Salud

Cuando se logre la vacuna contra el coronavirus, ¿puede el mundo producir la cantidad necesaria?

“En una pandemia, lo último que queremos es que las vacunas sean de acceso exclusivo para los países que las fabrican y que no estén disponibles universalmente”.

Noticias de Israel

JERUSALEN.- Mientras el mundo busca una forma de terminar la pandemia de coronavirus, la carrera está en marcha para encontrar y producir una vacuna. Algunos pronósticos optimistas sugieren que podría estar disponible en 12-18 meses, pero los investigadores ya están advirtiendo que podría no ser físicamente posible hacer suficiente vacuna para todos, y que los países ricos podrían acaparar los suministros.

Las instalaciones de producción necesarias dependerán del tipo de vacuna que resulte más eficaz. Algunos investigadores dicen que los gobiernos y los financiadores privados deberían dar dinero a los fabricantes de vacunas para que aumenten su capacidad de producción por adelantado, aunque estas instalaciones nunca se utilicen. Aunque se ha prometido dinero para ayudar con esto, las promesas no llegan a los miles de millones de dólares que los expertos en salud pública dicen que se necesitan.

Los recursos para el coronavirus también tendrán que equilibrarse con la necesidad de otras vacunas. Las instalaciones de fabricación de todo el mundo pueden producir cientos de millones de dosis de vacuna contra la gripe cada año, y las empresas están acostumbradas a aumentar la producción en momentos de gran demanda.

Pero si miles de millones de personas necesitan un nuevo tipo de vacuna contra el coronavirus y las empresas siguen fabricando la gama normal de vacunas contra la gripe, el sarampión, las paperas y la rubéola, entre otras enfermedades, podría haber una escasez de producción, dice David Heymann, especialista en enfermedades infecciosas de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, que encabeza un grupo que asesora a la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre emergencias de enfermedades como la pandemia COVID-19.

La OMS dice que también está trabajando en un plan para asegurar la distribución equitativa de las vacunas. Pero no está claro cómo se podría hacer cumplir en la práctica. “En una pandemia, lo último que queremos es que las vacunas sean de acceso exclusivo para los países que las fabrican y que no estén disponibles universalmente”, dice Mariana Mazzucato, economista que dirige el Instituto para la Innovación y el Propósito Público del University College de Londres.

Las limitaciones de suministro, tanto físicas como políticas, son una “gran preocupación”, está de acuerdo Seth Berkley, que dirige GAVI, la Alianza para la Vacunación, una organización pública y privada sin fines de lucro con sede en Ginebra, Suiza, que tiene como objetivo aumentar el acceso a las inmunizaciones en todo el mundo.

¿Elegir un ganador?

Uno de los grandes desafíos para crear rápidamente una gran cantidad de vacunas es la ampliación de la fabricación, porque la infraestructura necesaria será diferente según el tipo de vacuna.

La vacuna podría consistir en una versión debilitada o inactivada del coronavirus, o alguna parte de una proteína de superficie o una secuencia de ARN o ADN, inyectada en el cuerpo dentro de una nanopartícula u otro virus, como el del sarampión. Puede ser necesario cultivarlo en cubas de células, creadas usando una máquina que sintetiza ARN o ADN, o incluso cultivarlo en plantas de tabaco.

Si las vacunas construidas a partir de formas inactivadas de SARS-CoV-2 resultan ser más eficaces, debería ser más fácil estimar lo que se necesitaría para producir dosis, porque esta tecnología industrial ha existido por lo menos desde la década de 1950, dice Felipe Tapia, quien estudia ingeniería de bioprocesos en el Instituto Max Planck para la Dinámica de Sistemas Técnicos Complejos en Magdeburgo, Alemania. Dicho esto, la producción y purificación de todo el virus del SARS-CoV-2 en altas concentraciones podría requerir instalaciones con certificación de nivel 3 de bioseguridad. Estas son escasas, dice Tapia, y podría ser la razón por la que muy pocas compañías dicen que están probando este enfoque.

Te puede interesar:   Colegio Médico deplora participación Medina en actos masivos en medio de pandemia

Al menos una docena de compañías están persiguiendo la idea de inyectar en el cuerpo formulaciones de ARN o ADN que provocarían que nuestras células fabricaran una de las proteínas utilizadas por el SARS-CoV-2. “Las plataformas de ARN y ADN pueden implicar un proceso más sencillo, lo que probablemente facilitará su ampliación”, dice Charlie Weller, jefe del programa de vacunas de Wellcome, una empresa de investigación biomédica con sede en Londres. Pero ninguna vacuna con este enfoque ha sido aprobada aún para ninguna enfermedad en humanos.

Moderna, con sede en Cambridge, Massachusetts, que inyectó su primera vacuna contra el coronavirus basada en el ARN a un voluntario a mediados de marzo, es una empresa que está probando este plan. Otra es CureVac en Tubinga, Alemania, que dice tener las instalaciones necesarias para producir hasta 400 millones de dosis al año de su vacuna basada en el ARN. Ambas iniciativas han recibido dinero de la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias (CEPI), un fondo con sede en Oslo que se puso en marcha en 2017 como una alianza mundial para financiar y coordinar las vacunas contra los brotes epidémicos.

La CEPI también ha anunciado la financiación de otros seis equipos de investigación de vacunas, incluida una colaboración que quiere rediseñar una vacuna contra el sarampión para que produzca una proteína inmunizante del SARS-CoV-2 en el cuerpo. Si eso funciona, dice Marie-Paule Kieny, viróloga y directora de investigación del INSERM, el organismo nacional de investigación biomédica de Francia en París, es posible que las instalaciones de fabricación de la vacuna contra el sarampión se puedan utilizar para fabricar una vacuna COVID-19, pero advierte que es probable que se tenga que aumentar la capacidad para no interrumpir el enfoque original.

Otros elementos del proceso de fabricación podrían crear cuellos de botella. Las vacunas ‘subunitarias’, que están compuestas de una proteína SARS-CoV-2, o un fragmento clave de una, a menudo necesitan un adyuvante – moléculas añadidas para estimular la respuesta inmune. Éstas podrían requerir ingredientes que podrían escasear durante una pandemia, como lípidos específicos, dice Jaap Venema, director científico de la Farmacopea de los Estados Unidos (USP), una organización no gubernamental de Rockville, Maryland, que ayuda a establecer normas de calidad de los medicamentos.

Otra idea para cultivar vacunas rápidamente es utilizar plantas. El gigante de los cigarrillos British American Tobacco (BAT) dijo en abril que su objetivo es cultivar vacunas (que está desarrollando su filial Kentucky BioProcessing) en plantas de tabaco de rápido crecimiento. Pero Venema dice que tales productos de vacunas a base de plantas tienen obstáculos regulatorios adicionales que deben ser eliminados, incluyendo el cumplimiento de las normas para los organismos genéticamente modificados – lo que podría hacer muy difícil acelerar el proceso.

Te puede interesar:   Neurocientíficos revelan la manera de mantener el optimismo durante la pandemia

Efectivo por adelantado

Una pregunta abierta es cómo asegurar que los gobiernos y las empresas del mundo inviertan suficiente dinero ahora, para que las vacunas se puedan fabricar rápidamente en 2021. La CEPI dice que se necesita una financiación mundial de al menos 2.000 millones de dólares para ayudar a desarrollar las vacunas candidatas y fabricarlas para los ensayos, de los cuales los gobiernos nacionales han prometido 690 millones de dólares. Se necesitan otros 1.000 millones de dólares para fabricar y distribuir una vacuna eficaz contra el SARS-CoV-2 en todo el mundo, según la CEPI. Pero muchos más miles de millones de dólares podrían ser necesarios para ayudar a las empresas a ampliar su capacidad de fabricación, incluso si eso no se utiliza en última instancia, dijo el director ejecutivo de CEPI, Richard Hatchett, a STAT.

El multimillonario filántropo Bill Gates, que copreside la Fundación Bill y Melinda Gates en Seattle, Washington, también dice que las instalaciones deben ser construidas con antelación. Dijo a los medios de comunicación de EE.UU. que su fundación ayudaría a pagar por este enfoque, “sólo para que no perdamos tiempo” hasta que sepamos qué plataforma de vacunas será la más exitosa. Pero la Fundación Gates no proporcionó más detalles cuando fue contactada para esta historia.

Una empresa que asegurará una gran inversión es el gigante farmacéutico Johnson & Johnson, que en marzo anunció una asociación de 1.000 millones de dólares con la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado del gobierno de EE.UU. para desarrollar una vacuna basada en una versión de ingeniería de un adenovirus. Esto incluye un plan para aumentar rápidamente la capacidad, con el objetivo de “proporcionar un suministro mundial de más de mil millones de dosis de una vacuna”. (En una indicación temprana sobre el precio, Paul Stoffels, el director científico de la compañía, ha sugerido que esta vacuna podría teóricamente costar alrededor de 10 dólares o 10 euros por dosis).

Los gobiernos podrían ayudar a los fabricantes de vacunas a planificar con anticipación, dice Ohid Yaqub, investigador de políticas de salud de la Universidad de Sussex en Brighton (Reino Unido), señalando cuánta vacuna planean comprar y a quién recomendarían para ser inmunizado.

Un paso más allá sería establecer lo que se conoce como compromisos avanzados de mercado para comprar medicamentos a un precio específico antes de que la vacuna sea aprobada, como ha sucedido con la distribución de la vacuna neumocócica a los niños a través de GAVI.

Berkley y otros dicen también que los países donantes podrían vender bonos a los inversores como una forma de financiar las vacunas para las poblaciones que no pueden pagarlas. Este enfoque también se ha utilizado con éxito anteriormente: el Servicio Financiero Internacional para la Inmunización (IFFIm) para recaudar dinero para las vacunas que GAVI ha proporcionado a los niños.

Te puede interesar:   Presidente Medina no ha sido examinado tras contacto con Gómez Casanova; funcionario dio negativo

¿Leyes contra el acaparamiento?

Pero incluso si se fabrican muchas vacunas, parece que no hay forma de obligar a los países a compartirlas. Durante la pandemia de gripe H1N1 de 2009, Australia fue uno de los primeros países en fabricar una vacuna, pero no la exportó de inmediato porque quería vacunas para sus ciudadanos primero, dice Amesh Adalja del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud en Baltimore, Maryland. “La mayoría de los países tienen leyes promulgadas que permiten al gobierno obligar a los fabricantes a vender a nivel nacional, y no veo que esto cambie”, dice.

El CEPI dice que todavía no hay un acuerdo sobre los principios o reglas para un sistema de asignación justa incorporados en los contratos que puedan ser aplicados y ejecutados de manera consistente. Tampoco existe una entidad global responsable de ordenar la fabricación de vacunas a escala mundial y de pagar por ello.

“Se trata de un desafío que los gobiernos, los líderes mundiales de la salud y los organismos reguladores deben abordar urgente y colectivamente mientras continúa el desarrollo de la vacuna COVID-19”, dice Mario Christodoulou, gerente de comunicaciones de la CEPI.

La OMS ha intentado intervenir antes para asegurarse de que las reservas de vacunas se compartan equitativamente, dice Alexandra Phelan, del Centro de Ciencias de la Salud y Seguridad Mundial de la Universidad de Georgetown en Washington DC. Después del brote de H5N1 en países como China, Egipto e Indonesia, los estados miembros de la OMS adoptaron una resolución conocida como el Marco de Preparación para la Gripe Pandémica (PIP). En virtud del PIP, los países proporcionan muestras de virus a una red de laboratorios coordinados por la OMS, en el entendimiento de que la organización las consideraría en función de las necesidades para acceder a una reserva de la OMS de vacunas, diagnósticos y medicamentos en caso de una pandemia de gripe. Pero debido a que el PIP está diseñado para la gripe, no se aplica al actual brote de coronavirus.

Los países podrían acordar un marco similar al PIP para la pandemia actual, pero es muy poco probable que un proyecto de acuerdo esté listo a tiempo para una Asamblea Mundial de la Salud prevista para mayo, en la que los estados miembros tendrían que votar a favor. Y debido a que ya hay mucho SARS-CoV-2 circulando, no está claro si este tipo de acuerdo funcionaría, porque los fabricantes de vacunas pueden acceder a muestras de virus de laboratorios privados, dice Phelan.

Es posible que para cuando llegue la vacuna, gran parte del mundo ya esté infectado con el nuevo coronavirus. Sin embargo, incluso en ese caso, muchos podrían querer vacunas para aumentar la inmunidad. Y pensar en el futuro para asegurar que haya suficiente capacidad de fabricación de vacunas en cualquier epidemia futura sigue siendo vital, dice Yaqub.

“La preocupación por cómo fabricar vacunas de forma eficiente, fiable y segura siempre va a estar ahí”, dice, “incluso si no podemos conseguir una vacuna contra el coronavirus o hemos conseguido encontrar otras formas de tratar el coronavirus”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba