Perspectiva

¿El “desangre”, división del PLD y las encuestas han afectado el ánimo de Danilo?

Redacción/ElCorreo.do

SANTO DOMINGO: Para no pocos televidentes que escucharon y vieron el discurso pronunciado la noche del viernes por el presidente Danilo Medina, quedó la impresión y “el sabor” de que se estaba despidiendo de la población.

La suposición se sostiene en el tono de voz, el semblante y sus mismas palabras, las que denotaban un dejo de frustración y desánimo, por lo dio a entender, el poco ánimo de sus partidarios para respaldar a su pupilo político, Gonzalo Castillo.

Fue sorprendente escucharle decir que “todo cuanto había pasado durante los últimos meses, ha beneficiado al Partido de la Liberación Dominicana”, y, por ende, a su candidato.

Fue como si, de manera inadvertida, el presidente estuviera redituando política y electoralmente la pandemia por covid-19, miles de contagiados, cientos de fallecidos, caída de los niveles económicos, pérdidas de empleos y el largo confinamiento de millones de personas recluidas en sus hogares sí o sí.

Se advirtieron otro ejemplo del “desubique político” que reflejó el gobernante durante su recorrido iniciado este sábado para promover la candidatura de Castillo y los distintos aspirantes al Congreso Nacional por el PLD, en el Sur cercano, en particular San José de Ocoa, Azua, Baní y San Cristóbal.

Te puede interesar:   El 5 de julio ha sido una fecha importante en la histórica nacional e internacional

Al menos, en Ocoa, el gobernante dijo convencido que “cuando los partidos van a ganar necesitan esa unidad de todos, los partidos divididos no ganan, los partidos que se dividen no ganan elecciones, y aquí hay una compactación de todos los compañeros que yo históricamente conozco”.

“Yo quiero que ustedes me hagan el favor de que yo tenga el honor de ponerle la banda presidencial a Gonzalo Castillo”, expresó recibiendo gran ovación de los presentes.

Aseguró que Castillo es el hombre que dará continuidad a la obra de gobierno del Partido de la Liberación Dominicana.

En un acto donde participaron los candidatos a los diferentes cargos electivos, dijo estar muy contento de ver la nueva y vieja guardia de ese partido y del Partido Revolucionario Dominicano, ya que son señales positivas de unidad.

Sin embargo, en al menos uno de sus actos y en plena arenga de Medina, varios de los presentes corearon, en el fondo del salón, una vieja consigna del expresidente Leonel Fernández: (Ruge, ruge, el León”, sin que se sepa qué pasó después.

Te puede interesar:   ¿Seguirá el continente americano como el epicentro de la pandemia de COVID-19 en el mundo?

El desangre

Mientras así piensa el jefe del oficialismo, el candidato presidencial de la Fuerza del Pueblo (FP) y partidos aliados, Leonel Fernández, insiste en asegurar que “no hay torniquete que frene la hemorragia de dirigentes que se van del PLD”, para juramentarse en la organización que lidera.

Fernández afirma que la fuga de sus antiguos compañeros peledeistas se registra desde la cúpula hasta la base, indicando que esa situación se produce a diario, “desde el viejo partido”.

Recordó que el pasado mes de noviembre, cientos de personas entregaron el carnet que los acreditaban como militantes del PLD y se registraron en la FP

La salida de peledeistas también se registra hacia el Partido Revolucionario Moderno (PRM), entidad que a diario, real o no, dice juramentar en sus filas a dirigentes medios y militantes oficialistas.

Es el desánimo a todos los niveles, unido al abandono partidario y los resultados adversos de casi todas las encuestas, resultando “arriba” en sólo dos de las cinco que les hacen consultas del electorado.

Te puede interesar:   Reelección, acromegalia del poder y la sustancia del mal

Justo este sábado fueron publicados los resultados de la firma encuestadora Grupo Investigación y Desarrollo Lerebours, SRL (GIDL), según los cuales Luis Abinader encabeza la preferencia del electorado con un 43%, seguido de Leonel Fernández que cuenta con un 29.7% y Gonzalo Castillo con 23.8%.

Igual que en 2004

La llamada “guerra de encuestas” que se registró durante el último tramo de la atípica campaña electoral del año en curso, recuerda la publicación de resultados parecidos a los de ahora.

Todas, sin excepción, dieron desde el inicio de la campaña al entonces líder de la oposición, doctor Fernández, como indiscutible ganador en primera vuelta. Y así ocurrió, sin valer el esfuerzo monetario de antes y ahora.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar