Perspectiva

Los dos rostros de Duarte

Por Frank Núñez

Colaboración/elCorreo.do

PERSPECTIVA: Durante más de cien años los dominicanos han debido ver ilustradas las biografías del Padre de la Patria Juan Pablo Duarte con las imágenes de dos rostros diferentes, lo que podría provocar una ambigüedad en la imaginación que deben forjarse los ciudadanos sobre el perfil del más enaltecido de sus patricios.

Por un lado se ha promovido el rostro del Duarte enjuto y alargado, vestido con frac y corbatín, luciendo la leontina de reloj y un bastón señorial que habla de su endeblez física mientras rondaba los sesenta años. Es la fotografía que se atribuye al fotógrafo venezolano Próspero Rey, quien se la habría tomado al fundador de La Trinitaria en su estudio de Caracas en 1873, tres años antes de su muerte.

La fotografía de Rey permaneció durante décadas en el centro del billete de Un Peso Oro de la moneda nacional en papel, hasta el punto de que el pueblo llegó a identificar la denominación con el apellido del patriota.

El otro rostro popularizado del hijo de Juan José Duarte y Manuela Díez fue el dibujado por el pintor y fotógrafo dominicano Abelardo Rodríguez Urdaneta entre finales del siglo XIX y principio del XX, que ha llegado a tener incluso más presencia que el de Rey, pese a que este mantiene el prestigio de ser el único auténtico entre los estudiosos de la historia. En este se observa una cara ancha y mofletuda de un hombre juvenil, de ojos grandes y azules,  bajo melena copiosa y rubia.

Llama la atención que pese a que es vox populi que entre los dos rostros divulgados del Padre de la Patria hay uno original y otro supuesto, entre los sectores que se presentan como fervorosos duartianos no haya surgido un movimiento tendente a resaltar su verdadera imagen en las nuevas generaciones, muy especialmente entre los estudiantes de todos los niveles.

Te puede interesar:   Luis quiere aprender la lección

Se entiende que si hay una forma honesta y sincera de honrar la memoria de Duarte por los servicios que prestó a la creación de la República Dominicana junto a otros patriotas como Francisco del Rosario Sánchez y Matías Ramón Mella, es recordarlo tal como fue y no con una imagen falsa, aunque nos parezca más elegante y varonil, como la de Rodríguez Urdaneta.

Ylonka Nancidit: “Duarte es Abelardo”

Sobre la imagen más popularizada de Duarte, la de Rodríguez Urdaneta, la investigadora Ylonka Nancidit Perdomo acaba de publicar un artículo titulado “Duarte es Abelardo”, en el que el artista plástico dominicano cinceló el retrato en 1913, cien años después del nacimiento del Padre de la Patria. Por lo que narra se trata más bien de un autorretrato. “Para lograrlo el artista se colocó frente a un espejo y fue moldeando algunos rasgos (los de él), hasta llegar al retrato del Patricio.

Nancidit Perdomo refiere que el primer óleo realizado por Rodríguez Urdaneta en el cual dejó plasmada la “vera efigie” del Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte (1813-1876) lo realizó en 1890. Luego, en 1913, por encargo del Ministerio de Relaciones Exteriores, ejecutó un busto de Duarte –el cual es llamado “el duarte abelardino” por Belkis Adrover Cibrán- que moldeó originalmente en escayola y posteriormente esculpió en mármol. Es el busto que se encuentra, como un obsequio oficial del Gobierno dominicano, en la Galería de Próceres del Palacio de la Unión Panamericana en Washington.

La investigadora describe que para moldear el busto de Duarte y otras alegorías del mismo, “Abelardo se colocó  frente a un espejo y fue cincelando algunos de sus rasgos (los de él), hasta llegar al retrato del Patricio, por lo cual podemos observar y afirmar que Duarte es Abelardo”.

Te puede interesar:   La publicidad estatal no es un regalo

Argumenta que el rostro de Duarte “coincide –si nos detenemos a contemplarlo-, con las mismas facciones de Abelardo, se trata de un autorretrato, son los mismos detalles de proporción, los mismos bigotes, frente, pómulos, proporciones y líneas generales de expresión, lo cual nos revela su composición cuadrilateral”.

La poeta y escritora dice que psicológicamente el rostro de Duarte pintado por Rodríguez Urdaneta luce “sin tensión, de actitud tranquila, ejecutado teniendo como eje  central la mirada, la cual transmite una sensación de fuerza y vigor, encarnando una composición que no pierde unidad y en la que se advierte el ideal de lo puro”

La verdad histórica

La única fotografía  conocida de Juan Pablo Duarte y Díez, Padre de la Patria dominicana, fue  hecha por el fotógrafo venezolano Próspero Rey en 1873, tres años antes de su muerte, conservada por sus hermanas Rosa y Francisca, reflejando la misma los últimos años del Patricio, fallecido en el exilio el 15 de julio de 1876, a los 63 años de edad.

Los documentos auténticos señalan que luego del fallecimiento del Padre de la Patria, el Ayuntamiento de Santo Domingo, solicitó una copia de la fotografía a los familiares de Duarte, en la capital de Venezuela, y estos la enviaron a bordo del Bergantín Leonor, llegando a puerto dominicano en febrero de 1883, “según comunicación del primo hermano de Duarte, Juan Pablo Díez. De inmediato se procede a colocar la foto del Padre de la Patria en el Palacio Consistorial de Santo Domingo, Sede del Ayuntamiento de la Ciudad Primada de América”.

También se conoce la versión de que “la foto original del Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte y Diez, quedó en manos de las hermanas de Duarte, Rosa y Francisca, en Venezuela, y que años después la donaron al destacado historiador dominicano José Gabriel García, en ocasión del viaje que este hiciera a esta nación”.

Te puede interesar:   Banco de Reservas: pensión y la verdad

Por Decreto Núm. 2215 del 27 de abril de 1972, el Poder Ejecutivo dispuso que el archivo histórico del Historiador Nacional José Gabriel García, pase a formar parte de los fondos del Archivo General de la Nación. Sin embargo, este decreto no se cumplió sino hasta finales del año 1974 cuando finalmente fueron depositados los documentos en el AGN.

“Aunque considerada por muchos una imagen que refleja el dolor del exilio, sacrificio, penurias y vicisitudes del Padre de la Patria, son los últimos años de vida que transmite dicha foto. Desde entonces se han realizado múltiples expresiones de pintores y escultores, por transmitir una iconografía de un Duarte más vital, aunque no apoyadas en la realidad”, destaca una reseña biográfica.

Además de Rodríguez Urdaneta se mencionan artistas como Alejandro Bonilla y el escultor catalán Pedro Carbonell como creadores de imágenes de Juan Pablo Duarte.

Se ha creado el consenso de que la imagen de Juan Pablo Duarte y Díez  del fotógrafo venezolano Próspero Rey, que forma parte del Fondo José Gabriel García, en el resguardo del Archivo General de la Nación es la auténtica.

“A pesar de algunos comentarios y debates encontrados, es una imagen fotográfica que refleja la firmeza del hombre que lo entregó todo por la consecución de la República Dominicana, Libre y Soberana”, dice una reseña histórica, en la que se resalta el interés por el reconocimiento del verdadero rostro del Padre de la Patria, cuyo día se conmemora este martes 26 de enero.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba