Perspectiva

La Fiscalía y el caso de Yuniol Ramírez

Del editor/ElCorreo.do

SANTO DOMINGO: En su misión de informar y de contribuir a un espacio público de  transparencia pública, el diario digital ElCorreo.do publicó este miércoles una información que cuestionaba que la Fiscalía del Distrito Nacional no objetó la puesta en libertad del dirigente peledeísta Manuel Rivas, implicado en el asesinato del profesor universitario Yuniol Ramírez.

Esa información generó una reacción de la representante del Ministerio Público en el Distrito Nacional, Rosalba Ramos, cuya dependencia publicó varios mensajes en la red social Twitter atribuyendo a ElCorreo.do hacer “circular” “informaciones malitencionadas” que “insinúan” que en la audiencia de revisión de la medida de coerción contra el acusado el fiscal no se haya opuesto a la variación de la medida.

La reacción de la Fiscalía del Distrito Nacional es desproporcionada e inadecuada para un órgano público que está en el deber de informar y aclarar cualquier información errónea, no de acusar o presumir intenciones ocultas. Por demás, este medio no “puso a circular” sino que publicó una información siguiendo todo el rigor que el buen periodismo estipula.

Te puede interesar:   Muerte sin dignidad en la pandemia

La Fiscalía sabe que el expediente del asesinado Yuniol Ramírez es un caso controversial por las implicaciones institucionales que tiene y por la grave amenaza a la libertad de expresión que representa.

Ante el conocimiento de la noticia de la puesta en libertad por el Cuarto Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional, ElCorreo.do quiso averiguar los detalles de la sentencia y cuál fue el pedimento del Ministerio Público, tarea que se tornó imposible por el hermetismo que rodeaba los despachos de la juez y el Ministerio Público.

Nuestros enviados no obtuvieron respuesta a la pregunta de ¿cuál fue el dictamen del Ministerio Público? En adición al mutismo que reinaba en los corrillos judiciales, la sentencia íntegra no estaba disponible para el público.

Un periódico o un periodista pueden incurrir en una publicación errónea. Eso no compromete su responsabilidad ni le hace objeto de acusaciones como las vertidas por la Fiscalía del Distrito Nacional.

Un periódico o un periodista lo que sí deben es cumplir con el “test” de una debida diligencia profesional para confirmar los datos que publicará. En el caso de nuestro diario, ese presupuesto se cumplió y sólo se obtuvo el silencio.

Te puede interesar:   Paren al diputado Pedro Botello

La afirmación de la Fiscalía, viniendo de un órgano represivo, es desafortunada y no contribuye con el mandato constitucional del artículo 49 de la Carta Sustantiva de reconocer un ámbito concreto de libre expresión a los medios de comunicación.

Sin embargo, ElCorreo.do desea expresar que la actitud del fiscal que actuó en el controvertido caso, Wagner Cubilete, ha sido distinto a la de la institución para la que labora, pues se empeñó en edificar a este diario sobre su actuación en el caso sin proferir presunciones infundadas, razón por la cual ayer se publicó una nota de rectificación.

La Fiscalía del Distrito Nacional debe saber que la libertad de expresión es un derecho, no un regalo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba