.Nacionales

La dupla Hipólito-Danilo podría provocarle serias dificultades al presidente Luis Abinader y al PRM

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: La alianza soterrada que mantendrían en el Congreso Nacional los ex presidentes Hipólito Mejía y Danilo Medina representaría una seria amenaza a la cohesión interna del Partido Revolucionario Moderno (PRM) y un desafío a la gobernabilidad congresional, particularmente en la Cámara de Diputados donde el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) cuenta con poder de veto a las disposiciones que requieren mayoría calificada.

Analistas atribuyen a esa “mancuerna”  la supuesta “indiferencia” que muestra el ex presidente Mejía respecto a la rebelión de su vocero político Eddy Olivares, presentando su candidatura a la presidencia de la Junta Central Electoral (JCE), es que ese litoral quiere ampliar su esfera de poder.

No es casual que mientras el jefe del Estado busca consenso para estructurar organismos básicos para que actúen libres de contaminación partidista, la mal disimulada alianza de los ex presidentes Mejía y Danilo Medina, enrostren a Abinader una lista de 114 diputados adherentes a los planes de Olivares.

Estrategas políticos coinciden en que el presidente Abinader debe dedicar tiempo para analizar posibles desafíos con posibilidades de eliminar la mayoría simple que presenta actualmente el PRM en ambas alas congresuales.

Suponen que, si de los 18 senadores que se supone responden a las orientaciones políticas y estratégicas del PRM, siete, ocho o diez estos se unen al plan de los ex mandatarios Medina y Mejía, el bloque oficialista estaría a merced del que representa la Fuerza del Pueblo (FP), con sus ocho integrantes.

Te puede interesar:   JCE aclara nada impide infectados por COVID-19 voten en elecciones del 5 de julio

“Paradójicamente, y por suerte para el país y la actual administración, la FP, en el caso del Senado, puede evitar, junto a los de Abinader, que Hipólito y Danilo estructuren una JCE a sus medidas”, razonan algunos observadores.

Esto significa que cuando se requiera de una mayoría especial para aprobar determinadas leyes, la conformación de organismos, como son los casos del presupuesto de ingresos y gastos gubernamentales o la JCE, por ejemplo, la división que proyecta el accionar de Mejía, lo dificultará.

Y qué decir de lo que ocurre en la Cámara de Diputados, donde el danilismo cuenta con por lo menos el 20% de la matrícula. En esa área, la coyunta de Mejía-Medina serían los que decidirán qué se aprueba o se rechaza.

En este último escenario la situación se proyecta tan difícil para los planes del gobierno central, que bien pueden los “líderes” antes señalados, alternarse la presidencia del hemiciclo y negociar posiciones que favorezcan a sus parciales.

El sin sentido de Olivares     

Los analistas hilvanan la hipótesis de que no es aislada la decisión de Olivares de desafiar lo que se consideraba una línea partidaria, de conformar los órganos autónomos como la JCE, el TSE, TC, TSA y Cámara de Cuentas, “infectados del virus partidista”.

Te puede interesar:   Autorización gobernador de Nueva York tumba alegatos contra elecciones dominicanas del 5 de julio

Algunos consideran como una jugada del portavoz de Mejía, su anuncio de haber solicitado una licencia partidaria y que “siempre he sido independiente”, como si la población estuviera compuesta por ignorantes.

El plan de enfrentar “desde adentro” al Gobierno de Abinader es tan poco disimulado, que la presión para que los senadores designen a Olivares al frente de la JCE, que ya han involucrado otros sectores.

La prensa reporta de manera abundante que también “representantes de más de 150 organizaciones, entidades sociales y cristianas, inscribieron la candidatura de Eddy Olivares”.

Así, en una acción poco convincente, se afirma que “a pesar de que en principio se tenía previsto que el mismo Olivares depositara sus documentos para aspirar a ser miembro de la JCE, después se conoció que lo harían sus representantes”.

Entre las entidades que lo inscribieron se encuentra el movimiento quienes alegaron que su militancia política no le impide presentarse.

“Algunos argumentan la militancia partidaria, pero es un argumento que la ley no lo contempla y Eddy cumple todos los requisitos de Ley”, expresó Pedro Richardson, representante del movimiento ciudadano Poder Municipal.

Te puede interesar:   Montalvo baja el pánico creado por rumores toque de queda 24 horas

Hipólito, el insaciable

Aunque se reconoce la influencia que tiene el ex presidente Mejía en importantes organismos básicos en todo gobierno, éste asegura “si fuera por el mérito de fundador del PRM, tuviera pidiendo mucho más que eso, pero no es mi caso”.

Entre otras instituciones, se citan los ministerios de Defensa, Agricultura, Sin Cartera, el IAD, Plan Social, Bienes Nacionales-CEA, pero parece que su insaciabilidad si es su caso, y Abinader le sigue complaciendo.

Incluso, cuando se le recuerda que ha a su favor el actual gobernante le habría solicitado señalar sus candidatos a los organismos citados, reacciona de manera molesta.

Y para colmo, cuando se le preguntó si la situación (la gran cantidad de funcionarios proclives a él), podría provocar malestar a lo interno del partido, dijo que “eso no era su problema”.

“Eso no es mi problema, puede crear riña o lo que le dé la gana y la gente pensar lo que le dé la gana, ese no es mi problema, lo que yo digo es la verdad, yo no pedí ese cargo ni pedí ningún cargo. Ahora, tenemos méritos para pedir cargos, pero no lo hemos pedido” indicó con arrogancia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba