Salud

Demuestran la presencia de microplástico en frutas y verduras: ¿por qué es peligroso?

Las manzanas resultaron ser las muestras de fruta más contaminadas, mientras que la zanahoria fue la verdura más contaminada. Por el contrario, el nivel medio inferior del plástico se observó en las muestras de lechuga.

Sputnik

MOSCÚ.- Los investigadores de la Universidad de Catania en Italia descubrieron diminutas partículas de plástico en las manzanas, la lechuga, el brócoli, las patatas y las peras. Otro grupo de científicos asegura que el microplástico penetra en las frutas y las verduras a través de las raíces de las plantas.

Según el estudio, publicado en la revista Enviromental Research, las manzanas resultaron ser las muestras de fruta más contaminadas, mientras que la zanahoria fue la verdura más contaminada. Por el contrario, el nivel medio inferior del plástico se observó en las muestras de lechuga.

Por otro lado, los científicos descubrieron que la fruta en general tenía un nivel más alto de microplástico que las verduras. Según los investigadores, esto podría deberse a que los árboles frutales son más viejos y tienen raíces más grandes y profundas.

El hecho de que las partículas de plástico penetren en las raíces de las plantas lo demostraron unos científicos de China y EEUU.
Los investigadores llevaron a cabo un experimento con una planta llamada Arabidopsis thaliana: colocaron plástico triturado en sus raíces y luego observaron si se absorbía por la planta.

Te puede interesar:   La ONU pide “tener en cuenta los derechos de las personas con autismo” en la respuesta al COVID-19

Resultó que las nanopartículas de plástico penetraban en los tejidos del sistema radicular. Los resultados del experimento, publicados en la revista Nature, demostraron que el plástico puede hacer daño a la planta y a la cosecha.

Según el estudio, el nanoplástico puede acumularse en las plantas, dependiendo de la carga superficial de las partículas. Así, los nanoplásticos cargados positivamente se asientan en la parte superior de las raíces, contribuyendo a una mayor acumulación de formas activas de oxígeno, bloquean la corriente de agua con nutrientes y por lo tanto inhiben el crecimiento de las plantas.

La acumulación de nanoplásticos por las plantas puede tener tanto consecuencias ambientales directas como consecuencias para la agricultura sostenible y la seguridad alimentaria en general, advierten los científicos.

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar