Salud

Hortalizas y vegetales con los que corres mayor riesgo de infección por Yersinia

Esta bacteria puede transmitirse por la falta de higiene en la manipulación de alimentos

65YMAS.COM

MADRID.- Los cambios en los hábitos de consumo alimentarios exigen cada vez más productos preparados y listos para consumir al instante. En el caso de las frutas y hortalizas mínimamente procesadas en fresco –aquellas que se venden listas para su consumo sin sufrir ningún tratamiento– pueden llegar a causar infecciones por contaminación fecal si proceden, por ejemplo, de cultivos en contacto con aguas contaminadas. En este sentido, uno de los problemas de salud que puede provocar el consumo de productos procedentes de cultivos y huertos es la infección por Yersinia.

La Yersinia es una bacteria que puede transmitirse por la falta de higiene en la manipulación de alimentos a lo largo de toda la cadena alimentaria, desde el campo hasta nuestro hogar. Los alimentos de mayor riesgo de contaminación por Yersinia son la carne de cerdo y vacuno y sus derivados, los platos preparados y las verduras refrigeradas durante largos periodos de tiempo. Según datos de la Comisión Europea citados por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid (@ComunidadMadrid), la yersiniosis fue, en 2018, la cuarta zoonosis alimentaria más detectada en Europa.

Te puede interesar:   VIDEO/ Las nuevas cepas del coronavirus: Qué sabemos de la replicación viral y qué lecciones podemos aprender del pasado

Las zoonosis son enfermedades que se transmiten entre los animales vertebrados y los hombres, entre ellas encontramos zoonosis alimentarias y zoonosis por contacto con el animal o vectores (bacterias, parásitos o virus). Se han identificado más de 200 zoonosis que pueden afectar al ser humano, como la salmonelosis, la rabia o las garrapatas. Debemos tener en cuenta que, la Yersinia es una bacteria que puede sobrevivir en los alimentos congelados durante varias semanas y puede crecer en los envases al vacío en los que normalmente se almacena los alimentos preparados. Una de las fuentes de infección más comunes son los vegetales crudos como las raíces y las zanahorias. Los grupos más sensibles a la infección son la población infantil y adolescente, los mayores de 65 años y la población inmunodeprimida.

Cómo prevenir la aparición y transmisión

Los síntomas de la infección por Yersinia se asocian a una gastroenteritis con dolor abdominal, diarrea, vómitos y fiebre. La principal medida que se debe aplicar para controlar y prevenir la aparición de la bacteria en las explotaciones agrícolas y ganaderas es controlar los abastecimientos de agua para evitar la posible contaminación residual. Sin embargo, la Yersinia también puede aparecer en nuestro hogar. Para prevenir su aparición, debemos evitar cocinar a una temperatura inferior a los 70ºC y conservar nuestros alimentos a una temperatura superior a los 10ºC. Para sortear cualquier tipo de infección, debemos procurar mantener unas buenas prácticas de higiene en la preparación y conservación de nuestros alimentos.

Te puede interesar:   Farmacéutica comercializa por años un medicamento contra la calvicie sin advertir de los informes que lo relacionan con suicidio

En el caso de los vegetales crudos, debemos intentar mantenerlos separados de los alimentos que ya están cocinados. Esta norma vale tanto para cuando los transportamos des del supermercado o la tienda de alimentación hasta nuestra casa (deberían ir en bolsas separadas), como para cuando los conservamos en casa hasta que los consumimos. Cuando estamos cocinando, también es importante lavarnos bien las manos antes de manipular otro alimento, para evitar contaminaciones cruzadas. Por último, antes de consumir los vegetales crudos, debemos lavarlos y desinfectarlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba