Perspectiva

El Presidente en su laberinto

Del Editor/El Correo.do

SANTO DOMINGO: Por mala que sea, toda situación es susceptible de empeorar. La Ley de Murphy se ajusta perfectamente al Gobierno del presidente Danilo Medina.

Este diario escribía el día de ayer que, con un promedio de más de diez muertos por día y cerca de saldo total  que supera las 300 víctimas fatales, el Gobierno no sólo está lejos de aplanar la curva de letalidad del COVID-19, sino que, según el Colegio Médico Dominicano, ha fracaso en su estrategia para afrontar la pandemia.

Lo cierto es que el ritmo de muerte por coronavirus en República Dominicana plantea un panorama ensombrecido y desconcertante. Atrás han quedado los días de normalidad en que se le hacían advertencias al Gobierno de que tomara control.

La gestión de la crisis de la administración del presidente Medina no sólo ha sido tardía, sino inefectiva; pues, el gobernante se ha rehusado a tomar las medidas estrictas que requiere la situación y ha preferido jugar a la doble partida de sacarle provecho político a la situación de cara a las elecciones programadas para el cinco de julio.

Te puede interesar:   Choque de Feris Iglesias y Paliza va más allá de carta a Foro de Sao Paulo

A la crisis de salud, ahora se agrega la crisis económica. Los trabajadores agotados en sus casas, con los ingresos menguados drásticamente y las ayudas gubernamentales insuficientes, empiezan a sentir un hastío en sus propuestos.

Ante la situación, el presidente Medina se ha negado a pactar con la clase política un acuerdo de gestión de crisis que arrime todos los hombros de opositores y acólitos al gobierno para enfrentar la crisis.

De los poderes públicos, sólo el Gobierno se mantiene en pie. El Poder Legislativo ha sido incapaz de adaptar sus reglamentos internos para las sesiones virtuales que permitan a los congresistas ejercer el control de transparencia sobre el Estado de Emergencia. Los legisladores sólo se reúnen para las aprobaciones de medidas que requiere el Ejecutivo.

Pero, esa situación podría variar llegado el momento de revisar el Presupuesto de Gastos Públicos de la Nación y tomar otras medidas económicas que requieren de la sanción de los legisladores de la oposición.

Te puede interesar:   ¿El “desangre”, división del PLD y las encuestas han afectado el ánimo de Danilo?

De su lado, el Poder Judicial se encuentra limitado a lo esencial, el conocimiento de medidas de coerción una precaria respuesta al control constitucional difuso de las garantías ciudadanas.

Ante estas situaciones institucionales, ha estallado la crisis del vertedero de Duquesa, con un pésimo manejo de las autoridades. El Gran Santo Domingo vive momentos asfixiantes con la humareda y la falta de credibilidad de un Gobierno que es corresponsable de la crisis, debido a que en el 2016 echó a la compañía privada que gestionaba el vertedero sin contar con un plan alternativo.

Ante un escenario tan desolador no hay respuesta desde el Gobierno. En la casona solariega de la Dr. Báez con Moisés García, el presidente Medina parece aislado y sin respuesta a los problemas del país.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba