Perspectiva

Después del 19 de mayo 2024

Por Rafael Céspedes Morillo

Colaboración/elCorreo.do

PERSPECTIVA: Hace varias semanas publiqué un artículo por el que recibí muchas llamadas, con diferente interés, unas para decirme que estaba arriesgando mi credibilidad, otro para preguntarme si quería beneficiar a un sector, y otros para criticarme. A todos gracias, porque son ustedes mezclados como componentes sociales los que me impulsan a seguir diciendo lo que creo, al margen de lo que quiera.

Insisto en señalar que para mí las palabras tienen valor, pero no precio. Aun el tren se puede descarrilar, así titulé el referido artículo, en el señalé los números que mis análisis me decían serían los resultados de las elecciones del pasado domingo 19 de mayo. Dije que Abinader ganaría con un 58% que Leonel estaría en segundo lugar con un 25%, que si pasaba esa cifra no llegaría al 30%.

Señalé que Abel no pasaría de un tercer lugar y no muy cercano, que estaría entre un 13 y un 15, sin dejar la suerte fuera del escenario entones con ella de su lado pudiera alcanzar el 18%. Bueno, como vimos los resultados del domingo pasado, exactamente así fueron los números. Debo haber recibido unas 40 y tantas llamadas de felicitación todas y algunas 15 para invitarme a programas de entrevistas, peticiones que iré complaciendo en la medida de mi posibilidad, porque no puedo desatender mis compromisos profesionales y primarios. Bueno fue haber aceptado algunas, pero queda más por verse.

Uno de los temas que me gustaría abordar en este momento es la alta abstención, esperando que en este caso no vuelvan con las justificaciones inválidas como ocurrió en las pasadas elecciones del 18 de febrero de este mismo año. Creo que la abstención de este pasado domingo, fue más alta que cualquier otra que recuerde para el nivel presidencial. El resultado de mis análisis me dice que el crecimiento de la abstención está directamente proporcional al desencanto, a la falta de motivación, la baja calidad en la comunicación, a una campaña sin propuestas concretas, a que los pueblos como el nuestro comienzan a alejarse de los “lideres mesiánicos’’.

Te puede interesar:   ¿Presidente, olvidó la seguridad?

Ya el votante no acude a votar por el líder/caudillo, para ir a votar está pidiendo más que eso, está pidiendo que lo convenzan de lo que le dicen, que le demuestren la realidad de sus propuestas, quieren que le miren a los ojos con calidad de actores para “me muevan a ir a votar’’. Aclarando que este traje es unisex, les sirva a todos.

Pero me satisface decir que nos esperan mejores días, días de crecimientos de diferentes tipos, mejores y más capaces líderes, mejores discursos, mejores formas y mejores en muchas más áreas, como serán mejores y contundentes construcciones de espacios de calidad para compartir y poder existir, a los que quieran de verdad ser líderes. Veo un 2028 especial y muy diferente y de eso hablare en el próximo artículo.

Somos un medio independiente que asume un compromiso con la libertad de expresión, la transparencia y el acceso a la información de los ciudadanos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba