Editorial

El drama pluvial de nuestras calles

Cuando se produjo la caída de la tiranía trujillista en mayo de 1961, la capital de la República Dominicana—y de hecho todo el país—era una manejable aldea con unas cuantas calles principales y muchas veredas por las cuales circulaban tranquilamente los animales.

Para entonces la demanda de servicios esenciales se correspondía con la escasa población que necesitara de ellos, pues, además, el Estado carecía de la capacidad de suplirlos. Pero podía justificarse en la escasa demanda.

Sin embargo, a partir de 1966, con el inicio del proceso de democratización del país que se ha afianzado, empezó también un crecimiento material que se tradujo en la expansión de las ciudades, y particularmente la capital registró un crecimiento formidable que no ha parado.

Nuevas urbanizaciones, barrios residenciales, edificaciones verticales de considerable elevación; calles y avenidas de gran extensión, enclaves marginales con inmensa precariedad llegaron en una especie de “todo incluido”.

Pero toda esa transformación física estuvo—y está a la fecha—afectada de origen: el drenaje pluvial ha estado ausente. Y esa ausencia se traduce hoy en inmensa afectación de la cotidianidad cuando se producen aguaceros de alguna consideración.

No necesario remontarnos a lo ocurrido en dos noviembres sucesivos, los de 2020 y 2023, cuando parte de la ciudad capacidad colapsó bajo aquellos diluvios que pusieron la urbe de cabeza.

Te puede interesar:   Energía frente a los asaltos a bancos

Y es que, esta falta de inversión en obras bajo suelo, pasa su factura bien onerosa cuando se vienen sobre nosotros esos torrenciales aguaceros que lo paralizan todo.

Estamos ante un problema de una complejidad extrema, pues las obras de drenaje se han ido encareciendo con el paso de los años, y lo que demanda hace dos décadas una suma importante, hoy se torna casi incosteable para un Estado que carece de esos recursos.

¿Por cuánto tiempo más seguirá la ciudad capital sometida a los rigores de la inundación de sus calles y avenidas?

Somos un medio independiente que asume un compromiso con la libertad de expresión, la transparencia y el acceso a la información de los ciudadanos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba