recomendaciones médicas; que abiertamente juegan con el peligro y, de modo irresponsable, hasta le han perdido el miedo a morirse (?). Pero hay una responsabilidad oficial de hacer lo que haya que hacer y de resolver. Y esto, en algún punto chocaría–no se podría—, si no hay aprobado un estado de emergencia, realidad latente.

Te puede interesar:   Aplicar las disposiciones migratorias es un deber del Estado

Se sabe de la mucha gente que no se ha aplicado todavía ni la primera dosis, que es indiferente o que definitivamente no quiere vacunarse. Eso es un obstáculo para que al virus se le corte el paso en corto tiempo. De ahí el interés del presidente Abinader hacer saber–a nosotros, inclusive– que se busca “incentivar a las provincias a que se vacunen a un 70%, para ir abriendo paulatinamente”.

Solo se ha hecho en los dos lugares donde se ha alcanzado el porcentaje requerido. Por eso, y a partir de los resultados, Abinader plantea–quizá para consumo de los que cuestionaban la extensión del estado de emergencia, finalmente aprobado en el Congreso–que “no debemos cambiar lo que ha ido funcionando bien”, en lo que tiene razón. ¡A ser prácticos! encar-medios@hotmail.com

Somos un medio independiente que asume un compromiso con la libertad de expresión, la transparencia y el acceso a la información de los ciudadanos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba