.

El Gobierno acoge quejas de religiosos y permitirá cultos tres veces por semana

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: Luego de una serie de quejas de religiosos de base que criticaban la prohibición de misas, el Gobierno decidió este martes permitir la realización de cultos tres veces por semana, tomando las medidas que establece el protocolo para evitar contagio de covid-19.

El cese de las actividades religiosas fue una de las disposiciones contempladas en el decreto 740-20, razón por la cual los cultos quedaban suspendidos hasta el 10 de este mes.

Este diario se hizo eco el domingo de un documento confidencial recoge fuertes críticas de curas de base por lo que entienden el silencio de los obispos frente a las medidas del Gobierno que impiden celebrar cultos.

En el mismo  señalaban que “actualmente, nuestra Iglesia Católica dominicana está siendo golpeada por el Gobierno de Luis Abinader, por el apoyo incondicional que ha dado a las activistas feministas por un acuerdo electoral”.

“Nos preguntamos por qué tanto silencio de nuestros Obispos frente a la arrogancia  de este Gobierno; por qué no dicen nada y dónde están los profetas de Dios. Hay una falta respeto y desconsideración a nuestra Iglesia Católica” enfatiza el documento, titulado “Es injusto tener las iglesias cerradas”.

Te puede interesar:   Faltando justamente un mes para comicios aún quedan nubes de arena en el desierto

Arenga a los feligreses a no hay que obedecer “a ningún Gobierno que apoya la pena de muerte”.

“Ninguna autoridad terrenal merece culto, al contrario, tiene obligación mayor que los demás de reconocer y obedecer al Dios. El hecho de declararse un Estado Laico, no cambia esto”, indica.

Agrega que los ciudadanos y la historia juzgarán a los gobernantes a su manera limitada e imperfecta y Dios lo hará con justicia y misericordia.

Los sacerdotes indican que los médicos han señalado que la cura no es silencio ni los tapones.

“Al contrario, el ruido demasiado bajo puede empeorar el problema haciendo que gradualmente el paciente no pueda llevar una vida normal”.

“Hoy vivimos supuestamente en democracia, la idea es que el pueblo se gobierne a sí mismo a través de representantes. Entonces, el elegido no es el soberano, sino el pueblo. Esto se basa en el concepto de derechos y obligaciones que son los mismos para todos en un Estado de Derecho”, agrega el documento.

Te puede interesar:   Leonel Fernández adelanta próximo Gobierno deberá aumentar gasto público para reactivar la economía

Y señala más adelante: “Cuando el Estado pretende cosas a las que no tiene derecho, tenemos que negarle la obediencia. Porque las exigencias del Estado son limitadas hacia abajo por los derechos de la persona y de la familia humana; hacia fuera por los derechos de otros Estados y sobre todo, hacia arriba por los derechos, los mandamientos y la voluntad de Dios”.

Advierte que cuando un Estado o sus autoridades exigen injusticias, entonces “la resistencia es nuestra obligación cristiana y la obediencia sería pecado”.

Razona que en este sentido, “hay una rebeldía santa. En las persecuciones, miles y miles de cristianos se hicieron mártires porque no quisieron dar al César lo que es de Dios”.

“Hoy día, tal vez no hay persecución sangrienta, pero sin embargo, tenemos que estar vigilantes porque hay un plan que tiene este Gobierno junto con los activistas para eliminar los templos católicos en la República Dominicana”, denunciaban.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba