Internacionales

Coronavirus: Ya hay hambre en España

Este es un 1 de mayo especialmente duro para España. Los datos del paro dicen que más de 302.000 personas perdieron el trabajo en el mes de marzo, cuando solo llevábamos 15 días de confinamiento. Eso implica un 9,2% más que el mes anterior. De abril no hay datos pero es presumible que la cifra crecerá debido al estado de emergencia

Aleteia

MADRID.- Miles y miles de familias han perdido el empleo a causa del coronavirus y acuden a diario a Cáritas en busca de alimento.

No se había visto algo igual desde la posguerra. Los centros de Cáritas han experimentado un crecimiento abismal de peticiones por parte de “familias que no tienen ningún ingreso desde hace mes y medio”. Lo explican fuentes de Cáritas Diocesana de Madrid, y señalan que la situación se extiende a todo el país.

Un 1 de mayo terrible

Este es un 1 de mayo especialmente duro para España. Los datos del paro dicen que más de 302.000 personas perdieron el trabajo en el mes de marzo, cuando solo llevábamos 15 días de confinamiento. Eso implica un 9,2% más que el mes anterior. De abril no hay datos pero es presumible que la cifra crecerá debido al estado de emergencia.

Familias de todo tipo

“No estamos hablando -señala esta fuente- de personas pobres que se encontraban en situación vulnerable. El confinamiento a que se tuvo que someter España el 14 de marzo ha hecho que se queden sin ingresos familias de todo tipo, que hasta ahora tenían un sueldo o incluso dos“.

Te puede interesar:   La rusa R-Pharm prevé comenzar a producir medicamentos contra COVID-19

La ayuda que van a pedir a Cáritas “es de lo más básico: bienes de primera necesidad, es decir, alimentos y productos de higiene y limpieza. Ya ni hablamos de la cantidad de familias que no pueden pagar las facturas de la luz, del agua y el alquiler”.

Nadie ha cobrado las ayudas
“Muchas personas que se dedicaban a trabajos de hostelería y servicios, como camareros o empleados de la limpieza, se quedaron sin trabajo. Pero a eso se añaden los miles de personas que trabajaban en empresas que han hecho un ERTE. No se ha pagado a nadie todavía. Y la gente no tiene ni para comer“.

“No damos abasto”
En el primer mes de confinamiento, Cáritas Diocesana de Madrid triplicó la ayuda que prestaba habitualmente. “Pero es que ahora es tal la avalancha de personas, que no podemos tomar nota de las peticiones y lo único que hacemos es ir repartiendo alimentos tal cual van viniendo a pedir. No damos abasto y no podemos parar ni a escribir los datos ni a contabilizar.”

Te puede interesar:   Trump y Macron convocarán reunión del Consejo de Seguridad de la ONU por el COVID-19

“¿Qué como hoy?”

“No podemos hablar en estos momentos del perfil de la persona que pide o de cifras, sino de una sensación”, explica. “Y la sensación es que la gente que viene tiene una dificultad muy básica: ‘qué como hoy’.”

En el resto de España, las parroquias están experimentando también un aumento de peticiones de ayuda que les deja sin reservas.

Muchos voluntarios se encargan de pedir productos y dinero a empresas y particulares, y la realidad es que los lugares de almacenamiento se llenan y se vacían constantemente. Muchos hacen vídeos para mostrar lo que hay y lo que necesitan, para pedir donaciones y movilizar a los amigos desde sus propias redes sociales.

Cáritas ha creado un apartado especial en su web, “Cáritas ante el coronavirus”, donde puede obtenerse más información y hacer donativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba