.

Gobierno arrecia uso de organismos investigación contra opositores como adelantó este diario

Redacción/ElCorreo.do

SANTO DOMINGO: La presunción de que el Gobierno pretende presionar la oposición política nacional con acusaciones de tener vínculos con el tráfico, consumo y lavado de activos provenientes del negocio de drogas va acentuándose a medida que se acerca la celebración de los comicios presidenciales y legislativos del domingo.

El más reciente indicio en esa dirección se produjo en las primeras horas de este lunes, cuando la Fiscalía de La Vega allanó la casa de la candidata a diputada por el Partido Revolucionario Moderno (PRM) Rosa Amalia Pilarte López, por supuesto vinculo a lavado de activo.

De acuerdo con el Ministerio Público, la investigada supuestamente realizó transacciones financieras que ascienden a más de 2,593 millones de pesos, y que también forma parte esencial de la red de lavado de activos proveniente del narcotráfico.

El Ministerio Público dijo haber desmantelado “una de las más importantes redes de lavado de activo producto del narcotráfico en la historia del país”, una denominación que se aplica en cada ocasión en que se produce ese tipo de operativos.

Te puede interesar:   Cambios y amenazas en la nueva economía global, países pueden brillar

Se sospecha además que otros candidatos a cargos legislativos podrían correr la misma suerte que la señora Pilarte López, cuyo esposo Miguel Arturo López Florencio ha sido señalado por dirigentes del PLD en negocios ilícitos.

ElCorreo.do había dado la alarma acerca de la estrategia del PLD teniendo como precedente la acusación formulada contra la también nominada a diputada por el PRM Norys Jones Acosta, cuyo caso tiene más de 20 de años de procesado.

Previo a que la candidata opositora Jones Acosta fuera acusada, este diario adelantó que ella sería investigada, lo cual fue luego confirmado por el presidente del PLD, Temístocles Montás.

La Fiscalía de La Vega identifica al señor López Florencio, de 50 años de edad, como el cabecilla de la supuesta red de lavado de activos producto del narcotráfico y que presuntamente realizó movilizaciones en el sistema financiero nacional por más de 7 mil millones de pesos en los últimos años.

Las autoridades indicaron que durante las pesquisas supuestamente Miguel López y su esposa Rosa Amalia utilizaban además al empleado José Antonio Román “para ocultar los valores, realizando éste depósito a su favor y de diversas empresas por más de 3,168 millones de pesos”.

Te puede interesar:   El Gobierno de Danilo Medina parece caminar al rompimiento de la cuarentena en la peor etapa de la pandemia

Añadió que de igual forma Román utilizaba a sus familiares más cercanos para ocultar propiedades y bienes, dentro de los cuales se encuentran sus hijos José Miguel y Miguel Arturo López Pilarte, así como su cuñada Ada María Pilarte y su esposo Manuel Antonio Ynoa.

De igual manera a Miguel López se le vincula a Pablo Antonio Martínez Javier, acusado de ser cabecilla de la red criminal internacional dedicada al tráfico y distribución de éxtasis que fue desmantelada el pasado año.

Indicó que luego de la detención, le fueron ocupadas 111,722 pastillas de ese tipo de droga, “el más grande cargamento de este tipo en nuestro país y quien permanece prófugo y declarado en rebeldía por orden judicial”, de acuerdo con el Ministerio Público.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar