Panorama

El caso de una jueza que renuncia de la judicatura para servir en Impuestos Internos

Redacción/ElCorreo.do

SANTO DOMINGO: La magistrada Yorlin Lissett Vásquez Castro, jueza titular de la Cuarta Sala del Juzgado Especial de Tránsito del Distrito Nacional, ha cesado en sus funciones luego de ser designada como subdirectora de Impuestos Internos mediante el decreto 339-20.

Allí estará junto a Luis Valdez Veras, titular de ese organismo, quien como ella cuenta con una maestría en Derecho Tributario en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, (UASD), en la cual Vásquez Castro fungía como coordinadora y profesora.

La relación se consolidó con el paso de los años y ahora el alumno se está llevando a la juez, quien estaría renunciando o solicitando una licencia al Poder Judicial para desempeñar sus nuevas funciones en la administración pública.

Es una práctica extraña de algunos jueces renunciar de sus puestos en la judicatura para irse a otras instituciones de menor rango que el Poder Judicial, en este caso una institución recaudadora, algo sin precedentes.

Existe el precedente de Vicente Sánchez Baret, quien el 18 de febrero del 2004, en el gobierno de Hipólito Mejía, (2000-2004), renunció de la Dirección de Aduanas por presuntos problemas de salud y en su lugar fue designado su cuñado, el juez Alexis Antonio Henríquez Núñez, hermano de su esposa Yadira Henríquez, actual directora del Plan de Asistencia Social de la Presidencia

Te puede interesar:   Elías Piña, la provincia más pobre, se mantiene como única libre del COVID-19

No le iba tan mal

Al momento de su designación como subdirectora de Impuestos Internos, a la magistrada Yorlin Lissett Vásquez Castro, conforme a su última declaración jurada de patrimonio fechada el 31 de marzo del 2017,  ganaba un sueldo de $125 mil pesos como titular Cuarta Sala del Juzgado Especial de Transporte del Distrito Nacional.

Ese dato contrasta con la nómina del Poder Judicial actualizada hasta el mes de julio de este año, que indica que su sueldo es de $108 mil pesos mensuales y no $125 mil como afirma en su declaración jurada.

Con ese sueldo, la  magistrada solventaba sus gastos corrientes por un valor de $81 mil 900 pesos, al tiempo que, hasta ese momento, declaró bienes e inmuebles por un valor de un millón 600 mil pesos y dos cuentas bancarias con dos depósitos que suman $201 mil 270 pesos con 52 centavos.

Carta de presentación

La magistrada Yorlin, oriunda del municipio de Villa Vásquez, provincia de Montecristi, es egresada con índice honorífico del programa de formación de aspirantes a jueces de paz, equivalente al magister en derecho judicial de la Escuela Nacional de la Judicatura.

Te puede interesar:   Leonel Fernández, PISA y el 4% del PIB para la Educación

Según consta en su hoja de vida, con tan solo 30 años, la juez goza de una preparación profesional altamente competente, desde contadora (CPA) y abogada de profesión, con maestrías en contabilidad impositiva, derecho tributario, derecho económico y ha realizado decenas de especializaciones y diplomados inclinados a las aéreas de sus especialidades, entre otros postgrados, maestrías y doctorados.

La despedida

Tan pronto fue designada como subdirectora de la DGII, la magistrada Yorlin Vasquez colgó en su cuenta un mensaje en que se despide de la que define “mi familia” en referencia al Poder Judicial, para formar parte de la Administración Tributaria.

También le agradece al presidente Luis Abinader por su designación y en su persona a don Luis Valdez Veras “por la valoración y confianza depositada. Con el favor de Dios lo haremos bien. Él nos guiará”.

 

 

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Realmente lo extraño de este caso y que merece regocijo es ver que alguien joven con conocimiento en esa área que alcanza una posición cimera como esa sin aparente ataduras partidarias.

    Todo profesional tiene el derecho de crecer y tener ambiciones en lo personal, profesional y económico sin que el cambio de una posición dentro de un Poder distinto del Estado pueda ser visto como una acción que ponga en duda, como aquí se plantea, la integridad de esa persona. Pensaba que el foco del asunto era otro pero en realidad esto que se escribió constituye una verdadera vergüenza al estar impregnada de una ánimo mal sano y bajo un enfoque absurdo y contradictorio.

    Para conocimiento de los lectores de este medio, un Subdirector de la DGII, gana RD$365 Mil mensuales más beneficios y no tiene menor jerarquía e importancia a nivel de funcionario público que un juez titular de la cuarta sala del juzgado especial de Transporte del Distrito Nacional. Si esa persona como dice este medio tiene altas calificaciones y especialidad en derecho tributario y ademas es contador público, un cambio como ese representa un ascenso más que un retroceso tanto en lo profesional como en lo económico, motivo que justifica la aceptación de ese nombramiento. Es posible que esa ex magistrada, con todo su derecho y la juventud que tiene como bien aquí también se afirma, tenga como meta algún día ser juez Presidente del Tribunal Superior Administrativo, por lo que su pase por la DGII en la máxima posición jurídica le facilite también transitar a esa posición si tener que acumular el tiempo que normalmente le toma a muchos jueces del poder judicial.

    No conozco personalmente a Yorlin Vasquez aunque he visto lo que ha escrito en varios foros del área tributaria.

    Por dios dejemos de ser egoístas y mediocres que es lo que nos tiene atrasados en este país.

    Reconozcamos los méritos de los demás y si usted no tuvo esa oportunidad trabaje o sea habilidoso para que un día le llegué pues no todo se alcanza por arte de magia sino existe disposición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba