Finanzas

La habilidad empresarial de los hermanos Fanjul

Redacción/ElCorreo.do

SANTO DOMINGO: Los Fanjul son descendientes de españoles que emigraron a Cuba a finales del siglo XIX. Sus progenitores hicieron fortuna con la caña de azúcar hasta convertirse en una de las familias más pudientes de la isla en la etapa pre-castrista.

Actualmente son cuatro hermanos: Alfonso, Pepe, Alexander y Andrés Fanjul. De niños compartían fiestas en su rancho de La Habana con personalidades tan relevantes como los duques de Windsor, tal vez por eso nunca han tenido cerrado el acceso a Europa. Pero todo cambió en 1959, con la revolución.

Un detallado reportaje publicado el pasado 11 del mes en curso por el periódico español La Información, ofrece importantes datos “para comprender su poder” conociendo primero la historia de sus padres: Alfonso Fanjul (1909-1980) y Lilian Rosa Gómez-Mena (1918-1992).

Alfonso Jr. procedía de una saga propietaria de la Compañía Czarnikow-Rionda en Nueva York y de la Compañía de Comercio Cubana en Cuba.

Su mujer, era una Gómez-Mena, dueños del negocio azucarero en Cuba e hija de Alfonso Gómez-Mena, un inmigrante del siglo XIX de la pequeña localidad burgalesa de Cadagua, en el Valle del Mena, donde hoy se erige una imponente casa de indiano de esta familia.

Te puede interesar:   La deuda pública en España se dispara a un nivel récord por la pandemia

Los Fanjul Gómez-Mena abandonaron Cuba con la revolución y se instalaron en el condado de Palm Beach, en Florida, donde la historia de esta familia se puede consultar en cualquier biblioteca pública.

Instalados en Miami, continuaron dedicándose a la caña de azúcar, con explotaciones en Florida y en la República Dominicana.

No sólo no les fue mal, sino que desde hace décadas la empresa creada por aquel emigrante burgalés, hoy llamada Florida Crystals, sirve dos de cada tres cucharadas de azúcar que se consumen en Estados Unidos. O al menos eso dice el New York Times.

Hoy los Fanjul manejan la política con habilidad: mientras Pepe, el amigo de don Juan Carlos, es de tendencia republicana y sigue fiel al exilio cubano contrario a cualquier acercamiento al régimen de los Castro, Alfredo, el mayor de los hermanos, apoyó en su día la decisión de Barack Obama de reanudar las relaciones diplomáticas con el Gobierno de la isla.

Te puede interesar:   Aeroméxico niega la quiebra pero sus acciones se desploman

La fortuna de los Fanjul en Estados Unidos comenzó con la compra de 4.000 acres en Pahokee, una ciudad del mencionado condado de Palm Beach. En 1961 comenzaron la producción de azúcar como Osceola Farms Company.

Sus inversiones en RD

Los Fanjul echaban de menos el cálido Caribe e invirtieron en inmobiliario en la República Dominicana.

Allí hoy adueñan la elitista zona de Casa de Campo, una especie de Sotogrande con vecinos como Carlos Slim. A 50 minutos del Aeropuerto Internacional de Santo Domingo y del Aeropuerto Internacional de Punta Cana, se encuentra la mansión donde se escapa a menudo Don Juan Carlos. El lujoso complejo VIP abarca unas 2.833 hectáreas y cuenta con una docena de piscinas, campos de golf, una pista de polo y diez restaurantes.

También tienen numerosas propiedades en La Romana (127.623 habitantes en 2010), que es una de las ciudades más poderosas del Caribe, ya que es la base para visitar numerosos resorts de la República Dominicana.

Te puede interesar:   ¿Cómo afectó al mercado de valores estadounidense la vacuna Sputnik V anunciada por Putin?

Más de una vez el monarca ha acudido a cenas con Pepe Fanjul y otros ilustres comensales también de origen europeo, como Lord Charles Spencer-Churchill y Lady Sarah, el vizconde Astor, William Astor y Lady Annabel, la princesa Arianna Hohenlohe y su marido el millonario financiero Dixon Boardman habituales del Marbella Club.

Lo cierto es que está cada vez más claro que, a pesar de la retirada de la vida institucional del rey Juan Carlos I, mantiene su agenda social.

El monarca -achaques aparte- está activo y le gusta rodearse de sus amigos. Hay que recordar que este verano se irá a Finlandia a navegar con El Bribón y su amigo Pedro Campos, presidente del Real Club Náutico de Xanxenxo.

Y es que ya sea en Galicia, Palma, Londres o la República Dominicana con Fanjul, el Rey emérito no ha dado portazo a una agenda privada, en la que todos se siguen queriendo colarse.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba