Farid KuryPerspectiva

El Golpe de Estado del 9 de junio de 1844

Por Farid Kury

Colaboración/elCorreo.do

Perspectiva: Si alguien cree que el único golpe de Estado en la República Dominicana fue el dado contra el profesor Juan Bosch el 25 de septiembre de 1963 es bueno que corrija ese error.

Ese es del que más se habla. Pero no ha sido el único. Mucho antes, en el siglo XIX, apenas meses después de conseguida la independencia Dominicana, se produjo un golpe de Estado.

Concretamente fue el 9 de junio de 1844, y lo dieron nada menos que los trinitarios acaudillados por Juan Pablo Duarte y Francisco del Rosario Sánchez, contra la primera Junta Central Gubernativa, que presidía el veterano Tomás Bobadilla y Briones.

Los trinitarios de Duarte y los hateros de Bobadilla y Pedro Santana habían establecido una alianza en la lucha contra la dominación haitiana. Y esa alianza había sido fundamental para la consecución de la independencia. Pero los hateros, a diferencia de los trinitarios, nI eran patriotas, ni tenían fe en que podíamos ser independientes.

Eran, eso sí, anti haitianos, pero no eran patriotas ni luchaban por la real independencia, como era el propósito de La Trinitaria y de Juan Pablo Duarte.

Resulta que cuando se produjo el 27 de febrero la independencia, el gobierno no quedó bajo el mando de Duarte o de Sánchez o de cualquier trinitario.

La primera Junta Central Gubernativa quedó presidida por Tomás Bobadilla en representación del sector hatero, que tenía mucha preminencia social, y desde ese mismo momento, ese sector empezó a conspirar contra la naciente independencia, pretendiendo que Francia aceptara sustituir a Haití. Disfrazaban sus intenciones alegando que sería una especie de protectorado.

Obviamente ese plan, que estaba tomando cuerpo aceleradamente, disgustaba a Duarte y a los trinitarios, cuyas ideas eran completamente diferentes a los hateros de la Junta.

Estos pretendían la independencia nacional pura y simplemente, y entendían que en realidad podíamos serlo. Es decir, tenían fe en la posibilidad de ser una nación independiente.

Se hicieron algunas gestiones para convencer a los de la Junta a desistir de sus planes anti dominicanos. Pero al estos no obtemperar, los trinitarios tomaron la decisión de sacarlos del poder. Dicho en otro lenguaje, tomaron la decisión de producir un golpe de Estado contra esa Junta., que sería el primero en la historia dominicana.

Te puede interesar:   Las Catalina con turismo de Pedernales: ¿arroz con mango?

Y de hecho lo dieron. El 9 de junio de 1844, los trinitarios dieron un paso al frente. El plan se inició en la Fortaleza Ozama, donde recibieron apoyo de un grupo de oficiales.

El golpe fue todo un éxito. La Junta de Bobadilla cayó y Francisco del Rosario Sánchez fue escogido Presidente de la nueva Junta. que fue completada por los trinitarios Pedro Alejandro Pina, Manuel María Valverde y Juan Isidro Pérez.

Juan Pablo Duarte, quien ostentaba el rango de general, fue designado Comandante Militar de Santo Domingo, la principal guarnición militar de República Dominicana.

Pero las contradicciones entre los trinitarios y los hateros no iban a quedar resueltas con esa victoria. Al contrario, fueron agudizadas. En la lucha por el poder, las contradicciones se pueden posponer por un tiempo, pero no se eliminan.

Esas contradicciones iban a estallar muy pronto. Apenas un mes después, el 12 de julio, el general Pedro Santana, que estaba en el Sur de la República, iba a entrar a la ciudad capital, al frente de su ejército, y con la fuerza que dan las armas, iba a producir el segunda golpe de Estado, en esta ocasión, contra la Junta trinitaria que encabezaba Sánchez.

Ese golpe de Estado tendría consecuencias muy negativas contra la salud de la nación. El poder de los hateros fue consolidado, mientras que los trinitarios fueron, algunos apresados y otros exiliados, como fue el caso del propio Juan Pablo Duarte.

Pero esa es otra historia a contar en otro momento.

Somos un medio independiente que asume un compromiso con la libertad de expresión, la transparencia y el acceso a la información de los ciudadanos.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba