.

Cuñado de Danilo revela fue él mismo que se autodenominó “El Gigante Asiático” de las empresas eléctricas

Por Ramona Castillo

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: El cuñado del expresidente de la República Danilo Medina, Maxi Montilla, defendió la legalidad con que, según alega,  realizó sus negocios  con las empresas estatales  de distribución de eléctrica.

Montilla dijo que fue él mismo quien se autodenominó como “el Gigante asiático”, cuando descubrió que haciendo negocios con China podía ganar ventajas frente a sus competidores dominicanos, mucho antes de que su cuñado Danilo alcanzara la Presidencia de la República.

Aseguró que los negocios con las empresas de distribución de electricidad, iniciaron desde 2004, y que no dejó de hacerlos cuando Medina llegó a la Presidencia, bajo el criterio de que la Ley de Compras no se lo prohíbe, ya que las EDEs no eran dirigidas por familiares suyos.

Indicó que no tiene nada que ocultar y que por eso sus empresas están a su nombre y sus cuentas bancarias están en el país.

Montilla sostuvo  que tiene cómo demostrar la legalidad de sus negocios y afirmó que, desde que empezaron a hacerse públicos los cuestionamientos, se puso a disposición del Ministerio Público y visitó la oficina de la Procuradora Miriam Germán Brito, pero no se pudo entrevistar con ella porque tenía reunión del Consejo Nacional de la Magistratura.

“Antes del 2012 (cuando Danilo llegó a la Presidencia) ya yo le había vendido más de dos mil millones de pesos a las distribuidoras”, afirma el hermano de la exprimera dama Candy Montilla.

Según  explicó Montilla, las empresas que suplen productos eléctricos de alta y media tensión tienen prácticamente como único cliente al Estado, porque las distribuidoras son propiedad del Estado y las empresas privadas que pudieran comprarle productos también es para darle servicio al Estado.

Te puede interesar:   Montalvo baja el pánico creado por rumores toque de queda 24 horas

Montilla expresó que todo el que estudió ingeniería eléctrica y decidió formar una empresa para trabajar en esa área está asociado al Estado porque el sistema eléctrico nacional es estatal.

La calidad china competía con la estadounidense

Montilla añadió que en busca de expandirse y salir de lo común que vendían todos los suplidores, como cables y transformadores, que no son productos exclusivos, decidió dar un paso hacia China, “porque todos estaban trabajando para estar cansados”, y él no estaba en eso.

Contó que en 2009 fue a China a una feria eléctrica y contactó al gerente de venta de una fábrica de transformadores de ese país, y se preparó para licitar como suplidor de esos productos que tenían la calidad similar a los estadounidenses y entonces ganó la primera licitación en Edesur.

Expuso que para consolidar sus operaciones se alió con el gerente de la empresa china, con quien todavía trabaja, para ampliar su catálogo para no limitarse a alambres y transformadores.

“Hice una estructura en China que me permitió arrollar en las licitaciones en 2008, 2009, 2010, 2011.

“Le ganaba a todo el mundo y la gente se preguntaba que cómo lo hacía y hasta decían que era que estaba amarrado, pero lo que realmente ocurría era que había creado mi estructura en China, que era mi secreto del negocio”, reveló durante una visita realizada al periódico  EL DÍA.

Te puede interesar:   Leonel afirma OEA refleja en informe que voto automatizado siempre fue un engaño

Mencionó  que a medida en que otros suplidores fueron descubriendo el mercado chino, decidió mirar entonces hacia la tecnología en los componentes eléctricos, lo cual no logra en ese país asiático ya que los protocolos de comunicaciones de esa nación son diferentes a los que se usan en República Dominicana.

Montilla sostiene que entonces busca en Estados Unidos y encuentra que la empresa ACLARA había iniciado un proyecto piloto de telemedidores con Edesur, pero que no había avanzado por carecer de representantes locales.

“Esa estructura que había creado en China, más la exclusividad con ACLARA es lo que me hace despegar, justamente entre 2012 y 2013. Por eso es que a partir de ahí dicen que por ser cuñado de Danilo las tres distribuidoras eran mías y que yo influía”,  refirió.

Agregó que “no era así. Ha sido un trabajo tesonero de 16 años corridos. Cuando Danilo Medina llegó a la Primera Magistratura ya yo tenía ocho años de vida empresarial en ese renglón”.

Ley de compras

Sobre la posible violación a la ley de contrataciones por ser hermano de la primera dama, se auxilia apuntando que lo que la Ley prohíbe era hacer negocios con el Despacho de la Primera Dama o con la Presidencia de la República por ser donde estaban familiares consanguíneos o de afinidad.

De las licitaciones, estableció que no es cierto que las ganaba todas porque también perdía tras recordar que las licitaciones eran públicas en un salón donde se reunían los oferentes y que por tanto no había forma de violentar esos procesos.

Te puede interesar:   Cámara de Cuentas se enreda en más polémicas; ahora con Leonel Fernández por no auditar fondos del PLD

Sobre contratos

En cuanto a los contratos firmados por las empresas de Maxi y su hermano Alexander con las EDEs, comentó que no le preocupa nada porque confía en que debe haber un debido proceso y está abierto a que se le llame para ser investigado.

Indica que está preparado con documentación para demostrar que todo lo que se dice no se corresponde.

“La verdad que no me preocupa nada porque cuando uno está en la verdad no siente preocupación porque al final la verdad triunfa, y estamos presto para cuando se nos llame presentar la documentación y los documentos hablarán por sí solos”, dijo.

Explicó que tras ser señalado el pasado mes por supuesta estafa, entendió que se estaba armando un escenario en su contra con la intención de sacarlo del mercado y otros apoderarse del contrato de exclusividad de los telemedidores de la empresa ACLARA.

Dijo que es un profesional de la finanza y administración que inició en el mundo empresarial en el año 2004, como socio de una empresa de nombre “Distribuidora la Guama”.

Argumentó que de 32 años como profesional, empezó a hacer negocios con el Estado hace 16 años, cuando decidió recorrer camino separado con sus antiguos socios a los que no le atraía el sector eléctrico. Aseguró que no ha tenido inconvenientes ni conflicto con la ley, “hasta ahora que me ha caído esta avalancha de una conspiración”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba