La Familia PresidencialPanorama

Maxy Montilla, un “avivato” que aprovechó “al maxymo” su parentesco familiar con la pasada pareja presidencial

Por Juan Acosta R.

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: Quiérase o no, lo cierto es que Maxy Montilla Sierra, en su accionar empresarial es “muy hábil”, tanto, que se considera lo más parecido al personaje “Avivato”, creado por el dibujante y humorista argentino Lino Palacio (1903-1984).

Pero a él le gusta más que le llamen “el Fantasma” o “el Gigante Asiático”, apodos con los que sus socios lo identifican cuando lo citaban como líder y casi único proveedor de las empresas del sector eléctrico estatal, pero que con la salida del poder de su cuñado Danilo Medina, sus días de gloria han cesado.

Como era de esperarse, el esplendor, materializado en la “admiración”, envidia y temor, le ha llevado a ser uno de los encartados en el alegado desfalco por millones de dólares, a las empresas de electricidad.

Pero Maxy no es presa fácil y cuando otros se mantienen en perfil bajo, el reclama a la empresa Edenorte que le salde la deuda de 4.5 millones de dólares, por el suministro de equipos y servicio pactado, pese a no obtener ningún beneficio con esa empresa.

Una acusación del Ministerio Público sostiene que Montilla y otros imputados se valían de supuestas “licitaciones amañadas”, las que no eran consideradas tales, debido a su familiaridad de primer orden con la ex primera dama Cándida Montilla Sierra.

Su alegato se basó durante los dos mandatos de su cuñado Danilo en que tenía “32 años de trabajo” en el sector eléctrico, en el que siempre ha sido un empresario exitoso.

Te puede interesar:   Ministro de Interior reclama justicia actuar con mano dura contra el crimen organizado

Aseguró que hasta el 2012 (año del inicio de gestión del pasado presidente), sus empresas habían computado ingresos por venta cercanos a RD$2,000 millones, con un catálogo de 25 productos “de primera”.

Montilla, el Fantasma o Gigante Asiático, además pregonaba que desde 2009 inició el proceso de ampliación de su catálogo de artículos básicos en el negocio, luego de lograr la representación exclusiva de transformadores procedentes de China continental.

Tan “bien aceptados” fueron los nuevos productos, especialmente sus clientes gubernamentales, que “siguió sacrificando” sus ganancias, contratando un gerente comercial chino que le suplía de todas las fábricas, aumentando su catálogo hasta llegar a los 100 productos.

Su sacrificio económico, dijo, lo asumió “para tapar las deficiencias que tiene ese sector”, resaltando el caso de la Empresa Distribuidora de Electricidad del Este (EDEESTE), se registran pérdidas en un 52 %.

Su aporte a esa empresa se debía, entre otras razones, al hecho de que Edeeste era administrada por Luis Ernesto de León Núñez, esposo de Carmen Magalys Medina, es decir, cuñada de su hermana Candy Montilla, o sea, que todo quedaba entrelazado por el “!cuñaísmo”.

No es así

Avivato, el Fantasma o el Gigante Oriental, rechazó de manera enérgica que su capacidad para ganar licitaciones haya sido por su relación con el expresidente Medina, sino debido a la amplia gama de sus garantizados productos.

“Eso es lo que hace que yo tenga mayor participación en las licitaciones, con los rubros, (por lo que nada) tuvo que ver con Danilo Medina ni con tráfico…”

Te puede interesar:   Presidente JCE llama al pueblo a votar temprano y a los partidos aceptar el resultado de las elecciones

Sin sonrojo, Maxy afirmó que si había algo que nunca usó “fue eso y eso se va a demostrar en su momento”, significando que no tenía ningún tipo de privilegios, porque le pagaban las facturas, luego de los 60 días, y que su promedio de cobro era entre 300 y 335 días.

Cual libreto cinematográfico, su abogado, Edward Veras, aseguro que intereses comerciales de competidores estaban detrás de las acusaciones de supuestos actos de corrupción en las empresas estatales de distribuidoras de electricidad.

Aseguró que hay una campaña para “linchar moralmente” a Montilla, que la auspiciaría Andrés Astacio, presidente del Consejo Unificado de las Edes, trama que dijo evidenciará en los tribunales la defensa de Montilla.

Según el expediente acusatorio del Ministerio Público, Maxy habría obtenido contratos con el sector eléctrico gubernamental, por un monto de RD$13 mil millones.

Hasta ahora hay 14 sometidos y 25 empresas por operar una presunta estructura mafiosa en las distribuidoras eléctricas.

El entramado

El voluminoso expediente presentado por la Procuraduría General Adjunta de la Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA) explica que “las contrataciones ilícitas no eran realizadas (por las empresas de Maxy) solo con las edes, sino también ejecutadas directamente con la CDEEE, a través de licitaciones manejadas a favor de los hoy querellados”,

Agrega que en algunas ocasiones, dichas contrataciones eran realizadas con financiamiento de organismos internacionales, mientras en otras, los proyectos eran cubiertos con fondos del Estado dominicano.

Te puede interesar:   Ven autoridades haitianas violan acuerdos con dominicanos sin temor a consecuencias

Sostiene que en las tres distribuidoras, los querellados organizaban, participaban, realizaban y adjudicaban procesos por proveedor único y compras directas bajo el engaño realizado por parte del señor Maxy Gerardo Montilla Sierra.

Indica por igual que Maxy, “en connivencia con los principales ejecutivos de las empresas distribuidoras, Luis de León Núñez, Rubén Montés Domínguez, Radhamés del Carmen Maríñez y Julio César Correa, alteraban documentos técnicos y manipulaban el sentido de los mismos para alegar que su empresa, la sociedad Transformadores Salomón Dominicana SAS, tenía la representación exclusiva de la empresa Aclara Technologies, LLC.

Esta última es la multinacional que ostenta la patente de la tecnología Twacs, utilizada por el sistema de medición implementado por las empresas distribuidoras, “con el propósito de justificar, de manera dolosa, el uso de estas modalidades de compras y contrataciones”.

Resalta que se trataba de una presunta maniobra fraudulenta “sumamente exitosa para el querellado Maxy Montilla y los ejecutivos de las distribuidoras, ya que, a través de estas, lograron adjudicarse compras millonarias, sobrevaluadas”.

A modo de ejemplo, el órgano acusador precisa que a pesar de la adjudicación haber sido realizada en pesos dominicanos, el contrato era firmado en dólares estadounidenses.

Indica que en el proceso EDESUR-LPN-2014-019, la adjudicación fue por RD$436,465,805.85, mientras que el contrato se firmó por US$8,731,532.24, “el cual sufrió dos aumentos por US$2,126,277.31 (enmienda) y US$1,305,614.38 (supuesto reconocimiento de deuda), hasta alcanzar la suma de US$12,163,423.93”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba