Nacionales

Multas por violar toque de queda siguen creando polémicas; PGR dispone insolventes paguen con trabajos comunitarios

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: La Procuraduría General de la República (PGR) dispuso este lunes que los violadores del toque de queda que no dispongan para pagar las multas, las puedan cubrir realizando trabajos comunitarios, siempre que sean dispuestos por un juez.

Una directiva en ese sentido fue aprobada por la procuradora general, Miriam Germán Brito, y cursada a todos los miembros del Ministerio Público.

“En caso de verificar que el pago de una multa constituiría una imposibilidad para el imputado, que soliciten al juez competente la conversión de la multa en trabajo comunitario, de utilidad pública o interés comunitario en una institución estatal u organización sin fines de lucro”, señala la instrucción difundida por la PGR.

La disposición, colgada en el sitio web de la PGR, establece:

El instructivo, acompañado de las referencias al marco legal correspondiente, dispone que los agentes de la Policía Nacional deben presentar, “sin demora y sin falta”, por ante el Ministerio Público a toda persona arrestada por violación al toque de queda y a las medidas relativas a las aglomeraciones de más de 10 personas en espacios públicos y privados de uso público.

Te puede interesar:   Pelegrín Castillo advierte complicaciones futuras por la crisis sanitaria

Dichas restricciones, que se extienden hasta el 21 de este mes, se corresponden con lo dispuesto por el Decreto 7-21, emitido por el Poder Ejecutivo el pasado 8 de enero.

La instrucción de la magistrada Germán Brito establece los montos a imponer a los ciudadanos y los negocios que desacaten las medidas dispuestas por las autoridades para contener la expansión de la COVID-19, provocada por el coronavirus SARS-CoV-2, y que afecta a la humanidad desde el año pasado.

Los transeúntes que violen las medidas deberán pagar RD$1,000; los motociclistas RD$2,000; una persona que se desplace en un vehículo RD$5,000 y una persona sorprendida en un centro o espacio de diversión RD$2,000.

Un bar, restaurante o un centro o espacio de diversión, así como una fiesta privada que viole las medidas implicará una sanción de RD$100,000.

El propietario o responsable de un autobús que transporte personas será sancionado con RD$50,000; el de un vehículo de carga RD$30,000 y el de una gallera RD$100,000.

Te puede interesar:   Díaz Santana pide defender derechos de los trabajadores

Cuando el cúmulo de faltas exceda los RD$100,000, “en ningún caso el monto no precisado podrá ser inferior a RD$100,000”.

Desde que se estableció el toque de queda, a la Procuraduría General de la República ha ingresado un monto de RD$92,655,290 por sanciones impuestas a personas y negocios que violentan las disposiciones sanitarias.

De esos RD$92.7 millones, un total de RD$6.4 millones ingresaron en abril; RD$13.6 millones en mayo; RD$8.4 millones en junio; RD$1.9 millones en julio; RD$6.9 millones en agosto; RD$8.8 millones en septiembre; RD$11.8 millones en octubre; RD$13.5 millones en noviembre y RD$21.3 millones en diciembre.

La Procuraduría General de la República recordó que mantiene su respaldo permanente a las medidas dispuestas por las autoridades sanitarias para enfrentar la pandemia de la COVID-19.

Recordó que seguirá cobrando las sanciones, pero, sobre todo, espera que los ciudadanos acaten los protocolos dispuestos para que República Dominicana pueda gestionar la pandemia, evitar muertes y disminuir las pérdidas económicas en medio de la situación sanitaria.

Te puede interesar:   Inicio legislatura se perfila prolífico para convertir en ley proyectos llevan años de gaveta en gaveta

En su último boletín sobre el coronavirus, el Ministerio de Salud Pública reporta 1,179 contagios en 24 horas, para un acumulado de 183,888 casos registrados en todo el país. El número de defunciones se sitúa en 2,47 personas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba