Salud

La receta de Rusia para combatir el coronavirus sin entrar en pánico

Descubre cómo la medicina nacional rusa y una reacción rápida contra la propagación de la pandemia han logrado combatir el coronavirus y el pánico que se ha apoderado de otros países desarrollados.

SPUTNIK

MOSCÚ.- En contraste con otros países, en Rusia no hay ni toque de queda, ni confinamiento. Están operando restaurantes, teatros, cines, centros comerciales, clubes nocturnos, gimnasios, etc. Las escuelas y las universidades están volviendo a las clases presenciales, mientras que los hospitales regresan a su funcionamiento pre-COVID. Los rusos no están obligados a llevar la mascarilla en la calle. A finales de enero, la oficina nacional de protección al consumidor, Rospotrebnadzor, hasta recomendó no hacerlo.

¿De dónde viene todo esto?

Incluso antes de la declaración oficial de la pandemia por la OMS, la sanidad de Rusia tomó las medidas necesarias. Por ejemplo, cerrando la frontera terrestre con China en enero de 2020. Gracias a esta y otras medidas logró posponer dos meses la aparición de los primeros casos de COVID-19.

Luego, empezó a aumentar exponencialmente la producción de mascarillas en Rusia y sus compras simultáneas en China. Esto ayudó a evitar escándalos con suministros que sacudieron muchos otros países, como, por ejemplo, España.

Te puede interesar:   La mitad de pacientes graves con coronavirus mejoró después de usar medicamento experimental

El estricto control sanitario con sus protocolos específicos logró proporcionar a los médicos rusos todo lo que necesitaban, desde medicamentos hasta equipos de protección personal, antisépticos y trajes de protección.

“Empezamos desde cero, pero rápidamente se desarrolló un sistema de diagnóstico, y no se trata solo de sistemas de pruebas PCR, sino también de pruebas que permitían identificar a los pacientes asintomáticos”, explicó Alexandr Gorelov, director adjunto del Instituto Central de Investigación Epidemiológica de Rospotrebnadzor, a tiempo de destacar que Rusia no ha necesitado componentes importados para crear la vacuna contra el coronavirus.

A su vez, Anatoly Kurmanov que administra un proyecto del Ministerio de Desarrollo Digital de Rusia ha relatado al periódico Vzglyad que la socialización de la información sobre el coronavirus a través de una plataforma digital ha desempeñado un rol no menos importante para que los rusos tomen previsiones sanitarias y se eviten contagios masivos.

Pero el hecho de que los rusos no hayan sucumbido al pánico masivo es también un gran mérito no solo de las autoridades, sino también de los propios epidemiólogos y médicos, opinó el experto Gleb Kuznetsov.

Te puede interesar:   Transmisión por personas asintomáticas, "el talón de Aquiles" en la lucha contra el covid-19

“Podemos ver ahora que una especie de ‘tensión-sangre’ se está desarrollando en Europa”, señaló el experto a tiempo de sugerir que los virólogos europeos hoy en día pareciera que buscan demostrar que la nueva cepa de coronavirus matará a todos y, por lo tanto, las restricciones no se levantarán nunca.
Las ventajas de Rusia sobre el coronavirus

Según Kuznetsov, son cinco las ventajas principales que posee Rusia para luchar contra la pandemia:

1 Los virólogos rusos no son susceptibles al “pánico por las cepas”.

2 El desarrollo simultáneo de varias vacunas basadas en un desarrollo tradicional de vectores y conocidas por la humanidad.

3 El nivel de discusión científica sin precedentes entre los médicos y científicos del mundo, la discusión desde un gran número de enfoques sobre el virus.

“La escuela de medicina rusa ha demostrado que está viva”, señaló Kuznetsov.

4 La capacidad de la biofarmacéutica rusa que ha permitido la producción de vacunas a partir de materiales y componentes propios.

Te puede interesar:   El Avifavir, el fármaco ruso contra el covid-19, llega a las clínicas del país

5 “No tenemos escasez de vacunas como en Europa”, añadió.

La construcción rápida de infraestructura medicinal para la lucha contra el COVID-19. Se han construido nuevos hospitales, han aparecido secciones especializadas en coronavirus en los hospitales antiguos y se ha capacitado a especialistas médicos.

Kuznetsov considera que el trabajo diario duro y heroico de los médicos y científicos rusos es, quizás, la razón más importante por la que Rusia ha superado esta situación mejor que muchos otros países desarrollados. Por eso, los países europeos, según el experto, ya no esperan hacer frente a la pandemia con las vacunas occidentales de Pfizer y Moderna, y están optando por la vacuna rusa.

“A toda prisa, Europa está desplegando sus mecanismos de propaganda para decir: los rusos tienen una buena vacuna después de todo. Son buenos, probémosla también”, concluyó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba