Perspectiva

Notables e independientes (¿)

SONDEO/Por Luis Encarnación P.

Colaboración/elCorreo.do

De los famosos notables de otros tiempos, a los que aquí se acudía preferentemente para encargarlos del manejo de los tranques o crisis de orden político o social importantes, hemos pasado a “endonarle” esas responsabilidades a llamados “independientes”, generalmente enquistados en la sociedad civil.

Los primeros se hacían notar y sentir demasiado, aunque en términos de resultados halarán para el lado de sus intereses, sin observar derechos, voluntad de las mayorías y mucho menos respeto por las instituciones democráticas.

Los segundos, no son independientes nada, porque su naturaleza y prioridad es defender causas de ONGs con agendas contrarias a los intereses nacionales o porque algunos han visto la sociedad civil como un trampolín para ocupar una posición en los gobiernos o en algún órgano importante del Estado. ¿Independiente de quién, de cuál sector?

Con el perdón de los que han ofrecido un servicio serio y han sido diferentes, pero el asunto es que ni “notables” ni “independientes” se han ocupado de fundar un partido político, para buscar votos, ganar unas elecciones y el poder, y entonces imponer- ya legitimados con el apoyo popular- sus reglas de juego. Todo lo contrario, quieren descalificar a los partidos y a los políticos, que en verdad son—con sus innumerables defectos y fallas—el instrumento democrático para canalizar las aspiraciones del pueblo, primero en las urnas, y tras el triunfo, con la escogencia de los representantes de los órganos del Estado.

Te puede interesar:   Brecha digital y Educación

A propósito de que hay que escoger una nueva Junta Electoral, se vuelve con el “coro” de que se busquen independientes, mientras el presidente Abinader y el doctor Fernández coinciden en que sean apartidistas. Creo, como muchos otros, que lo fundamental es que sean preparados, serios, responsables, en capacidad de cargar pesado y no dejarse manipular por ningún sector, incluyendo el que pudieran ver en lo personal con alguna simpatía, que todo el mundo tiene. Puede que lo saludable sea escoger un presidente no partidista, un miembro de sociedad civil y tres de factura política, aunque con buenos perfiles, porque más que independencia, beneficia el equilibrio.

La gente comprometida–pero seria y ética–vigila y defiende, pero los “independientes”, en un momento voltean la cara, para no ver ni defender nada (¿). Y terminan diciendo que “no tienen compromiso”. Ejemplos hay muchos. Idea igual en las Altas Cortes. Algunos nombres: Julio Aníbal Suárez, Freddy Ángel Castro, Eddy Olivares, Juan Cedano, Castillo Pantaleón, Ricardo Nieves y Hotoniel Bonilla.

Te puede interesar:   El audio de Danilo

Encar-medios@hotmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba