Salud

La masa muscular puede ayudar a mantener un sistema inmunológico fuerte

El músculo esquelético regula los procesos inmunológicos y la respuesta inflamatoria

OLGA SELMA

Foto: Bigstock

65YMAS.COM

MADRID.- Casi todos los órganos del cuerpo humano se ven afectados por los efectos perjudiciales del envejecimiento y el músculo esquelético no es una excepción, ya que la masa muscular y su función disminuyen con la edad.

La fuerza muscular se considera el parámetro principal que define la sarcopenia, una enfermedad progresiva y generalizada del músculo esquelético, caracterizada por una disminución de la fuerza, de la masa muscular y finalmente del rendimiento físico, que afecta al 10% de las personas de edad avanzada.

Recientes investigaciones han demostrado que el músculo esquelético regula los procesos inmunológicos y la respuesta inflamatoria. El músculo se reconoce, así, como un órgano con propiedades inmunoreguladoras que puede actuar como un integrador central entre la sarcopenia y la respuesta inmunitaria.

Sarcopenia y caquexia

La pérdida de masa muscular y la grasa acumulada pueden conducir lentamente a una enfermedad crónica grave y debilitar el sistema inmunológico tal y como señala un estudio del Centro Alemán de Investigación del Cáncer, en Heidelberg, publicado en la revista Science Advances, que se realizó en ratones y reveló una relación entre la pérdida de masa muscular y el agotamiento de las células T, que tiene implicaciones para la fortaleza del sistema inmunológico.

Te puede interesar:   Bill Gates propone "un sistema de alerta global" y un "escuadrón de bomberos pandémico" para futuras enfermedades

Además, se han identificado varios resultados adversos de la sarcopenia. Estos incluyen un mayor riesgo de caídas que provoquen fracturas, discapacidad y deterioro funcional, disfagia, menor calidad de vida y mortalidad por todas las causas Dada la alta incidencia de sarcopenia y el mayor riesgo de infecciones en pacientes de edad avanzada, las implicaciones son profundas.

Además de en la sarcopenia, la pérdida de masa muscular interviene en la caquexia. Según el Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos la caquexia que suele acompañar a enfermedades crónicas graves como el cáncer, se caracteriza por el desgaste de los músculos y la grasa del cuerpo. La caquexia ocurre en muchos cánceres, generalmente en las etapas avanzadas de la enfermedad y se observa con mayor frecuencia en un subconjunto de cánceres, liderado por cáncer de páncreas y gástrico, pero también de pulmón, esófago, colorrectal y de cabeza y cuello y es responsable de la muerte de un número significativo de pacientes con cáncer.

Te puede interesar:   Vacunación del Covid desigual: el 75% de las dosis se han administrado en sólo 10 países

Mantener una musculatura fuerte y sana depende en parte de la alimentación y una rutina de ejercicios en la que trabajemos la fuerza y la resistencia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba