Perspectiva

La escuela fue y será el lugar más seguro en una sociedad

Por Gustavo Zorzoli

Artículo invitado

BUENOS AIRES: Como algunos lectores de LA NACION saben, quien escribe estas líneas sostiene desde hace meses la necesidad imperiosa de la reapertura de las escuelas. En el momento en que en el hemisferio norte comenzaban a abrirlas, en cientos de ciudades de la Argentina no había circulación comunitaria del virus y la cantidad de contagios -salvo en el AMBA y un puñado de lugares más- no era significativa. Aun así, las escuelas permanecieron cerradas.

Muchas naciones apostaron por volver a la normalidad escolar y constituyeron fuente de conocimiento empírico acerca de cómo crecían o no los contagios en las instituciones educativas de diferentes niveles. Con esa casuística, y a partir de varias investigaciones a cargo de instituciones de salud pública, autónomas respecto de los gobiernos correspondientes, se produjo una decisión de política educativa en la mayoría de los Estados que puede resumirse en una frase: “Lo último que cerraremos son las escuelas y lo primero que abriremos serán las escuelas”.

Te puede interesar:   Los regímenes o estados de excepción en la doctrina, leyes y Constitución dominicana

De La Nación

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba