.

Critican activismo mediático de embajadores José Tomás Pérez y Olivo Rodríguez Huertas

Redacción/El Correo

El laborantismo político y mediático que llevan a cabo los embajadores en Estados Unidos y España contraviene las más elementales normas de prudencia que deben observar los representantes diplomáticos, tomando distancia de las disputas para garantizar la solemnidad de su misión.

Se resalta el hecho de que José Tomás Pérez desempeña sus funciones en el país con mayor incidencia en lo económico por tratarse del principal socio comercial de la República Dominicana, y además por el peso geopolítico al ser la primera potencia del mundo.

En el caso de Olivo Rodríguez Huertas, embajador en España, se desempeña en la nación con el mayor peso histórico en la República Dominicana, además de ser la puerta de entrada a la Unión Europea, con la cual la nación caribeña tiene vínculos fuertes en todos los órdenes.

El embajador Pérez, miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana, reclama el derecho que le asiste por ser un dirigente de la organización oficialista, pero no pone distancia entre esa condición y la de representante diplomático de todos los dominicanos.

Rodríguez Huertas, por su lado, no es militante político declarado, pero su inclinación más conocida es hacia el partido de Gobierno, al cual ha servido como abogado en litigios electorales y en cuestiones contenciosas administrativas defendiendo los intereses de la Administración.

Te puede interesar:   Educación y ADP quedan lejos de alcanzar un acuerdo salarial

Una revisión rápida de la presencia mediática de los diplomáticos dominicanos en el exterior permite concluir en que sólo estos dos embajadores mantienen una activa exposición a través de las redes sociales y tomando parte en los debates internos y en las querellas partidarias.

 

Somos un medio independiente que asume un compromiso con la libertad de expresión, la transparencia y el acceso a la información de los ciudadanos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba