Panorama

Espeluznante registro consigna últimas décadas miles de policías y civiles han caído en distintas circunstancias

Por Juan Acosta R.

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: Como otra mancha indeleble que se agrega al cuerpo policial dominicano, constituye el asesinato de la pareja de esposos en Villa Altagracia, el que se une a otros ocurridos durante los últimos 50 anos.

Los esposos evangélicos Joel Díaz y Elizabeth Muñoz fueron ultimados por una patrulla de la Policía Nacional la noche del pasado martes dentro del vehículo en que se desplazaban hacia Santo Domingo desde Villa Altagracia, tras acudir a un culto religioso.

El hecho se produjo en la comunidad Los Ganchos de Pino Herrado, en Villa Altagracia, provincia San Cristóbal, y los agentes policiales habrían “confundido” el vehículo con otro que perseguían”.

Este asesinato queda en la conciencia nacional, como otros tantos no menos horripilantes, entre los que permanecen presentes entre los dominicanos mayores de 60 años, entre estos los ocurridos en Barahona, en 1967 y la capital, en 1970.

El sargento Ráfaga

El primero, ocurrido durante el llamado “Gobierno de los 12 años” encabezado por el extinto presidente Joaquín Balaguer, se produjo el 16 de marzo de 1970, hace 61 años, en el que fueron acribillados cuatro jóvenes en Playa Azul”, de El Estero, municipio Barahona.

Del hecho se responsabilizó a los integrantes de una patrulla de la Policía, encabezada por el sargento Lucas del Rosario Medrano (Ráfaga).

Las víctimas fueron identificadas como Eusebio Reyes, Teodoro Torres, Gilberto Díaz y Rafael Sánchez, los que recibieron múltiples impactos de balas, luego de ser detenidos en diferentes puntos de esa ciudad.

El arresto de estas cuatro personas, incluyó a un padre y su hijo, luego que el Movimiento Popular Dominicano (MPD) y Línea Roja del 1j4, realizaran movilizaciones en contra del régimen.

Las protestas de ese día fueron reclamando el cese de los apresamientos, asesinatos y torturas en las cárceles del país dirigidos de manera selectiva contra los miembros de partidos opositores, especialmente el Revolucionario Dominicano (PRD).

En ese momento se dijo que la orden de ejecutar a los arrestados alegadamente fue dada por el coronel Paulino Reyes De León, a la sazón comandante de la plaza policial.

Te puede interesar:   Senador PLD retorna tema pago Marchena y Peralta de RD$1,475 millones a Joao Santana, preso por corrupción en Brasil

El sargento Ráfaga fue muerto en el 1995, cuando estaba sentado al frente de su residencia, en San Cristóbal, por desconocidos que viajaban en una motocicleta.

Los cinco de la capital

El otro caso luctuoso fue la muerte de cinco jóvenes deportistas, de menos de 22 años, la madrugada del nueve de octubre de 1971 en el barrio 27 de Febrero, atribuida a la denominada “Banda Colorá” o Frente Juvenil Antiterrorista y Anticomunista.

Los asesinatos, se habría producido supuestamente en venganza por la muerte de un miembro de la banda, la que incrementó el terror social imperante en esa época, por la forma como fueron ejecutados y esparcidos sus cuerpos en varias zonas.

Un cuerpo apareció en Quita Sueño de Haina, otro en el Play de la Normal, uno más en lo que es actualmente la avenida Charles de Gaulle y el otro lanzado en la avenida Sarasota.

Las víctimas fueron Rubén Darío Sandoval, de 16 años; Reyes Andrés Florentino Santana, Víctor Fernández Checo y Gerardo Bautista Gómez, estos los tres últimos de 18 años de edad, y Radhamés Peláez Tejeda, de 21. Todos pertenecían al Club Héctor J. Díaz, una importante organización deportiva y cultural.

Los intercambios de disparos

Un recuento luctuoso arrojado por los llamados intercambios de disparos entre agentes y civiles, muchas veces desarmados, arroja un balance de 1,726 asesinatos, durante el período 2002-2020.

El último jefe policial del gobierno encabezado por el presidente Hipólito Mejía fue el general Jaime Marte Martínez, en cuya gestión (2002-2004), se registraron 102 víctimas.

Lo sucedió Manuel de Jesús Pérez Sánchez (2004-2005), en el segundo mandato de Leonel Fernández, en el que contabilizaron 173 caídos.

Luego le sucedió Bernardo Santana Páez (2005-2007), cuando la cantidad de fallecidos a manos de agentes se elevó a 253.

Como si se tratara de una competencia macabra, en la siguiente jefatura policial que dirigió Rafael Guillermo Guzmán Fermín (2007-2010) hizo récord que aún se mantiene, con 401 víctimas.

Te puede interesar:   En primera jornada de vacunación infantil, unos 12,000 menores de 12 años reciben dosis contra COVID-19

Tras su sustitución fue nombrado José Armando Polanco Gómez, designado por Fernández y ratificado por el presidente Danilo Medina (2010-2013), en cuyo mandato, aunque la cantidad de muertos bajó, siguió alta, con 382.

Luego llegó Manuel Elpidio Castro Castillo (2013-2015), en cuyo lapso se produjeron 186 homicidios teniendo como responsables a miembros de la policía.

De 2015 al 2017 estuvo al frente de la institución encargada de mantener el orden público Nelson Peguero Paredes, cuando se produjeron 124 víctimas.

Por último, el general Ney Aldrin Bautista Almonte, fue el titular de la policía, antes de la actual administración del presidente Luis Abinader, en cuyo mandato se produjeron 113 homicidios a manos de miembros policiales.

También los policías cayeron

Pero en la vorágine de violencia que ha vivido el país, también los agentes policiales cayeron o resultaron gravemente heridos en 2013 y 2019, a manos de delincuentes.

En los lamentable incidente que han afectado a miembros de la Policía Nacional se citan el ocurrido la tarde del 22 de abril de 2013, cuando fue muerto el coronel Julián Suárez Cordero, luego de recibir un disparo en el rostro durante protestas escenificadas en el campus de la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

También sobresalieron la muerte del coronel Ramos Álvarez, jefe de la Policía Preventiva en Baní, asesinado de dos disparos en el pecho el martes 8 de enero de 2019, cuando se encontraba en el sector Santa Cruz de esa ciudad, donde presumiblemente operaba un punto de drogas.

Por su asesinato fueron detenidos Rafael Antonio Díaz y Estiben Milcíades Ruiz González, este último arrestado en el sector La Ciénaga, en Santo Domingo Oeste.

Además, el 9 de septiembre de ese mismo año, los nombrados Eduardo Virgilio Brito (Pocho) y Emilio Francisco Puello (Francis) mataron al sargento Elvis Ramos durante un intercambio de disparos.

El informe preliminar indicaba que Ramos, de 34 años, y el raso Jorbelyn Antonio Marte se encontraban en labor de patrullaje cuando sorprendieron a Pocho y a Francis tratando de despojar a una persona de una motocicleta. Luego se inició una persecución y un intercambio de disparos en la cual resultó muerto Ramos y Marte con varias laceraciones.

Te puede interesar:   Abinader participa en audiencia solemne celebrada en San Cristóbal por 177 aniversario de la Constitución

También en 2019, pero el 8 de diciembre, el oficial Swatt de la Policía Nacional, Juan Mercedes Vásquez, murió durante un operativo en el sector Los Rosales de Santo Domingo Este.

Según los primeros informes, Cristian Eugenio Medina Méndez había retenido a varias personas en la calle Santa Cecilia, de la urbanización Los Rosales de El Tamarindo.

Cuando las unidades del equipo Swatt ingresaron al lugar fueron recibidos a balazos por Medina Méndez, quien logró matar en el acto al jefe de la unidad, Mercedes Vásquez.

Hasta la familia presidencial

La violencia de estos últimos años no se reservó a ciudadanos comunes y corrientes. También, miembros de la seguridad de la pareja presidencial (Danilo Medina y su esposa Cándida Montilla de Medina), fueron víctimas.

Con dos incidentes en menos de seis años, siendo el primero el asesinato de la segundo teniente Zuleyca Ponciano Solano, adscrita al Departamento Nacional de Investigación (DNI).

Fue ultimada a tiros la mañana del 3 de julio de 2013, cuando se dirigía del barrio El Tamarindo a la casa presidencial, donde cuidaría de la seguridad de la hija más pequeña del presiente cuando fuera a la universidad.

En el segundo hecho se trató del mayor policial Domingo García, quien era encargado de la seguridad de la madre de la primera dama, Cándida Montilla de Medina, siendo tiroteado frente a la casa de ésta, en Alma Rosa II.

Ambos tuvieron la similitud en ambos casos es que se trata de asaltos, que fueron en Santo Domingo Este y que el trabajo de ambos era velar por la seguridad de los parientes del entonces presidente Medina.

García Sugilio, recibió varios disparos durante un intento de asalto el 30 de mayo de 2019, siendo dado de alta varias semanas después.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba