Salud

Médicos rusos dan un paso más para encontrar la cura del cáncer más mortífero del mundo

Científicos rusos han descubierto sustancias que impiden el crecimiento de los tumores malignos más peligrosos para la vida de los humanos. Este importante descubrimiento puede proporcionar la base de nuevas estrategias para tratar esta enfermedad mortal.

Sputnik

MOSCÚ.- El descubrimiento fue publicado en la revista Bioscience Reports por científicos del Centro de Edición de Precisión y Tecnología Genética para la Biomedicina ubicado en Rusia, que une varios institutos de investigación.

La mayoría de las muertes por cáncer se deben al cáncer de pulmón, para ser precisos, al cáncer pulmonar de células no pequeñas. Los tumores malignos de este tipo son muy agresivos y difíciles de tratar.

Ahora los investigadores han encontrado un grupo de proteínas involucradas en la defensa natural del cuerpo contra este mal. Estudiando estas proteínas con más detalle, los científicos podrán crear nuevas estrategias para tratar el cáncer.

Se trata de las fosfatasas CTDSP1, CTDSP2 y CTDSPL, involucradas en muchos procesos vitales para la célula. Pero recientemente los especialistas rusos han descubierto una nueva función en estas proteínas: contrarrestar el cáncer.

No son las primeras proteínas conocidas que previenen el desarrollo de enfermedades cancerígenas, pero cada uno de estos descubrimientos es importante porque podría ser la salvación de numerosos pacientes.

Te puede interesar:   VIDEO: Descubren la "estrategia fundamental de supervivencia" del cáncer que lo hace resistente al tratamiento

Los investigadores rusos han descubierto que la fosfatasa retarda el crecimiento del adenocarcinoma de pulmón —un tipo de tumor maligno que se forma con el cáncer de pulmón de células no pequeñas— y causa el envejecimiento de las células cancerosas.

Los especialistas creen que su función es ayudar a nuestro otro defensor natural, la proteína Rb. La fosfatasa promueve la producción de formas activas de esta proteína que pueden resistir a los tumores.

Además, los científicos han descubierto que la falta de estas fosfatasas puede contribuir al cáncer. El experimento mostró que la activación del conocido grupo de oncógenos miR-183-96-182 conduce a una reducción del número de estas enzimas salvadoras. Por lo cual, sería lógico asumir que está es la razón por la que la actividad de estos genes malignos está relacionada precisamente con la reducción de las enzimas asesinas del cáncer.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba