Perspectiva

En los casos de Román Jáquez y de Claudio Caamaño hay “golpe bajo” del PLD e inequidad de parte del PRM

SONDEO/Por Luis Encarnación P.

Colaboración/elCoprreo.do

PERSPECTIVA: Desde el poder y con el control de todo, el PLD y el gobierno anterior hicieron lo que les vino en gana con la mayoría que manejaban y que muchas veces usaran para cometer múltiples atropellos y tropelías en perjuicio de la democracia y la propia institucionalidad del pais. Mal podían esperar los morados que, desbancados del poder político y señalados por distintos hechos todavía en espera de castigo, que ahora con la minoría bulliciosa que le acompaña puedan marcar pauta en el accionar de los órganos públicos, como en la escogencia del del presidente y demás miembros de una nueva Junta Central Electoral. Si algo bueno ocurrió con el nuevo equipo escogido, con el magistrado Román Jáquez a la cabeza, es que el liderazgo político y el Senado se propusieron -y cumplieron- seleccionar personas que no estuvieran abiertamente comprometidas con intereses partidarios.

En esto último, hay que darle su crédito al presidente Abinader, que metió todo el brazo (pese a Hipólito y Olivares de por medio) para que lo prometido en ese sentido se cumpliera y fuera quien le sugiriera al doctor Leonel Fernández a Román Jáquez para presidir el órgano electoral. El PLD, con cuatro votos, no iba a poner a nadie, pero se fue al extremo y propuso a Olivares solo con miras a meter una cuña entre Luis e Hipólito. Y quiso pasar factura o desacreditar a Román, al que dé inicio puso por bueno en el TSE, solo porque el órgano colegiado que presidía dictaminó que a Leonel le asistía el derecho a ser candidato y ordenó a la JCE inscribirlo.

Te puede interesar:   A días de comicios crecen denuncias de “montaje” para cometer y evitar fraudes

Ese, y el no recibir órdenes ni aceptar presiones de ministros influyentes, fue el pecado de Jáquez para que el PLD liderado por Danilo no lo quisiera ni en el TSE ni ahora en la JCE y que, en un momento, le quitaran la seguridad asignada en plena calle y dejaran sin dinero a la institución que encabezaba. Demostró valor, dignidad y marcó distancia, que es buena garantía si se topara con otras pruebas difíciles en el futuro. Por su integridad hablan los hechos, las sentencias del Tribunal dándole ganancia de causa a distintos accionantes, incluido el PLD, en su momento.

Atribuirle colindancia con alguna parcela política es una manera baja y alegre de cobrarle cuentas que no debe, porque fue el proceder de un colectivo, conforme a la ley y al derecho. El inmerecido cuestionamiento temprano afecta la imagen del órgano y el honor del equipo escogido, precisamente cuando más necesitan del respaldo moral de los partidos y la sociedad en pleno, como garantía de éxito en el duro trabajo encomendado. Y si el Ejecutivo “metió el brazo” en algo, esta vez fue para bien, porque habría sido para contener el tradicional “secuestro” del órgano electoral por parte de los intereses político-partidarios (¿).

Te puede interesar:   ¿En el aire las becas para los pobres?

En nota aparte y muy lastimosa, el PRM jugó con iniquidad y cartas equivocadas al dejar fuera de la diputación que le correspondía al joven Claudio Caamaño. Lo democrático y lo legitimo era llenar la vacante que dejo Josefa, que cubrió la cuota de género al ir a la Superintendencia de Seguros, con quien quedo en segundo lugar. Por Claudio y no por la que pusieron de dedo fue por quien votó el elector, al que le violaron su voluntad. El PRM no escuchó a doña Milagros, ni a los distintos sectores sociales que apoyaban a Claudio. Y se olvidó también de las palabras del héroe de abril del 65, Francis Caamaño:” Ningún poder es legítimo, si no es otorgado por el pueblo”.  encar- medios @hotmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba