Luis EncarnaciónPerspectiva

De diálogo y reformas (¿)

SONDEO/ Por Luis Encarnación P.

Colaboración/elCorreo.do

PERSPECTIVA: Es entendible que todo gobierno que se respete y no quiera pasar por el desempeño público sin dejar alguna marca positiva, aspire a hacer cosas importantes y a dejar su impronta, sea en el orden material o en lo institucional. Con todo y los tiempos difíciles en que asume las riendas del país, con el Covid-19 aquí y las arcas vacías, Luis Abinader quiere hacer lo suyo, y que lo recuerden como “el presidente reformador”. Sigue habiendo falta de recursos y subiendo la preocupación por el aumento del endeudamiento público, pero el jefe del gobierno se la juega convocando a un diálogo a los sectores políticos y sociales de la nación que, con algunos reparos y aprensiones al inicio, fue correspondido por el liderazgo nacional.

El solo llamado al diálogo es bueno, porque este siempre es positivo y útil, porque aun cuando en ocasiones se pierda tiempo y no se arribe a acuerdos concretos e importantes, tiene de provechoso que junta a los contrarios y ofrece oportunidad para el intercambio de ideas e intenciones, con lo que se ayuda a que bajan las tensiones y fluya la gobernabilidad.

Te puede interesar:   El que se queja mucho hace poco

Sin una agenda clara, sin estructuración—que pudiera sugerir improvisación—, arranca el diálogo con la premisa de que al presidente Abinader le interesa, como prioridad, una reforma constitucional y otra en el orden fiscal, cual de las dos más espinosas y controversiales, por los viejos referentes o recuerdos que ocasionaron traumas y hasta muertos en su momento (¿).

Con lo primero se buscaría un procurador “independiente” (¿), fuera del Consejo de la Magistratura y que no sea nombrado por el presidente, mientras con lo segundo -con sus temores-, habría la idea de aumentar los menguados ingresos fiscales vía impuestos. Con esto–necesario, pero riesgoso-, al parecer se teme que genere rechazo social y protestas, por lo que a través del Diálogo se buscaría el apoyo para neutralizar el efecto negativo. ¿No serian muchas cosas a un mismo tiempo, y muy pretenciosa una reforma constitucional ahora, cuando hay iniciativas del presidente que se pueden lograr con leyes complementarias que están pendientes, y sabiendo que hay proyectos de reformas en el camino en el Congreso?

Te puede interesar:   El grito de Oviedo

Para mucha gente, las condiciones no están todas dadas ni claras en el dialogo, que en la segunda reunión no tenía acordada ni la metodología a seguir, que dejo para otras tres semanas (¿). Así las cosas, Guillermo Moreno dijo que salió de la segunda reunión más confundido que de la primera, donde no se habló de nada (¿). La verdad es que avances logramos avances que luego son negados, en la práctica. Sobran leyes, nos falta más institucionalidad. encar-medios@hotmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba