Panorama

Muerte de Pemberton apaga la estrella más luminosa de la narración hípica dominicana

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: La información sobre el deceso de la gloria de la narración hípica, Simón Alfonso Pemberton, a la edad de 85 años, la ofreció la mañana de este lunes su amigo inseparable Luis Mena García, quien fuera también uno de sus biógrafos.

Pemberton era nativo de la oriental provincia de La Romana, de donde salió muy joven a la capital dominicana, ciudad que le permitió desarrollarse como narrador radial de las carreras de caballo en el otrora emblemático Hipódromo Perla Antillana.

En su libro El monstruo dormido, el cronista hípico Mena García refiere que según Simón, también conocido como El Mago, su primera narración en el hipismo se produjo el 23 de febrero de 1963.

“Con su estilo inconfundible marcó una nueva etapa en vida hípica cotidiana que escuchaban a través de la radio los pormenores de las carteleras efectuadas en el Hipódromo Perla Antillana, que hizo que el hipismo penetrara en los distintos estratos sociales del país”, dice el autor.

Mena García destaca que “Pemberton enarboló con sobrenombres a los caballos con más estelaridad, y describía, durante el curso de cada carrera, epítetos y frases espontáneas que en los oídos quedaban grabadas instantáneamente en el espectador de caballos”.

“A correr fanáticos”, “en la curvita de la Paraguay”, “gracias tocayo”, “elegantemente vestido”, “con su tilín tilán”, “no tengo ganadores”, “ayúdame tocayo que no puedo más” fuero frases que contribuyeron con su voz a construir su identidad, fortaleciendo este deporte para toda la vida”, refiere Mena García.

“Otro de los aspectos, dándole resonancia más singular era los sobrenombres que distinguían a los mejores caballos de ese entonces, denominando sobre ellos lo siguiente: La rompe récord (Anamuya), El Licenciado (Felo Flores), La Pinta (Mazel Top), El Campeoncito (Guillermo H), entre otros”, añade.

Te puede interesar:   Últimos presidentes han violado por mucho el límite de generales establecen leyes orgánicas FF.AA y PN

Concluye en que además de catalogar la calidad de los jinetes, otorgándole títulos de acuerdo a sus actuaciones en la pista, El Mago Simón enviaba saludo a los fanáticos más asiduos al hipódromo, entre los que se destacaba a “La Familia Santanita”.

La muerte de El Mago Simón

Pemberton se encontraba internado desde el inicio de este mes de Marzo en la Clínica Corominas de la ciudad de Santiago de los Caballeros, donde residía, aquejado de problemas de salud.

Hace algunos años, un grupo de ciudadanos de La Romana, su ciudad natal contempló la idea de rendirle un homenaje a ese hijo meritorio de la región oriental, pero nunca se materializó.

Su muerte se produjo este lunes 15 de marzo en el hospital Cabral y Báez, de Santiago de los Caballeros, noticia que llenó de pesar a sus admiradores de diversas generaciones.

Somos un medio independiente que asume un compromiso con la libertad de expresión, la transparencia y el acceso a la información de los ciudadanos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba