Perspectiva

La fuerza de Leonel

SONDEO/ Por Luis Encarnación P.

Colaboración/elCorreo.do

PERSPECTIVA: Solo una miopía marcada por claros intereses y pasiones políticas ha impedido a distintos actores partidarios y mediáticos ver-y reconocer-el tamaño, el crecimiento constante y el posicionamiento real de la Fuerza del Pueblo que lidera el expresidente Leonel Fernández.

Como no hay peor ciego que el que no quiere ver, muchos voceros o defensores del equipo recién desplazado del poder ignoran todavía que, en el pasado proceso electoral—por razones estratégicas, de circunstancias y de una ley que había sido acomodada por quienes gobernaban—Fernández tenía representantes enquistados en la mayoría de las organizaciones participantes, comenzando por el PLD que buscaba derrotar y por el PRM que se coronó con el triunfo.

Ese “alzheimer político” llevó a muchos a olvidar la famosa tesis, muy real, del “aguacate” en las pasadas elecciones, basada en que un sinnúmero de candidatos que iban por el PLD y ya no podían matricularse en la Fuerza del Pueblo porque perdían la nominación, en el fondo y en verdad era gente de Leonel, quien les instruyó a quedarse ahí.

Te puede interesar:   Pedernales: Destino Turístico Inteligente

Fueron los casos de Abel Martínez, en Santiago; de Vargas, en Moca; de Dionis Sánchez, en Pedernales, y de Félix, en San Juan, en otros, donde la Fuerza no presentó candidaturas, para no hacerles competencia a los nominados por el PLD y votar por ellos, aunque se sabía que los votos no se contarían al nuevo partido.

Eso dio pie para escarceos y subestimaciones conocidos, como lo que se dio en el Senado con lo de “segunda mayoría”, ya resuelto, y ahora con lo de “minoritario” que dice la JCE, que de seguro irá al TSE y a otros tribunales, por chocar con el criterio de “favorabilidad”, la Constitución y la Ley 33-18, art. 61 sobre la distribución de recursos a los partidos.

La Fuerza del Pueblo objeta la discrecionalidad de sumar los tres niveles de elección y sacar un promedio, que da menos del 5%, pese a que la organización, sin alianza, en las presidenciales, que fue la última elección, sacó un 5.69% de los votos emitidos. A la salida de la JCE, que pudiera afectar la confianza ganada, se le puede dar varias lecturas: desde que al titular Román Jáquez se le quiso ubicar maliciosamente de un lado, y con esto queda libre de sospecha y con manos sueltas, hasta el que con los recursos que le tumban, buscan “frenar” el avance que proyecta Leonel (¿).

Te puede interesar:   Twitter, Trump y la censura

Este, mientras tanto, vuelve a plantear un pacto social para encarar el COVID-19, y que el país juegue un rol protagónico y se apele a la comunidad internacional; se cree un fondo común, porque no hay solución local, con recortes o retazos, para un problema que es global. encar-medios@hotmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba