Internacionales

Debate presidencial: Biden enfrenta reto de sus actos fallidos y la verborrea de Trump

Redacción/elCorreo.do

WASHINGTON: El presidente Donald Trump es un hombre de palabra, pero de palabra fácil, no importa si miente sobre diversos temas sin importar su impacto en la vida social, económica y de salud de los estadounidenses.

Ante ello, el principal reto del ex vicepresidente Joe Biden será usar las propias trampas que el mandatario republicano se ponga enfrente para intentar desviar la atención en asuntos importantes con datos falsos, como lo revelan las más de 20,000 mentiras que ha dicho durante su periodo de gobierno, 23 por día, según el contro de The Washington Post.

Biden también miente, al menos lo hizo en cinco ocasiones en el últmo debate con el senador Benie Sanders (Vermont), como revela The Intercept durante el fack-checking.

En el encuentro del martes, el ex vicepresidente también deberá vencer sus problemas al momento de hablar sobre algunos temas y no recordar exactamente a lo que se refiere o trastabillar al grado de parecer poco competente para un debate uno a uno.

Durante los encuentros de la elección primaria demócrata, Biden nunca destacó como el ganador absoluto de la contienda de ideas. A él se impusieron otros, como el exalcalde Pete Buttigieg, el senador Sanders y las senadoras Elizabeth Warren y Amy Klobuchar.

Te puede interesar:   Científicos afirman que hay 60 % de probabilidades de fenómeno de La Niña

Eran demasiados contra uno en aquellos encuentros, ya que la mayoría se enfoca al exvicepresidente, quien intentaba sortear –a veces con poco éxito—los ataques de sus correligionarios, pero luego entre ellos había confrontaciones. La atención no estaba al ciento por ciento en Biden. El martes será distinto.

El desafío no es fácil, ya que no hay más candidatos en quién desviar la atención para ocultar algún desliz verbal o de datos, además de ser necesario responder asertivamente las agresiones –personales y políticas– que el presidente Trump tendrá bajo la manga.

El mayor talento del presidente Trump es nunca quedarse callado. No importa lo que diga. Hacerlo con una sonrisa socarrona o mentir. Da lo mismo. Él responde y es firme. Eso es un talento que le queda a pocos políticos.

Biden no tiene oportunidad para dudar en las respuestas, cualquier trastabille será utilizado en su contra, tal como lo ha hecho la campaña del presidente Trump al compartir varios videos de errores cometidos por el demócrata durante entrevistas.

Los temas

Los temas serán, en parte, los propios contendientes, según dio a conocer el moderador Chris Wallace, quien informó la lista de asuntos a abordar: la carrera de Trump y Biden, la Corte Suprema, COVID-19, la economía, los problemas raciales y violencia en las ciudades y la integridad de la elección.

Te puede interesar:   EE UU supera los 50 mil muertos por coronavirus y tiene la cuarta parte de fallecidos en todo el mundo

Entre los puntos débiles en contra del demócrata están su hijo Hunter y el escándalo de Ucrania, así como las recientes revelaciones sobre colaboraciones con la millonaria rusa, Elena Baturina, de quien habría recibido $3.5 millones de dólares, según el reporte de los senadores republicanos.

También deberá enfrentar las acusaciones de que es un “títere” del ala extremista del Partido Demócrata, una especie de Caballo de Troya, para instaurar el socialismo en Estados Unidos, la principal carta que los republicanos han jugado para intentar ganar más votantes latinos, por ejemplo.

El supuesto plan de fronteras abiertas –para dejar a entrar al crimen organizado y a indocumentados– y el retiro de fondos a las fuerzas policiacas serán otros temas clave del presidente Trump contra el demócrata.

Aunque Biden podría tantear al republicano con una variada lista de asuntos polémicos, el mandatario es un avezado showman; sabe improvisar muy bien y difícilmente algo lo deja callado o lo orilla a trastabillar.

Te puede interesar:   Michelle Obama vapulea a Trump y salva la apertura de la convención demócrata

La oportunidad

Los debates presidenciales son como encuestas, una fotografía del momento, pero tienen un impacto principalmente en los indecisos y es posible que los candidatos coopten votantes, por eso son uno de los mejores momentos para los contendientes. No gana quien dice más verdades, sino quien atrae la atención del público y deja sin argumentos a su oponente.

Entre los demócratas, incluida la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (California), existe la idea de que Biden “no debería molestarse” -como dijo en CBS News-, debido a las mentiras que podría decir el presidente Trump, algo que no tendría que preocuparse, ya que son justamente esas mentiras las que pueden usarse como trampa, aunque pareciera que no confían en que el exvicepresidente pueda lograrlo.

Todavía la semana pasada, la encuesta de USA Today / Suffolk University indicó que el 47% de los votantes creía que Trump ganaría el debate, contra el 41% a favor de Biden.

El resultado del martes, independientemente de quién gane, también servirá para reorientar las campañas electorales hacia la recta final, así como prepararse para los siguientes dos debates.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba