.Panorama

Dionis Sánchez responde a Faride: ¿por qué se menciona el pecado y no los pecadores del “infame peaje sombra”?

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: El senador por la provincia Pedernales, Dionis Sánchez, responsabilizó al Gobierno de Hipólito Mejía y al Congreso Nacional controlado entonces por el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), el establecimiento del “peaje sombra” en la carretera del Nordeste, calificado como infame por el presidente Luis Abinader en su discurso del pasado 27 de febrero ante la Asamblea Nacional.

Durante la sesión de este martes, Sánchez  contestó a la pregunta de “¿por qué se habla del pecado del infame peaje sombra, pero no se habla de los pecadores?”, luego de escuchar a la senadora Faride Raful, del gobernante Partido Revolucionario Moderno (PRM), decir que todos los que participaron en el contrato deberían estar presos.

El legislador de la provincia fronteriza dijo que, leyendo las redes, alguien vio la referida pregunta, lo que lo motivó a investigar el contrato original de la  concesión de la carretera Santo Domingo-Samaná y encontró que  el Congreso era dirigido por el PRD, cuando el presidente del Senado era Andrés Bautista, y que quien había firmado ese contrato era el ministro de Obras Públicas, Miguel Vargas Maldonado, durante el gobierno de Mejía (2000-2004).

Te puede interesar:   Leonel Fernández sugiere balancear relaciones de RD con Estados Unidos y China

“Quien había mandado la carta desde el Poder Ejecutivo de ese entonces, es nada más y nada menos que el expresidente Hipólito Mejía”, refirió el senador sureño.

Sánchez explicó que según la carta enviada por el presidente de ese momento, “la autopista tendría una longitud de 120 kilómetros, que el viaje seria en una hora y media a una velocidad promedio de 80kh. Lo que quiere decir que tendría un ahorro de un 55% en combustible, lubricantes, gomas y lo demás, que compensaría los gastos pago de peaje”.

Asimismo, que “el proyecto tendrá como fuente principal de pago de la inversión efectuada, el recaudo de los peajes que se cobren a los usuarios que utilicen la vía”.

“El estado dominicano tiene a cargo el riesgo correspondiente al ingreso mínimo requerido por la ingeniería financiera en el evento de que el recaudo del peaje sea insuficiente para cubrir el ingreso mínimo garantizado”, dice el documento, según la cita de Sánchez.

El senador puntualizó el peaje sombra consiste en que “cuando hay deficiencia lo completa el estado”.

El legislador leyó parte del contrato de la concesión en eldetalla que en caso de que hubiera superávit en el peaje “tenemos tres opciones que se pueden aplicar, la primera es que si el superávit es dentro del 10%sigue la empresa con ello, si es de un 10% a 15%de lo proyecto se divide en partes iguales, y si pasa del 15% le corresponde al Estado, pero el estado todo caso deberá invertir esos recursos exclusivamente en proyectos  de mayores cantidades de obras, obras complementarias, obras adicionales y en restablecimiento del contrato”

Te puede interesar:   Población vuelve este domingo a las urnas tras colapsar comicios 16 de febrero

Explicó que si llegara a haber superávit lo que le toca hacer a la empresa le toca realizarlo al gobierno.

Sánchez manifestó que con lo antes expuesto responde a por qué no se habla de los pecadores y si del pecado, y a los que dijeron que los que hicieron eso deben estar presos, “ahí están lo que llevaron a cabo tal ignominia”, en alusión a su colega Raful.

La reacción de Faride

Las declaraciones del legislador fueron contestadas por Raful, quien indicó que el presidente Abinader ha prometido revisar el contrato del “peaje sombra”.

“Hay que decirle a la población que, en el año 2001 es a donde se remonta este contrato, y que el entonces secretario de Obras Públicas, Miguel Vargas, es quien firma el contrato de construcción, financiamiento y operación y mantenimiento de la Autopista del Nordeste, el cual fue aprobado en el año 2002 (Gobierno Hipólito Mejía), pero es a partir del 2005 (Gobierno Leonel Fernández) cuando se comienza a ejecutar”, narró Raful.

Te puede interesar:   El Senado elige presidente de la Cámara de Cuentas a un humilde contador de pueblo que estudió con beca

Dijo que el contrato “se divide en dos fases. Primera fase: del 2006 al 2008, que es cuando se construye la primera fase. Del 2009 al 2011, la segunda fase y el entonces presidente de la República Dominicana (Leonel Fernández) le entrega el poder al entonces secretario de Obras Públicas, Víctor Díaz Rúa, quien modificó previamente en 2007, parte del contrato original”.

Raful señaló que se deben establecer los tiempos y responsabilidades, “pues cuando se dice que los responsables deben estar presos, también se debe ver si quien tiene responsabilidad penal y afirmó que la obra se construyó a un costo 305 millones de dólares; pero que, desde el 2012 al 2019 el Estado pagó 457 millones de dólares. Mucho más que su precio de construcción”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba