Panorama

Creen Gobierno necesita cambiar rumbo inicial le ha generado temprana impopularidad

Por Juan Acosta

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: La respuesta negativa que vienen recibiendo varias medidas adoptadas por el presidente Luis Abinader en cierta forma se justifican, porque el voto recibido para ganar los comicios de julio fue para salir del Gobierno peledeista y su discurso de hacer las cosas diferentes.

Mantener sueldos distorsionantes con la actual crisis económica y sanitaria es más de lo anterior, lo que fue y es repudiado por amplios segmentos de la población, como también pretender generar recursos con impuestos a los que menos ingresos reciben.

Se han identificado decenas de fuentes que le agenciarán iguales o mayores fondos que indiscutiblemente requiere el Gobierno para enfrentar las necesidades.

¿Por qué no se busca el consenso para suspender o disminuir al mínimo hasta el 2023 la entrega del subsidio estatal a los partidos políticos? ¿Por qué seguir subsidiando sectores poseedores de importantes recursos? ¿Por qué incluir en la asignación presupuestal del Congreso la parte de Barrilito y el Cofrecito?

Son muchas las preguntas y muchas también las respuestas, pero éstas no se dan.

Te puede interesar:   Obras Públicas advierte no será fácil rescindir contrato carretera Samaná que cuesta al país US$80 millones al año

Pero, además, la administración debe dar señales de que los depredadores del erario serán obligados a retornarlos y enviarlos a juicio para que la justicia los inhabilite según establecen las leyes al respecto.

De igual forma nadie ha entendido ni aprobado, por carecer de justificación, el nombramiento de tantos miembros de una misma familia en altas posiciones a desempeñar en el país o el exterior.

Este último señalamiento fue una de las acciones más criticadas a la pasada administración, sin importar, como se observa ahora, el rechazo de la llamada “fuerza viva de la nación”, sin ofrecer la más mínima explicación.

Tampoco en este renglón ha habido cambio, sino continuidad, lo que puede ser nefasto para cuando el Partido Revolucionario Moderno (PRM) necesita el apoyo ciudadano para enfrentar una situación inesperada y peligrosa.

Ni pagar supuestos compromisos repartiendo las instituciones entre los grupos que ayudaron en la campaña.

Cierto es que los respaldos políticos se honran, pero la mejor manera de hacerlo es cumpliendo lo más posible la aplicación de medidas en favor de los más necesitados, no asignando, como lo hicieron los gobiernos peledeistas, instituciones para lucrar activistas partidarios.

Te puede interesar:   Con suspensión de 36 funcionarios, Abinader envía señal de que las declaraciones juradas no son "un juego"

Hay que insistir

Hay quienes entiendan que se es repetitivo en demandar adecuaciones de los niveles de sueldos que se pagan a determinados altos cargos de algunos organismos, olvidando que existe una ley de Función Pública que normaliza esta situación.

Aquí tampoco ha habido cambio, independientemente del patrimonio declarado por el funcionario y si ocurre con el actual gobierno con más razón, porque han jurado ser millonarios y bien pueden “sacrificarse por la patria”.

Uno de los pecados capitales que han cometido los nuevos mandantes públicos es su incontinencia verbal. Desde que se les nombró vía twist, comenzaron a hablar y adelantar medidas sin antes conocer la realidad de lo que administrarían.

Tras tomar posesión, la bulla sobre el descuadre financiero y compromisos por honrar los aterrorizó y aunque tal vez no exageraron, hasta ahora nada se ha hecho de manera concreta contra esas acusaciones.

Exageración

De otro lado, parece exagerado decir que el Estado está arruinado y las arcas vacías, porque si bien es cierto que las proyecciones para este año si bien no crecerá, tampoco entrará a la categoría menos cero.

Te puede interesar:   Faña: dinero de “visitas sorpresa” de Danilo Medina no aparece “ni en pintura”

Al menos así lo señaló en abril el Banco Mundial cuando difundió sus previsiones para América Latina y el Caribe en el marco de la crisis sanitaria internacional.

Mientras no pocos países latinoamericanos -por ejemplo, Ecuador y México- el producto interno bruto (PIB), registrará un -6%, cada uno, República Dominicana, según la previsión del BM será de 0% de crecimiento ese 2020.

Por eso la aceptación en el mercado internacional de nuevos “bonos soberanos” por valor de US$3,800 millones es indicativo que el Gobierno de la República Dominicana merece confianza entre sus acreedores.

Al dar la información el ministro de Hacienda, José Manuel (Jochi) Vicente, aseguró que era “una cifra nunca antes alcanzada en el país”, y que se trataba “de la transacción más grande registrada en Centroamérica y el Caribe”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba