.

El nepotismo es una lacra que provoca reacción negativa contra el Gobierno y erosiona los partidos

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: La masiva presencia en la Administración Pública de familiares a todos los niveles del presidente Danilo Medina y otros funcionarios y líderes del Partido de la Liberación (PLD) abonó la repulsa de que la sociedad nacional siente hacia el nepotismo, y se cree que esta fue una de las causas de la erosión de esa organización política.

Pero al parecer la nueva administración “quiere aprender” con su propia cabeza la negativa experiencia de gobiernos anteriores, sobre todo la más reciente.

Desde los primeros “decretos-tuits” que empezó a “emitir” el entonces presidente electo Luis Abinader, se advirtió su preferencia por determinadas familias, prevalido de que gobernaría con los más capaces en cada área.

Bajo ese concepto, ya se verifica que en una misma vivienda, sus integrantes son “merecedores” de dos, tres, cuatro posiciones con buenas sumas de dinero, desoyendo las críticas de su mismo litoral partidario, la oposición, la sociedad civil y de independientes.

En el caso del anterior Gobierno tuvo el agravante de que se trató de favores hacia familiares o amigos, a los que se otorgaron puestos de trabajo, cargos o premios por el mero hecho de serlo, sin tener en cuenta otros méritos.

La relación de beneficiarios llegó a ser tan larga como irritante, que provocó el repudio abierto de opositores, y silente en mayor medida por el propio partido de Gobierno, sin que ello significara grande o ninguna preocupación del mandatario.

Así, se encontraba al frente de la Superintendencia de Bancos su concuñado Luis Armando Asunción, cobrando más de un millón de pesos al mes, especialmente por ser el esposo de Rosanna Altagracia Montilla, hermana de la Primera Dama.

Te puede interesar:   Juzgado de la Instrucción del DN conocerá objeción a archivos definitivos de exprocurador Jean Alain Rodríguez a favor de implicados en caso Odebrecht

En esa dependencia también fue nombrado Ángel Eduardo Contreras Ojén, como director del Departamento de Gestión de Riesgos y Estudios, esposo de Candy Sibely Medina Montilla, la que labora o laboraba en la Organización las Naciones Unidas (ONU).

Mientras, en la Refinería Dominicana de Petróleo, aunque se consignaba en su portal la nómina de empleados, cobraba la joven Vanesa Daniela Medina Montilla.

Para seguir la ruta, el consuegro del mandatario, el padre de su yerno Ángel Eduardo, el señor Duarte Rafael Contreras, fue director general de Ganadería, donde percibía un sueldo mensual mayor de a los RD$200,000.

La señora Maritza Pimentel Caamaño de Medina, esposa de Wilfredo Antonio Medina Sánchez, estuvo nombrada subdirectora de la Dirección General de Presupuesto, con un sueldo de 210 mil pesos mensuales.

Sus hijos, Argenis Antonio Medina Pimentel, era supervisor de seguridad del Fonper, y Yranlly Esmeralda de la Rosa Pimentel, desempeñaba las funciones de subdirectora en un departamento de esa institución.

Edgar Eduardo Mejía Butten, el esposo de Lucía Medina Sánchez, ex diputada y hermana de Medina, fue viceministro de Energía y Minas.

Otros hermanos del mandatario que supieron obtener grandes ganancias a su parentesco fueron Alexis, Milcíades y Winston Antonio, los de una forma u otra se vieron envueltos en situaciones cuestionables.

Te puede interesar:   Reportan 11 fallecidos y 487 nuevos positivos a COVID-19 última jornada en la República Dominicana

De su lado, Margarita Emperatriz Montilla Espinal era auxiliar en el consulado dominicano en Miami, y Sandra Janet Montilla Sierra, directora de protocolo y eventos de la Dirección de Cooperación Multilateral.

Los apellidos Pared Pérez, Camacho Jiménez, Rodríguez, Marchena, entre otros, también sonaron al ocupar importantes posiciones, electivas y/o nombradas mediante decretos, con jugosos sueldos mensuales.

El expresidente Medina reveló recientemente que le llenaba de angustia “cada vez que yo recibía un compañero y me pedía al hijo allí, al hermano allí, al otro allí, al primo allí y el partido por qué no me lo trae, por qué es a tu familia que tú quieres ayudar y al resto que se lo lleve el mismo diablo”.

Los mimados de Abinader

Hasta ahora, el presidente no ha nombrado parientes cercanos ni lejanos, pero desde que fue declarado ganador de las elecciones, ha escogido familias para ocupar varios despachos.

Entre otros se citan los De Camps, Jorge Mera, Guzmán, Mejía, Castillo y Fulcar,  ya son una realidad, como los perremeistas preferidos por el actual presidente de la República.

Los De Camps  

Los hijos del extinto presidente del Partido Revolucionario Social Demócrata (PRSD), Hatuey De Camps, fueron de los primeros en ser “tomados en cuenta”, con la designación de Luís Miguel como ministro de Trabajo, y su hermana Milagros Marina viceministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales. La madre de esta última, Milagros Germán, es la vocera de la Presidencia de la República.

Te puede interesar:   La RD ingresa a tenebroso club de más de mil fallecimientos por COVID-19 en América Latina

Los Jorge Mera

Orlando Jorge Mera es delegado del Partido Revolucionario Moderno ante la Junta Central Electoral y ministro de Medio Ambiente, mientras su hermana Dilia Leticia es viceministra administrativa de la Presidencia. Orlando Jorge Villegas, hijo de Orlando, es diputado del PRM del Distrito Nacional.

Los Guzmán

Sonia Guzmán de Hernández, hija del fenecido presidente Antonio Guzmán Fernández, es la embajadora designada en Washington y su hijo Iván Hernández Guzmán, es el director del Instituto Nacional de Estabilización de Precios (Inespre).

Los Mejía

Carolina Mejía, hija del expresidente Hipólito Mejía, es secretaria general del PRM y alcaldesa del Distrito Nacional, en tanto que su hijo, Juan Garrigó Mejía, es viceministro administrativo de la Presidencia.

Los Castillo

Josefa Castillo Rodríguez fue durante varios períodos diputada y reelecta en los comicios del 5 de julio último, pero designada Superintendente de Seguros. Uno de sus hijos, Omar García Castillo, es subdirector en el Servicio Nacional de Salud, y la esposa de otro de sus hijos, Kimberly Taveras, es ministra de la Juventud.

La señora Castillo Rodríguez, se afirma, quiere que la curul que dejó para desempeñar su actual función, le sea asignada a otro de sus hijos. Tampoco los Fulcar han sido olvidados.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba