.

Inicia este lunes recta final hacia elecciones municipales del domingo

Redacción/El Correo

Este lunes comienza la recta final hacia unas elecciones municipales sobre las que algunos cifran expectativas de proyección  de lo que pudiera suceder en  las presidenciales y congresuales de mayo próximo.

Celebradas por últimas vez en 1968 con una modalidad de elegir autoridades para sólo dos años, los comicios municipales volvieron a quedar bajo la sombrilla de las presidenciales hasta 1994, y a partir de 1998 fueron hegemonizadas por las congresuales hasta 2010 cuando todos los tres niveles se juntaron de nuevo en 2016.

En términos administrativos reales, las autoridades municipales tienen más importancia con las legislativas, ya que estas últimas tienen un carácter más formal que real, si se toma en cuenta que los propios territorios que representan los senadores son una mera denominación política.

En ese sentido, los Ayuntamientos administran presupuestos, estructuras administrativas, acciones normativas y otras prerrogativas que equiparan a los alcaldes con el Presidente de la República en la toma de decisiones, aunque guardando las lógicas distancias.

Te puede interesar:   Aunque el presidente Abinader lo negó, privatización de áreas sensibles sigue en la agenda del Gobierno a través de APP

La cuenta regresiva supone envolver a la Junta Central Electoral (JCE) en un laborantismo intenso y a los partidos en un frenesí proselitista que concluirá el próximo jueves, último día permitido para la realización de manifestaciones, y el viernes para cualquier tipo de actividad.

Con la vista en mayo

Aunque se tratan de procesos distintos, las organizaciones políticas que encabezan coaliciones han proyectado la idea de que el resultado del domingo está íntimamente vinculado a las presidenciales y congresuales de mayo, lo cual no necesariamente es así.

Puede darse el caso de que cualquiera de los bloques consiga la mayoría de los territorios en disputa, y no significa que alcance una votación decisiva para ganar en mayo.

Si por ejemplo, un partido gana la mayoría de los distritos municipales y los municipios menos poblado, la cantidad de su votación sería infinitamente menor al de un bloque que ganase el Distrito Nacional y los municipios de población más numerosa.

De ahí que ganar en febrero no tendría que ser, necesariamente, determinante de cara a las presidenciales de mayo, aunque en términos propagandísticos serviría para algo.

Te puede interesar:   Creen incremento casos de COVID-19 no Limitará afluencia de votantes en comicios este domingo

La carrera hacia el crucial proceso de mayo arrancará formalmente el tres de marzo cundo todas las candidaturas a la Presidencia, Senado y Cámara de Diputados deberán estar depositadas en la JCE.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba