.Panorama

¿Incluirán las vacunas que compre el país a población de extranjeros indocumentados?

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: Aunque aparentemente resulte irrelevante, las autoridades dominicanas deben ir pensando la forma de aplicar las vacunas a la población.

No solo decir que primero se tomaran en cuenta al personal sanitario, policías, militares y mayores de 60 años, sino explicar qué pasará con millones de indocumentados procedentes de distintos países y continentes.

Solo haitiano se calculan por encima del millón y medio, los venezolanos ya se aproximan al centenar de miles, también los hay italianos, españoles, franceses…

Aunque el presidente Luis Abinader declaró las emana pasada que la vacunación se aplicará en primer término a los dominicanos, es probable que esa decisión tenga que ser revisada, ya que los extranjeros también están en el territorio corriendo los mismos riesgos de contagio y transmisión que los nacionales.

La idea es que los escasos recursos de que dispone el Estado dominicano sean utilizados para preservar la vida de sus ciudadanos y después, los visitantes que por desidia de las autoridades ya se creen con derechos adquiridos.

Para estos últimos, el gobierno debe con tiempo, si es que no lo ha hecho, exigirle a la comunidad internacional su colaboración para que los extranjeros en territorio dominicano sean inmunizados.

Te puede interesar:   Leonel Fernández pide al Gobierno revertir venta bonos a las AFP; afirma generarán inflación

Proteger a estas personas es básico, porque de nada sirve que una parte poblacional esté protegida mientras otra este expuesta a contaminarse y reproducir el mal a otros.

Es peligroso mantener silencio en este sentido, porque la frontera limítrofe, si bien es vigilada 24/7 por miles de soldados, ante la carencia de recursos que tiene el gobierno haitiano, la estampida a este lado sería indetenible.

Realidad actual

La población dominicana y no dominicana recibió el Año Nuevo confinada en casa, debido a la gran pandemia coronavirus que azota el país desde el primero de marzo del 2020.

Esta situación ha llevado al Gobierno a endurecer las medidas de restricciones, a partir del primero de enero con la finalidad de evitar que aumente el contagio del COVID-19 en el país.

A partir del primero de enero hasta este domingo diez de enero, están clausurados todos los espacios públicos abiertos al aire libre, tales como parques, malecones, gimnasios y los dedicados a prácticas deportivas, solo con la excepción de torneos profesionales sin asistencia de público.

Te puede interesar:   Presidente Medina dispone rijan dos horarios en toque de queda por bloque de provincias para enfrentar coronavirus

Hasta este fin de semana, la actualidad pandémica en el país es la de 180,644 infectados; 2,430 fallecidos y 137,098 recuperados. Mientras, en el mundo ya se registran 90,187,661 casos y un millón 936 mil 825 muertos.

El caso colombiano

Colombia tiene un plan de vacunación en marcha contra el covid-19, pero el presidente de esa nación, Iván Duque, ha dicho bien claro que a los venezolanos con estatus migratorio irregular, no estarán incluidos.

En una entrevista concedida a CNN, el mandatario colombiano explicó que no se trata “de mezquindad hacia los migrantes, sino un problema de capacidad del sistema de salud y de recursos”.

Dijo también que ofrecer la vacuna a todos los migrantes podría desencadenar una ola migratoria de venezolanos que quieren ser vacunados poniendo en riesgo el suministro de vacunas para los propios colombianos.

“Quienes no tengan en este momento la acreditación de ser ciudadanos colombianos, y que no tengan regularizada su situación migratoria, por supuesto que no” serán inmunizados, afirmó el mandatario.

Duque agregó que sin esas condiciones el gobierno estaría “casi haciendo un llamado a la estampida; a que todo el mundo cruce la frontera a pedir que lo vacunen”.

Te puede interesar:   El presupuesto para el montaje de las elecciones en el exterior es una incógnita

RD pagó vacuna

Debe admitirse que en la carrera por las vacunas, América Latina va a la zaga, y que son contados los países que tienen un plan para adquirirlas en la cantidad adecuada.

Mientras, las farmacéuticas presionan la exoneración en caso de daños, y faltan recursos.

En el caso dominicano, el ministro de Salud Púbica, Plutarco Arias, informó el pasado 14 de diciembre que las vacunas contratadas con la farmacéutica inglesa AstraZeneca comenzarán a llegar al país en febrero, pero que las primeras serían aplicadas probablemente en marzo.

También el director del Seguro Nacional de Salud (Senasa), doctor Santiago Hazim, adelantó en octubre que para la aplicación del antídoto ya se tenía montada la logística para garantizar su distribución por el territorio nacional.

“Nosotros tenemos un esquema en Salud Pública de vacunación tradicional y es el mismo esquema que se va a utilizar. Hay aproximadamente mil 400 puestos de vacunación que serían los mismos puestos que se utilizarían para la vacuna”, explicó Hazim.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba