Salud

¿El fin de la gripe? Científicos a un paso de crear una vacuna para erradicarla

Aunque ya hay vacunas contra la gripe o influenza, se trata de fórmulas que deben rediseñarse cada año debido a las frecuentes mutaciones del Influenzavirus A o Alphainfluenzavirus. ¿Pero qué pasaría si una sola vacuna pudiera erradicar de una vez por todas esa infección y sus molestos síntomas?

SPUTNIK

El final de la gripe podría estar cerca. Investigadores del Instituto de Tecnología y del Hospital General de Massachusetts (MIT y MGH), así como de Harvard, trabajan en una vacuna universal que podría erradicar todas las cepas de influenza que existen en el mundo. Conoce cómo avanzan sus estudios.

Precisamente en ello se encuentran trabajando un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), del Hospital General de Massachusetts (MGH) y de Harvard. Se trata de “una vacuna universal contra la gripe que podría funcionar contra cualquier cepa” del virus, según informaron en un comunicado de prensa.

A través de modelos informáticos y experimentos de laboratorio, un nuevo estudio de los investigadores, publicado en la revista científica Cell Systems, propone una vacuna que responde a un segmento de una proteína de la influenza que no suele ser captada por el sistema inmunológico humano.

¿Cómo está constituida la vacuna?

“La vacuna consta de nanopartículas recubiertas con proteínas de la gripe que entrenan al sistema inmunológico para crear los anticuerpos deseados”, explican desde el MIT. La dosis fue probada en ratones con sistemas inmunitarios humanizados y, en ellos, provocó una respuesta de anticuerpos que respondió de forma exitosa al segmento de proteína en cuestión. Esto, según explicaron, aumenta la posibilidad de que la vacuna sea eficaz contra cualquier cepa de gripe.

Te puede interesar:   Estos son los síntomas inusuales que pueden advertir de un derrame cerebral

La dosis probada “es un pequeño paso hacia el desarrollo de una vacuna contra la gripe que solo se debe tomar una o varias veces, y es probable que la respuesta de anticuerpos resultante permite proteger al cuerpo contra las cepas de la gripe estacional y también las pandémicas”, explicó Arup K. Chakraborty, profesor de Ingeniería Química y de Física y Química en el MIT.

¿Cómo son las vacunas contra la influenza?

“La mayoría de las vacunas contra la influenza consisten en virus de influenza inactivados. Estos virus están recubiertos con una proteína llamada hemaglutinina (HA), que les ayuda a unirse a las células huésped. Después de la vacunación, el sistema inmunológico genera escuadrones de anticuerpos que se dirigen a la proteína HA. Estos anticuerpos casi siempre se unen a la cabeza de la proteína HA, que es la parte de la proteína que muta más rápidamente”, se expone en el documento.

Por motivos que los científicos aún desconocen, el cuerpo humano no puede enfrentar las proteínas completas, pero si estas pudieran identificarse el sistema inmunitario humano podría generar los anticuerpos necesarios para neutralizar los múltiples tipos de influenza que existen, según Daniel Lingwood, profesor asistente en la Escuela de Medicina de Harvard, líder de grupo en el Instituto Ragon y autor principal del artículo junto a Chakraborty.

Te puede interesar:   Prueban un tratamiento que reduce la mortalidad en casos críticos de COVID-19

¿Cómo actúa la nueva vacuna?

En general, el sistema inmune ataca a la cabeza de la proteína HA en lugar de dirigirse al tallo, y lo que hicieron los investigadores fue estudiar por qué esto es así, y cómo puede revertirse. Una vacuna efectiva contra todas las cepas de la influenza debería provocar “anticuerpos ampliamente neutralizantes” y, de este modo, evitar cualquier tipo de gripe.

Para pensar en una nueva vacuna, los investigadores desarrollaron un modelo computacional a través del que exploraron más profundamente cómo lograr que los anticuerpos, que no acceden a las HA porque se encuentran en la superficie del virus y esto las hace de difícil acceso, puedan interceptarlas.

Utilizaron un proceso llamado maduración por afinidad de anticuerpos, que observan qué ocurre con el tipo de células B cuando se encuentran con un virus. El contacto de las células B con el virus permite visualizar con qué tipo de anticuerpos responde el sistema inmunológico al virus.

Te puede interesar:   EEUU pacta con Pfizer compra de 100 millones de vacunas contra el COVID-19

“Cada célula B tiene en su superficie proteínas llamadas receptores de células B, que se unen a diferentes proteínas extrañas. Una vez que un receptor en particular de células B se une fuertemente a la proteína HA, esa célula B se activa y comienza a multiplicarse rápidamente. Este proceso introduce nuevas mutaciones en los receptores de las células B, algunas de las cuales se unen con más fuerza. Estos mejores aglutinantes tienden a sobrevivir, mientras que los aglutinantes más débiles mueren. Al final de este proceso, que dura una o dos semanas, hay una población de células B que es muy buena para unirse fuertemente a la proteína HA. Estas células B secretan anticuerpos que se unen a la proteína HA”, se explica.

El proceso de maduración de los investigadores sobre las células B con una vacuna de nanopartículas se encuentra en un ensayo clínico de fase 1. La investigación es financiada por los Institutos Nacionales de Salud, el Premio Milton de la Universidad de Harvard, el Programa de Becas de Investigación de Gilead y el Programa de Becas de Investigación de la Fundación Nacional de Ciencias.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba